Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es internacional ABC Alarma social La revuelta se extiende desde las clases medias a los indígenas, además de profesores y grupos que se sienten agraviados noas y disparando balas de goma. El secretario de Seguridad Pública de Sao Paulo, Fernando Grella Vieira, lamentó las agresiones y ordenó que se investiguen los hechos con rigor Las protestas también acabaron en importantes disturbios en Fortaleza, donde 25.000 personas se manifestaban junto al estadio donde se enfrentaban las selecciones de Brasil y México en la Copa Confederaciones. La hostilidad de la acción policial y la simpatía que generan los jóvenes manifestantes están provocando que otros movimientos se unan a las protestas. Una revuelta que cuenta con simpatías en varios sectores de la clase media, y que se extiende a profesores en huelga, indígenas y los más variopintos grupos que se sienten agraviados por una u otra razón. Hasta los más famosos futbolistas deslizan sus críticas al gobierno. Ayer fue el turno del flamante fichaje del Barcelona, Neymar, que mostró su pesar por lo que está ocurriendo en Brasil: Siempre pensé que no debería ser necesario salir a las calles para exigir mejores condiciones de transporte, salud, educación y seguridad. Todo esto es deber del Gobierno Rivaldo, todavía en activo pese a sus 41 años, puso en duda que Brasil esté en condiciones de organizar el Mundial. Es una vergüenza estar gastando tanto dinero para este Mundial y dejar los hospitales y escuelas en condiciones precarias dijo. Ronaldo, miembro del comité organizador de la Copa del Mundo 2014, defendió el torneo pero aseveró que eso no obliga a dejar de invertir en cuestiones sociales prioritarias como salud, educación o transporte Un manifestante salta sobre basura ardiendo, durante la protesta de este martes en Sao Paulo REUTERS Las principales ciudades de Brasil anulan la subida del transporte Ases del fútbol como Neymar y Rivaldo critican con dureza la gestión del gobierno VERÓNICA GOYZUETA CORRESPONSAL EN SAO PAULO Las protestas populares en Brasil pueden tener desde hoy un antes y un después. Anoche, las corporaciones de las dos principales ciudades, Sao Paulo y Río de Janeiro, anunciaron la anulación de la subida que sobre los precios del transporte público habían aprobado recientemente. La decisión se suma a la tomada hace dos días por otros municipios de gran peso demográfico y político como Porto Alegre, Joao Pessoa, Montes Carlos, Recife, Blumenau y Cuiabá. La anulación de precios no trae, de momento, una paralización de la protesta: el Movimiento Pase Libre, el impulsor inicial de las movilizaciones, seguirá manifestándose hoy. La decisión municipal viene precidida del aumento de los apoyos hacia los primeros manifestantes, agudizado además por las críticas a la actuación de la Policía. Los cuerpos de seguridad brasileños han sido duramente criticados por la fuerza empleada contra los manifestantes, que ayer volvieron a tomar las calles de Sao Paulo, y por la violencia contra la prensa que cubría los actos. Varios testigos describieron como un agente disparó sin motivo una bala de goma directamen- te al ojo de la periodista Giuliana Vallone. La corresponsal de ABC fue intimidada varias veces por policías con lanzacohetes y palos de goma cada vez que trataba de hacer una fotografía. Fotos y vídeos muestran a policías en pleno ataque contra manifestantes y periodistas. Al menos 140 personas fueron detenidas, entre ellas varios periodistas. Más de 50 resultaron heridas, siete de ellas reporteros del diario Folha de Sao Paulo Unos seiscientos policías entraron en la avenida Paulista, la principal vía de la ciudad, para evitar que los 5.000 manifestantes procedentes del centro tomasen la emblemática calle de la capital. En tanquetas, a caballo, en motos, los policías avanzaron sobre la avenida lanzando gases lacrimóge- Fotogalería de las manifestaciones en Brasil ARGENTINA El Gobierno embiste al Supremo por tumbar su reforma judicial CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL EN BUENOS AIRES La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, no encajó bien el revés de la Corte Suprema, que puso freno a los aspectos más polémicos de la ley bautizada por ella como democratización de la Justicia El Gobierno, sus legisladores y los militantes de La Cámpora (la organización política de su hijo Máximo Kirchner) no acep- taron de buena gana un fallo que impide la ampliación de los miembros del Consejo de la Magistratura (Consejo General del Poder Judicial) y su elección mediante el voto popular. La más alta instancia judicial, renovada por el expresidente Néstor Kirchner y considerada ejemplar por el Ejecutivo hasta firmar esta sentencia, evitó que se rompiera el Estado de Derecho y los jueces del Consejo tuvieran que presentarse en las listas de los par- tidos en las elecciones. La Corte declaró inconstitucional cuatro artículos para que la gente, que tiene derecho a votar, también pueda tener jueces imparciales y no del poder en palabras del diputado conservador de Pro (Propuesta Republicana) Federico Pinedo. El ministro de Justicia, Julio Alak, se resistió a considerar el fallo un fracaso: No es una derrota. Estos procesos llevan tiempo insistió. Dicho esto, el titular de Justicia añadió que el fallo de la Corte desconoce la voluntad popular y aseguró que el poder judicial es el único que no tiene origen democrático La embestida desde el oficialismo incluyó también amenazas a un magistrado del Supremo. El juez Juan Carlos Ma- queda fue sometido a un seguimiento hasta su domicilio por un joven que se declaró miembro de La Cámpora y, una vez en la puerta de su casa, le amenazó. La organización que fundó Máximo Kirchner se burló ayer de esta situación en su página web: Saludos chicos de almas puras y espíritus críticos. Todo bien, ta todo tranqui. No pasa nada... En el mismo espacio redactó una lista de otros fallos declarados inconstitucionales. A excepción de Eugenio Zaffaroni, magistrado identificado con el Gobierno, los otros seis integrantes de la Corte declararon inconstitucional la ley por unanimidad. La oposición celebró un fallo que, dicho sea de paso, ratificó otro de una instancia anterior de la juez federal María Servini de Cubría.