Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Canallada política en el Parlamento catalán Independentistas de primera o última hora (ERC, CUP y CiU) socialistas del PSC y comunistas de ICV mostraron ayer su catadura moral al impedir que el Parlamento catalán aprobase una declaración en apoyo de las víctimas del terrorismo con motivo del aniversario de la matanza de Hipercor. Solo el PP secundó la propuesta de Ciudadanos. Particularmente grave es el no amnésico y casi incalificable, del PSC. No solo insulta a las víctimas, sino que abochorna a los catalanes que aún votan al partido de Ernest Lluch, al que ETA asesinó a tiros en 2000. Más duro que los periodistas El varapalo que le ha propinado al juez Elpidio José Silva la Audiencia Provincial es de los que no se olvidan. Dicen los magistrados que estimaron el recurso de la defensa del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, actualmente en prisión, que Silva, haciendo uso de facultades adivinatorias inusuales ha convertido la investigación en una causa general contra los responsables de la crisis en la que sus argumentos están copiados de wikipedia Demasiadas recomendaciones No parece que el FMI haya aprendido de su batacazo al aplicar en los años 80 unas políticas ultraliberales que borraron del mapa de Iberoamérica a las clases medias. Es por esto por lo que las recomendaciones que acaba de hacer de reducir aún más los salarios y abaratar todavía más el despido en nuestro país, vistos los resultados en el pasado, no se antojan las más aconsejables. Aquí, en su momento se apostó por una vía intermedia de moderación salarial y paz social que dio excelentes resultados. Igual es más sensato profundizar en ese camino. TRIBUNA ABIERTA CARTAS AL DIRECTOR Increíble error Ahora resulta que la Infanta Cristina nada tiene que ver con la venta de propiedades, no una, sino catorce, que falsamente se le atribuían. Un error que prolonga una exposición mediática negativa de la Monarquía. Es increíble que nadie lo sospechara en la Agencia Tributaria. No hay duda de que hay una mano negra desestabilizadora, una mano blanca traidora, o una mano con puñetas, empeñadas todas en atacar a la Monarquía que desde hace más de quinientos años mantiene la unidad de España. Sólo los ignorantes miran el dedo que señala a las estrellas. MANUELA ORTIZ MADRID LA ERTZAINTZA Y LOS DERECHOS HUMANOS POR MIGUEL GUTIÉRREZ- GARITANO Perros cipayos traidores nos llaman. A gritos, en todas partes. A pesar de eso, trabajamos y trabajaremos todos los días para mantener la paz y la convivencia en Euskadi cuadratura del círculo y reunir a las distintas sensibilidades bajo la enseña de la paz. Soy consciente de todo eso, pero no puedo evitar sentir tristeza al ver ese compromiso de la Ertzaintza con los Derechos Humanos, como uno de los pasos a dar. ¿Acaso no estaba comprometida la Policía vasca con los Derechos Humanos? Pocos colectivos han sufrido más, o se han movido, durante décadas, bajo mayores presiones y han mantenido, pese a todo, esa imparcialidad y ese respeto. Leía las líneas del Plan de Paz y recordaba a mis compañeros asesinados y a aquellos a los que les han quemado el coche, amenazado (a ellos y a sus familias) y violentado de muchas maneras. Recordaba alguno de los momentos terribles en los que, a pesar de todo, triunfó la sangre fría que corresponde a un verdadero profesional, a un policía democrático. Cuando entramos en la academia de Arkaute sabíamos que esta labor conllevaba la marginación; nadie nos lo va a agradecer nunca, sino todo lo contrario. Perros cipayos traidores nos llaman. En canciones que bailan los chavales en las verbenas y a gritos, en todas partes. A pesar de eso, trabajamos y trabajaremos todos los días para mantener la paz y la convivencia en Euskadi. Nuestro trabajo será para todos, aún para aquellos que, por motivos políticos o de otra índole, no nos quieren. Es nuestro compromiso y si nos lo piden, lo renovaremos. Así lo juramos y lo cumpliremos. Pero déjenme la gracia de una última petición: incluyan en ese compromiso a los miembros del Parlamento vasco, donde hay y había personas que apoyaron o se lavaron las manos ante actos que atentaban contra los Derechos Humanos. E incluyan a los intelectuales. A los escritores que callaron y a los decanos, profesores y estudiantes de la Universidad que, ya por miedo, ya por otras causas, hicieron mutis por el foro. O mejor: adquiramos todos ese compromiso, terminaremos antes. MIGUEL GUTIÉRREZ- GARITANO ES ESCRITOR Y MIEMBRO DE LA ERTZAINTZA C OMO miles de paisanos, el día 11 de este mes asistí esperanzado a la presentación del Plan de Paz y Convivencia del Gobierno vasco. Aunque, como todos, tengo mis sinergias políticas, no es mi intención entrar a valorar todos los puntos que lo caracterizan, a excepción de uno. Soy ertzaina y no pude evitar sentir una profunda amargura al leer las alusiones al colectivo de la Ertzaintza que recogía el citado plan. El escrito hablaba de la necesaria creación de un compromiso social de la Policía Vasca con los Derechos Humanos. El lendakari ha matizado que no duda de la Ertzaintza y ha enmarcado este paso en el plan estratégico que Seguridad está elaborando para adaptarla al nuevo tiempo sin ETA. Dicho Plan estratégico, que prevé alcanzar los objetivos en 2016, se sustenta en cuatro ejes, el primero de los cuales consiste en alcanzar un alto nivel de reconocimiento social por su cercanía y eficiencia La pretensión del Gobierno vasco, en este sentido, es loable. Es su deber buscar la convivencia de los ciudadanos de Euskadi, y adaptar todos los estamentos del Gobierno, Ertzaintza incluida, a una época nueva, que ya no requiere de las mismas respuestas que aquella en la que el asesinato era moneda corriente para quienes opinaban en contra de la serpiente y el hacha. Dicho Plan, además, nace con la vocación de lograr la Feliz centenario, Don Juan Cien años desde que nació el padre de nuestro Rey. No se entenderían los cien últimos años de historia sin la figura de Don Juan de Borbón. No nació para coronarse, pero las circunstancias lo colocaron en el primer eslabón de una exiliada dinastía que debía aunar fuerzas para lograr la concordia de todos tras una dura guerra. Y aquel gran hombre al que el destino colocó en primera línea de acción se esforzó al máximo para que España algún día fuera regida por una Monarquía de todos y para todos, de una gran Monarquía parlamentaria.