Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN HORIZONTE PUEBLA JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es opinion ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA DON JUAN Y LA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA Sería idóneo emplear la figura del Conde de Barcelona como ejemplo de entrega P ERMÍTANME confesarlo. Todavía a día de hoy y después de haber escuchado las palabras y visto las imágenes docenas de veces, cada vez que vuelvo a ver la escena de la renuncia de Don Juan en el Palacio de la Zarzuela el 14 de mayo de 1977, cuando escucho sus últimas palabras, precedidas de un taconazo: Majestad: ¡Todo por España! ¡Viva España! ¡Viva el Rey! no puedo evitar que la emoción haga aflorar lágrimas en mis ojos. Y supongo que eso invitará a algún lector a abandonar el escrutinio de esta columna. Pero si me dan la oportunidad quisiera explicar por qué me siguen conmoviendo tanto las palabras de aquel español nacido hoy hace cien años. Vivimos en un mundo y un tiempo en el que los valores son cada vez más vaporosos. En los que defender el bien común suele servir, sobre todo, para verte en la picota. Defender el legado de nuestros mayores como forma de contribuir al interés general es algo que muy pocos harían. Vivir toda tu vida pendiente de que llegue la hora de poder cumplir la misión que el mandato de casi cuarenta generaciones ha depositado sobre tus hombros es una vida que nadie puede desear. Ser vilipendiado por el Gobierno de tu país y saber que estás condenado a buscar puntos de entendimiento con él porque la institución que encarnas ha de estar por encima de tu persona es algo que nadie puede ansiar. Y nuestro Rey del exilio tuvo todo eso y más. En estos tiempos en que se está reformando nuestro currículo escolar, en que dichosamente- se ha suprimido la asignatura de Educación para la Ciudadanía y en que se busca cómo repartir los contenidos de semejante enunciado en el currículo de otras materias, sería idóneo emplear la figura del Conde de Barcelona como ejemplo de entrega. Difícilmente podrá encontrar el ministro Wert una personalidad que encarne, de entrada la renuncia a las propias aspiraciones, después la entrega desinteresada y finalmente la sumisión a un bien superior que cegaba cualquier ilusión personal legítima. En la Historia hay ejemplos de personalidades altruistas. Según el calendario se acerca al presente cuesta más encontrarlas entre la clase política. Y cuando llegamos a la era de la televisión es casi imposible consensuar políticos que encarnen valores ejemplarizantes para la mayoría. Don Juan decía que el oficio del Rey es la política Y él la ejerció de una manera ejemplarizante. Por ello, la modesta conmemoración de este centenario hoy en la Capilla Real de Madrid puede ser una buena ocasión para reflexionar sobre lo modélica que puede ser su figura para las nuevas generaciones. Una personalidad a la que la mayoría son ajenos, pero de la que es muchísimo lo que podría enseñarse en los libros de texto del futuro. Porque Don Juan encarnó en su regia persona lo que de verdad debería ser el modelo de la educación para la ciudadanía, antes de que tan limpio nombre fuera pervertido. EXTERIOR DARÍO VALCÁRCEL ANTE EL ENCUENTRO EUROPEO DE DICIEMBRE No existe política económica, ni tesoro común, ni justicia europea ni política exterior sin una verdadera defensa E N 2012, el producto interior bruto de la Unión Europea era de 119 billones de euros. Estados Unidos, 95 billones de euros. Estados Unidos, nacido en 1776, mantiene un poder cohesionado y fuerte. La UE, fundada en 1957, busca formas de cohesión próximas a las de Estados Unidos, a veces sin conseguirlo. Sin embargo, en algo más de medio siglo los europeos han logrado un considerable avance en su proceso hacia una unión cada vez más estrecha Un objetivo siempre en movimiento, inalcanzable y sin embargo real... Europa renació en 1957 para promover la paz y la libertad, la dignidad, la democracia y el estado de derecho. El euro avanza en medio de dificultades y peligros. La moneda europea es inseparable del mercado interior, que depende a su vez del progreso sostenido de la investigación y el desarrollo. Las sentencias y del Tribunal de Justicia obligan a los 27 estados miembros. Una Comisión y un Consejo administran, la primera un presupuesto no gigantesco pero que, por ejemplo, ha contribuido a modernizar España durante las dos últimas décadas: enseñanza, sanidad, carreteras, aeropuertos... El segundo, el Consejo, pondrá en marcha un cuerpo diplomático ya próximo a entrar en acción. Mientras tanto avanza despacio, muy despacio, el acercamiento entre las defensas de los estados, con un proyecto lejano de integración. Esa expectativa es obstaculizada, con pocas razones y muchos pretextos, por Reino Unido, una de las dos potencias nucleares de Europa. La otra, Francia, cuenta con un dispositivo menos dependiente de Estados Unidos. La fijación por unir la defensa británica a la americana pasa en los últimos tres años por una de sus peores etapas. Francia parece conocer mejor los fundamentos del sistema defensivo de la OTAN, fundada por Estados Unidos tras el enfrentamiento Truman- Stalin de 1947 (la Alianza nació dos años después) Esta nota apunta a la reunión que el Consejo celebrará el 19 y 20 de diciembre, con un orden del día centrado en asuntos de Seguridad y Defensa. No perderá el tiempo quien lea Pivot to the Atlantic de Marta Dassù y Charles Kupchan (Herald Tribune, 14 junio 2013) Todos en Europa temen que América pivote hacia el Pacífico: pero nuestros autores creen que pivotará primero hacia el Atlántico europeo. Dassù es hoy viceministra de Relaciones Exteriores en Italia. Kupchan es una vaca sagrada del Council on Foreign Relations en Nueva York. Dassù y Kupchan creen que en este nuevo mandato de Barack Obama, América y Europa proseguirán la constante renovación de la democracia puesta en marcha en América hace 230 años, un proyecto que se actualiza desde entonces. Los emergentes, China, India, Brasil, tratan condicionar esas reformas euroamericanas. El capitalismo de estado se fortalece en China y Rusia: es otra razón para Estados Unidos y Europa de renovar la defensa común con un orden transnacional basado en las libertades tangibles, reales. Todo esto es incompatible con el corto plazo, los intereses inmediatos y las apremiantes coacciones. Ante el Consejo de diciembre en Bruselas, vuelve una realidad que está ahí desde la Atenas de Pericles. No hay política económica, ni tesoro común, ni justicia europea ni política exterior si no existe para apoyarla una verdadera defensa. En el siglo XXI esa voz, defensa, significa capacidad para desplegar, en 15 días, tres brigadas en un territorio lejano. Lo cual requiere tecnologías de vanguardia al servicio de una industria y una logística comunes. Con mando, control, comunicaciones e inteligencia. Todo lo demás es conversación.