Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es ENFOQUE 5 Ruth Ortiz, madre de los dos pequeños presuntamente asesinados por su exmarido, José Bretón, no puede contener la emoción durante su testimonio en el juicio VALERIO MERINO Desgarrador testimonio La escala de Ruth JAIME GONZÁLEZ Para tratar de comprender a Ruth Ortiz y hacerse idea de la intensidad de su tormento, hay que ser madre, condición absolutamente necesaria para intentar meterse en su piel. Como padre, mi única certeza es que nadie ha sufrido tanto como Ruth. La escala máxima del dolor podría llevar su nombre, convertido en umbral de resistencia humana: ahí donde el corazón debería reventar en mil pedazos. El límite es Ruth, punto final de cualquier pena. Traspasado ese límite, es imposible vivir. Y, sin embargo, Ruth sigue en pie, por instinto, sentimiento o coraje maternos, un misterio insondable para un hombre. Me sorprende que no se haya vuelto loca, aunque hay cosas que solo puede entender una madre. Es posible que la explicación del milagro de Ruth tenga que ver con sus hijos: que su memoria le sirva de estímulo para no desear estar muerta. Para escrutar el interior de una madre hay que ser madre, condición absolutamente necesaria para tratar de ponerme en el pellejo de esa mujer obligada a recordar su tormento. Y me pregunto qué hago aquí escribiendo sobre el dolor y el valor de una madre si me temblaron las piernas en el momento del parto: por cobarde, me perdí la cara de mi mujer y el primer llanto de mis hijos. Si me atrevo es por respeto, el que pidió ella a la prensa cuando en el juicio contra su exmarido tuvo que desandar el vía crucis, las catorce estaciones de la escala de Ruth, el límite máximo del sufrimiento humano. Ahora sé que he estado viviendo con un asesino en potencia dijo. Y me conmueve pensar que pueda sentirse culpable de haber dado cobijo al monstruo que terminó devorándola. Detrás de un biombo, la silueta de Bretón proyectaba una sombra de espanto. Me gustaría ser madre para comprender por qué Ruth ha sobrepasado su propia escala del dolor y, sin embargo, su corazón no ha reventado todavía en mil pedazos.