Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 12 DE JUNIO DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 47 El Departamento de Salud de EE. UU. había rebajado de 17 a 15 años la edad mínima para la venta de la píldora, comercializada como Plan B One- Step REUTERS EE. UU. autoriza la venta libre de la píldora del día después para adolescentes Retira toda restricción ante la insistencia de los tribunales en que esté disponible desde los 15 años E. J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON a Administración Obama ha anunciado que retira la limitación de edad que había impuesto para la venta de la píldora del día después, ante la insistencia de los tribunales en que sea puesta a disposición de cualquier mujer, sin necesidad de receta ni requisito de edad o autorización de los padres en el caso de menores. Recientemente, el Departamento de Salud había rebajado de 17 a 15 años la edad mínima para la venta de la píldora, comercializada en Estados Unidos como Plan B One- Step La Administración comunicó que no recurrirá sentencias que le eran adversas. Se trata del final de un largo tira y afloja entre la FDA, la agencia federal que regula alimentación y medicamentos, el Departamento de Salud y los tribunales. La píldora del día después fue autorizada por la FDA en 1999, pero hasta 2009 no llegó a las farmacias. En 2011 la FDA aprobó no aplicar límites de edad para su venta, pero la titular de Salud, Kathlen Sebelius, prohibió que se facilitara a menores de 17 años si no llevaban receta. Esto fue visto por los críti- L cos de Barack Obama, que defendió la decisión de Sebelius porque pensaba en sus propias hijas, como un intento del presidente para congraciarse con las bases conservadoras del Partido Republicano, a un año de las elecciones. En abril, una sentencia del juez Edward Korman ordenó retirar toda limitación. La Administración Obama anunció que rebajaba la edad a los 15 años y que combatiría la decisión judicial. Pero una nueva sentencia, que recordaba la inexistencia de restricciones para otra versión del medicamente, en dos píldoras, ha convencido a la Administración de no seguir plantando batalla. Para los críticos con la medida, la venta indiscriminada de la píldora puede contribuir a aumentar la promiscuidad y el abuso sexual, y al mismo tiempo disuadir de convenientes visitas al médico. Estamos muy precupados y decepcionados declaró Anna Higgins, miembro de la dirección del Centro para la Dignidad Humana, porque lo que vemos aquí es que el Gobierno ha cedido a la presión política en lugar de poner en primer lugar la salud de las niñas y los derechos de los padres La nueva disposición hará que la anticoncepción esté disponible en los estantes de la tienda, como los condones aseguró Cecile Richards, presidente de la federación nacional de centros Planned Parenthoud, la principal entidad dedicada a reproducción humana, proabortista. Sin receta ni supervisión ANÁLISIS JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ SENDÍN L a Organización Médica Colegial (OMC) expresó públicamente su posición en 2009, cuando se decidió en España la venta libre de la píldora del día después Tanto en Estados Unidos como en nuestro país se ha optado por vender sin receta médica este medicamento que evita un embarazo no deseado. Nuestra posición hoy es la misma posición que ha ve- nido defendido desde entonces: la conveniencia de dispensarla de manera gratuita en los centros de salud tras indicación médica porque se trata de un medicamento y como tal, no está exento de riesgos, por lo que debe de ser el médico quién efectúe la valoración pertinente y su seguimiento. La OMC mantiene que debe dispensarse gratis en los centros de salud, planificación familiar, pero siempre bajo indicacion de profesionales sanitarios para que los pacientes tengan las debidas garantías de seguridad al tratarse de un medicamento no exento de riesgos ya que se trata de un método de anticoncepción de emergencia y no debe usarse como método habitual de anticoncepción. La OMC considera que su dispensación en centros de salud incidiría también en las políticas de educación sanitarias, de planificación y de recomendación de otros métodos anticonceptivos que eviten enfermedades de transmisión sexual que están experimentando un aumento en los últimos años. No parece apropiado alejar de los circuitos asistenciales de atención primaria a los adolescentes y jóvenes en vez de buscar y acrecentar los vínculos de confianza en los mismos ante dudas o problemas de salud. JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ SENDÍN ES PDTE. DE LA ORGANIZACIÓN MÉDICA COLEGIAL