Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL Asalto a la plaza Taksim En las barricadas MIÉRCOLES, 12 DE JUNIO DE 2013 abc. es internacional ABC ALFONSO ROJO EL ENFERMO DE EUROPA Erdogan ha perdido no sólo el contacto con la gente. Ha perdido también la capacidad de entender ue el zar Nicolás I quien acuñó la expresión, para referirse al decadente Imperio Otomano, que a mediados del siglo XIX se deshilachaba víctima de la corrupción y la incompetencia. Aplicársela a la Turquía de Recep Tayyip Erdogan puede parecer osado, teniendo en cuenta que el país ha triplicado su renta per cápita bajo sus tres mandatos electorales consecutivos, pero resulta evidente que el primer ministro islamista ha entrado en declive. Todo empezó el pasado 27 de mayo en un pequeño parque, enclavado junto a la emblemática plaza Taksim, en el centro del Estambul moderno, pero los disturbios que se habían extendido a todo el país y han dejado ya tres muertos y más de 4.000 heridos, tiene muy poco que ver con la tala de árboles o la construcción de un centro comercial. Los turcos se han echado en masa a las calles para protestar contra un primer ministro que gobierna cada día de un modo más autoritario y parece ignorar las grandes transformaciones sociales que él mismo impulsó. Si se convocasen ahora elecciones, es muy probable que las ganase de nuevo con claridad el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) pero eso no solucionaría nada. El islamista moderado Erdogan no sólo ha perdido el contacto con la gente. Ha perdido también y eso es más grave, la capacidad de entender. La ciudadanía más dinámica está decepcionada, harta. Y no es una protesta sectorial o limitada a los grupos estudiantiles o feministas, donde el laicismo impuesto por Ataturk hace un siglo sigue siendo sagrado y el antiautoritarismo es natural. Hasta los hinchas de los tres clubes de fútbol- -Besiktas, Galatasaray y Fenerbahce- han protagonizado una marcha hacia Taksim enarbolando carteles de Estambul United y lanzando cánticos contra el Gobierno. ¿Y qué se le ocurre a Erdogan argumentar ante todo eso? Pues el mismo día en que sus policías antidisturbios cargaban, mañana y tarde, para reconquistar a cañonazo de agua limpio la plaza Taksim, acusa a la prensa internacional de estar detrás del embrollo. F Manifestantes de Taksim se defienden con una especie de tirachinas gigante AFP Los manifestantes de Taksim se dicen decididos a mantener la protesta por más cargas policiales que vengan Cuanto más nos ataquen, más resistiremos D. IRIARTE ESTAMBUL No hay miedo No tenemos miedo. Somos turcos. En situaciones como esta nos crecemos Determinación Yo no vengo aquí de fiesta. Todo el mundo puede venir a la fiesta. Yo vengo a la resistencia a joven Alanur lleva su grupo sanguíneo escrito con rotulador en el brazo, por si la hieren en los enfrentamientos y cargas policiales para desalojar la plaza. Esta auxiliar administrativa lleva viniendo a la acampada del parque Gezi desde el primer día, y tiene claros los motivos. Voy al trabajo, y al salir vengo aquí. Pero no para vivir días de fiesta, lo que me interesa es la resistencia. A la fiesta puede venir todo el mundo, pero no todo el mundo puede resistir, porque tienen hijos, son mujeres embarazadas, o cosas así indica. Nadie sabe lo que va a pasar ahora nos cuenta a la espera de la próxima carga. El Gobierno no está cumpliendo sus promesas. El gobernador dijo que nadie iba a atacar el parque, pero esta mañana han caído bombas de gas A su lado, su amigo Sercan (el nombre es ficticio) dice que él no duerme en el campamento, pero sus ami- L gos sí, y que él en todo caso intenta pasarse por aquí todos los días. Esta batalla la vamos a ganar nosotros. Cuanto más nos presionan, más decididos seguimos a resistir se jacta. Alanur se hace eco de la teoría, ampliamente extendida entre los manifestantes, de que quienes iniciaron los violentos incidentes de la madrugada del martes eran agentes provocadores. No veo nada inocente en todo esto. La que ha empezado tirando cócteles molotov es la Policía, están difundiéndose fotos en las que se ven los walkie- talkies afirma. El gobernador de Estambul se ha visto obligado a salir al paso de tales acusaciones. Los walkie- talkies son aparatos que se venden en todas partes, y los grupos marginales los usan para sus propios propósitos. Se puede ver que los usan para comunicarse unos con otros. El propósito de estos actos está claro declaró. Una explicación que no convence a Alanur: Las cámaras de televisión estaban aquí a las seis de la mañana, antes del ataque contra la Policía in- siste, haciendo la señal de comillas con la mano. Estaban preparadas para filmarlo. Estoy segura de que han recibido órdenes del Gobierno, las grandes cadenas de televisión están vendidas afirma. ¿Qué esperan estos jóvenes de la acampada? Necesitamos una plataforma para discutir. A mí, personalmente, me gustaría que hubiese elecciones y que se creara un partido en el que se pueda confiar Sercan, en cambio, lo tiene claro: Que el Gobierno dimita El ambiente en el parque es menos festivo que en días anteriores. Les preguntamos si tienen miedo. No lo sé dice Alanur. Pero Sercan niega con la cabeza. Para nada. Si lo tuviésemos, no habríamos venido asegura. ¿Puede el desalojo debilitar al movimiento de protesta? Imposible. Somos turcos, en situaciones así nos crecemos asegura la chica, con una confianza que minutos después pondrán a prueba los gases lacrimógenos.