Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MIÉRCOLES, 12 DE JUNIO DE 2013 abc. es españa ABC La Benemérita resuelve cuatro atentados de ETA tras el arresto de dos terroristas Lizarribar y Gelbentzu se sentían impunes en sus casas, 11 años después de sus crímenes J. PAGOLA MADRID Comando Izarbeltz Las detenciones de los terroristas Jon Lizarribar Lasarte y Rubén Gelbentzu González, en Urnieta y Andoain, respectivamente, son fruto de una de las muchas investigaciones que actualmente tiene abiertas la Guardia Civil para resolver los atentados de ETA que aún están sin resolver. El mensaje añadido del operativo es claro: no habrá impunidad para los etarras, tampoco en el actual contexto de ausencia de atentados. Está ya acreditado que ambos cometieron dos atentados con coche bomba contra la Universidad de Navarra y El Corte Inglés de Zaragoza y otros dos con artefactos empresas de las localidades navarras de Arguedas y Azagra que no causaron víctimas pero sí cuantiosos daños materiales, a lo largo de 2002. A Lizarribar lo arrestó la Policía en Francia en 2004 y, tras ser condenado por asociación de malhechores, abandonó la cárcel en 2009, para ser expulsado de inmediato a España. Por su parte, Gelbentzu fue arrestado en 2003, en una operación contra el aparato de captación pero a los pocos días quedó en libertad. Ambos debían de sentirse muy impunes, porque tras estos contra- cada a la Ertaintza en el Alto de Herrera (Álava) en la que resultó muerto uno de los etarras. Otro talde era conocido como Ibarbeltz (Estrella Negra) o Los dos En comunicaciones llevadas a cabo entre los cabecillas de ETA Juan Antonio Olarra, Ainhoa Múgica e Ibón Fernández Iradi, Susper y responsables del complejo Basajaun se aludía a que este grupo lo integraban Ibarbeltz 1 e Ibartbeltz 2 Investigaciones abiertas Ha sido, en los últimos años, una tarea de laboratorio, en la que los investigadores han analizado la composición de explosivos utilizados en aquellos años, han estudiado la fisonomía de sospechosos en base a datos aportados por otros etarras. Hasta que los agentes han puesto cara y nombre a los Ibarbeltz el 1 y el 2 detenidos ayer, cuando más impunes se sentían al amparo de los bildutarras de su pueblo, que puño en alto y al grito de gora ETA intentaron, sin éxito, impedir los arrestos. Fuentes antiterroristas consultadas por ABC aseguran que las Fuerzas de Seguridad tienen actualmente numerosas investigaciones abiertas encaminadas a esclarecer atentados aún sin resolver. Una de las vías de investigación tiene como objetivo los otros dos taldes que completaban el complejo Basajaun que en aquella época estaban en proceso de formación. A uno de estos grupos perteneció Mikel Karrera, Ata después cabecilla de ETA. Los agentes confían en que de las pesquisas surjan datos para esclarecer los asesinatos del presidente del PP de Aragón, Manuel Giménez Abad, perpetrado en 2001 en Zaragoza; del cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro, en 2002 en Leiza; o de los policías nacionales Bonifacio Martín y Julián Embid, en 2003 en Sangüesa, entre otros. ABC ABC JON LIZARRIBAR NATURAL DE URNIETA, 36 AÑOS RUBÉN GELBENTZU NATURAL DE ANDOAIN, 38 AÑOS Tras pertenecer a Jarrai, en 2004 fue detenido en Francia a bordo de un coche robado y con una pistola. En 2007 fue condenado a 6 años de cárcel y en 2009 expulsado a España. También perteneció a Jarrai y tiene antecedentes por kale borroka La Policía lo detuvo en 2003 ante la sospecha de que había sido reclutado por ETA, pero quedó en libertad. tiempos regresaron a sus domicilios de Urnieta y Andoain donde, hasta ayer, residían con absoluta normalidad creyendo que se iban a llevar a sus tumbas el secreto de los cuatro atentados cometidos con anterioridad. Pero la Benemérita ya estaba investigando los entresijos del complejo Basajaun (el señor de los bosques) dinamizado por dos liberados procedentes de Francia y que incluía a dieciséis etarras distribuidos en cuatro taldes legales Uno de ellos, denominado Ezkaurre y conocido también como Los Finolis fue neutralizado en 2003 tras tender una embos- PAÍS VASCO Urkullu presiona al PP con un plan de paz y presos PABLO OJER VITORIA Educador social Hasta ayer mismo, el tal Rubén trabajaba como educador social en el municipio. ¿A cuántos adolescentes y jóvenes habrá adoctrinado en la subcultura de la violencia? Gelbentzu se dedicaba, además, a buscar trabajo... No a los jóvenes parados de la villa guipuzcoana, ni a los desempleados de larga duración. Tampoco a las mujeres que desean incorporarse al mercado laboral. Gelbentzu pertenecía al grupo Harren, una especie de empresa de trabajo temporal de la izquierda abertzale dedicada a encontrar empleo a los presos de ETA que salen de prisión, no por acogerse a vías de reinserción, sino por cumplimiento de condena. Este grupo lo dirige Juan Carlos Yoldi, antiguo integrante de un comando de legales Tras su detención en 1986, y cuando era preventivo, Herri Batasuna lo presentó como candidato a lendakari en las elecciones de 1987. El lendakari Íñigo Urkullu presentó ayer el Plan de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco con el que retoma el plan de Patxi López de reconocimiento de las otras víctimas de sufrimientos injustos más allá de las damnificadas por el terror de ETA, y que incluye a las que sufrieron abusos policiales Además de completar el Decreto del exlendakari socialista, le cambia la denominación y pasa a llamarse víctimas de acciones de contraterrorismos ilícitos Para ello, pretende realizar un estudio sobre víctimas de vulneraciones de derechos humanos pendientes de reconocimiento y reparación. Con el plan estrella del Gobierno del PNV, Urkullu busca sumar los apoyos de los cuatro principales partidos vascos, incluyendo el del PP y Bildu, cosa que todavía no ha conseguido. Dentro de este programa que incluye 18 iniciativas, el Gobierno de Vitoria quiere impulsar un programa propio orientado a facilitar el proceso de reintegración social de las personas presas aunque es consciente de que para lograrlo deberá llegar a acuerdos con el Gobierno central. El programa incluye la petición de medidas de sentido común para aquellos presos cuyas condenas están relacionados con actividades políticas, antes ilegalizadas, y ahora legales en clara alusión a la situación de Otegui y los encausados de Bateragune. Otro punto polémico será un estudio científico que nos acerque a la realidad objetiva del fenómeno de la tortura en nuestro contexto