Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 12 DE JUNIO DE 2013 abc. es opinion OPINIÓN 13 EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA ANTONIO BURGOS MI GARY COOPER Los que de verdad se merecen el Luca de Tena son los periodistas del ABC de Sevilla P OR la benevolencia y generosidad del jurado del Luca de Tena, premio al que ya le he puesto el nombre del que fue mi Patrón en ABC de Sevilla, de Don Guillermo, he vuelto a encontrarme con mi Gary Cooper de cabecera. Y en circunstancias bien distintas a la primera visita que me hizo. Sí, Gary Cooper se me ha aparecido dos veces en mi vida. Será por lo de Gary Cooper que estás en los cielos de Pilar Miró, que fue mi compañera de curso en la Escuela Oficial de Periodismo. Gary Cooper con todos sus avíos. Primero se me apareció el Gary Cooper del Oeste, el de Solo ante el peligro el de El árbol del ahorcado con sus dos Colt 45 colgados de la canana y haciendo moverse las puertas de abanico al entrar, dominador y temido, en el salón donde estaban los malos. Gary Cooper se me apareció entonces por culpa de los asesinos de la ETA. Un mal nacido periodista colaborador con la banda, cuyo nombre recuerdo perfectamente pero que me repugna escribir tanto como su memoria, me puso en su revista como objetivo a batir por los pistoleros separatistas, al señalarme en sus papeles como el principal agente en Andalucía de Jaime Mayor Oreja, entonces ministro del Interior. Hubiera sido para mí un honor colaborar con Jaime Mayor en su tenaz lucha antiterrorista, pero no dejaba de ser un embuste. Amigos conocedores de los intríngulis de la ETA me llamaron para alertarme del peligro inminente que suponía que me hubieran puesto como objetivo en el BOE de la ETA. Antes, por ejemplo, habían señalado a López de la Calle, que tras la mención quedó en un charco de sangre una mañana que iba a comprar el periódico. Me sugirieron que pidiera protección al delegado del Gobierno, cosa que hice. Y el buen señor, de cuyo nombre también me acuerdo perfectamente, pero le concedo la gracia del olvido, tras denegarme la protección me dijo: -Lo único que puedo hacer es darte una pistola. A lo que, saliéndome el adoptante Cádiz que llevo dentro, le contesté: ¡Que yo no soy Gary Cooper, joé! Como hoy es un día feliz en esta casa de unos gatos que me tienen adoptado, no quiero contar cómo, ya que no era Gary Cooper, el Comando Andalucía vino a buscarme, y al no hallarme acabó yendo a por otro Antonio de la colección de Antonios de Rocío Jurado: Antonio Muñoz Cariñanos. La felicidad hogareña viene hoy por la segunda aparición de Gary Cooper en carne de celuloide. Ayer, cuando don José Manuel Blecua, presidente del jurado, me anunció que me habían concedido el Luca de Tena por mi larga y dilatada trayectoria periodística me sentí como Gary Cooper. Se me apareció otra vez. Como le dije a Jesús Alvarez, tuve complejo de Gary Cooper por eso del premio a toda una vida que en los estanques dorados de la fama suele recoger en Hollywood un artista veterano que avanza por la alfombra roja de los Oscar. Mi Gary Cooper esta vez no iba con un Colt 45 en cada mano, sino de esmoquin de cena de los Cavia. Con un recuerdo. Me lo dijo el propio Gary Cooper, que está harto de salir en la cartelera de ABC de Sevilla, anunciado en el Llorens o en el Pathé, y en las críticas cinematográficas de Antonio Colón o de Santiño, el padre de Silvio el Rockero. Me dijo Gary Cooper que no me sintiera como él cuando le dieron el Oscar a toda una vida en 1960. Por dos cosas: primero, porque, aquí, para nosotros, el Luca de Tena es tela más importante que el Oscar. Y después, porque este premio es, en parte, sí, a toda una vida, pero de un periódico: de ABC de Sevilla. Los que de verdad se merecen el Luca de Tena son los periodistas que hicieron y hacen el ABC de Sevilla cada día, como servidor durante tantos años. El premio es más de ellos que mío, de los de antes y de los de ahora. Y de los lectores que han hecho del periódico una institución. Que conste que me lo ha dicho Gary Cooper, con el que la benévola generosidad de un jurado hizo que me tropezara en la alfombra roja de una larga y dilatada trayectoria IGNACIO CAMACHO SANTA ELENA El Gobierno puede suscribir lo que Aznar ha dicho, pero si lo ha dicho es porque esas reformas siguen pendientes ÚN entra luz natural del atardecer madrileño por las claraboyas del Eurobuilding cuando el exdiputado popular pide un gin tonic (sin subvencionar) de Bombay Saphire. Por las escaleras del hotel sigue bajando una riada de gente pura sociología del PP madrileño, ejecutivos de Chamartín y Majadahonda, señoras del barrio de Salamanca que comenta en murmullos la recién concluida conferencia de Aznar en el Club Siglo XXI. ¿Qué te ha parecido el líder? -Soft. Moderado en las formas, muy suyo, muy Aznar en el fondo. Pero era lógico. Cualquier expectación crítica se había desactivado en el momento en que se supo que iba a venir Soraya. No podía repetir la andanada de la tele. Por eso todos estos se van decepcionados. Pero entre líneas... ¿Qué has creído oír, las bases de un programa? -No, pero sí el recordatorio crítico y firme de un programa que es nuestro y que el Gobierno no cumple. El Gobierno puede suscribir ideológicamente lo que Aznar ha dicho, pero si lo ha dicho es porque esas reformas están pendientes y si están pendientes es porque quien tenía que acometerlas no lo hace. -O sea, que Napoleón no va a volver de Elba. -Es que aunque él crea que está en Elba ya está en Santa Elena. Yo no sé si en el fondo acaricia la idea de volver; me consta que en FAES hacen seguimiento de impactos, o al menos los hicieron después de la entrevista de A- 3. Pero incluso si quisiera volver, no podría. No en este partido, y nunca lo haría en otro. Los partidos son acomodaticios y herméticos, la militancia sólo mira al que manda, al que puede proveer cargos, y ése es Mariano. No creo que Aznar haya perdido el sentido de la realidad para hacer otro análisis. Salvo que Mariano se despeñase... -Pero toda esa gente que había arriba es del partido. -La mayoría sólo simpatizantes, no te equivoques. Espectadores de las tertulias que venían en busca de caña y se van defraudados. ¿Y el partido no está hecho unos zorros? -El partido de verdad, el de los concejales y diputados y militantes de fuera de Madrid, está desconcertado con lo que lee y oye de Gürtel, de Bárcenas... Y no hay argumentos, ni líneas de defensa, ni estrategia. Nada. Pero yo no veo ninguna posibilidad de un movimiento orgánico contra la dirección, que no es Cospedal sino Mariano. El poder. Y en el PP no hay primarias. -De todos modos me reconocerás una cosa: Rajoy no convoca a tanta gente para una charla ni en sueños... -Ya, pero eso es otra cuestión. El liderazgo y todo eso. Ahí no hay color, claro. Ahora bien, hazte otra pregunta: ¿Habría venido tanta gente si este acto no fuese en Madrid? Ah, y recuerda: después de Elba, los cien días acabaron en Waterloo... A JM NIETO Fe de ratas