Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 CULTURA MIÉRCOLES, 5 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura ABC El dudoso lifting de una dama La última restauración de una obra de Andrea del Sarto divide a los técnicos del Prado JESÚS GARCÍA CALERO MADRID A menudo, el resultado de la limpieza de un cuadro emblemático arrastra opiniones encontradas. Ocurrió con el Caballero de la mano en el pecho de El Greco, e incluso con la Capilla Sixtina. La última restauración de la obra Retrato de mujer de Andrea del Sarto, uno de los cuadros importantes de la colección del Museo del Prado, no ha sido ajena a este tipo de polémica. La obra estuvo expuesta toda la larga vida de nuestro primer museo, pero cuando se decidió mejorar su estado en el taller de restauración, se descubrió que tenía más daños de los conocidos. El resultado tiene el respaldo del museo pero no contenta a todos los expertos consultados por ABC. La obra está en el Prado desde los inicios en 1819, como parte de las colecciones reales, y aunque no es tan importante como las Meninas sí está entre los cien o ciento cincuenta más relevantes de la pinacoteca. Desde luego es uno de los mejores exponentes de la plenitud del Renacimiento italiano, no una obra del montón. El aspecto final Ante el interés de este periódico, el director adjunto de Conservación e Investigación del museo, Gabriele Finaldi, respalda la intervención: La restauración ha sido satisfactoria desde un punto de vista técnico. Pero el aspecto final hacía que la obra no tuviera un lugar permanente en las salas. Esto puede pasar en distintas partes de la colección y tiene que ver con el estado de conservación He ahí el quid de la cuestión. Finaldi reconoce que el cuadro estaba grisáceo y triste, y bastante dañado, como ya se indicaba en monografías y textos desde 1899 los cita con profusión Pero al restaurarlo se vio que estaba peor de lo que esperábamos. La restauración fue larga, y duró más todavía porque su marco, una pieza única y muy interesante, con incrustaciones de hueso y piedras, tardó mucho en estar listo Estuvo unos dos años en el taller de restauración, aproximadamente desde fines de 2007 a 2009. La intervención tuvo lugar en el despacho de la que entonces era la jefa de departamento de Restauración, Pi- Retrato de Lucrecia di Baccio del Fede, esposa del pintor, tras la restauración (antes en el recuadro) lar Sedano. Había sido fichada cuando era responsable de Restauración en el Museo Reina Sofía allí condujo el mayor estudio sobre el Guernica jamás realizado pero en la actualidad ya no está en el Museo del Prado, aunque su salida nada tuvo que ver con este caso. Finaldi continúa el relato: Después de la restauración estuvo expuesto durante casi un año y medio, y en la última reordenación de las salas se ha decidido dejarlo fuera y poner otro Andrea del Sarto en su lugar Para el director adjunto del Prado, no es un tema para preocuparse, porque la restauración sencillamente confirmó los problemas del cuadro Pero además recuerda que la restauradora documentó meticulo- ABC ¿La esposa del pintor? Modelo florentino Retrato de mujer de medio cuerpo que tradicionalmente se identificaba con la esposa del pintor, Lucrecia del Fede, con quien se casó en 1518. Lucrecia cruel Se sabe que la esposa del pintor fue cruel e infiel, pero él estaba muy enamorado y la pudo pintar con todo el lujo de su posición social. samente el proceso con cientos de fotografías de la labor que iba haciendo. Las pérdidas de color en la derecha del cuadro eran enormes y detectó correctamente daños de calor, probablemente debidos al incendio del Alcázar de 1734 Ciertamente, hay miembros del taller de restauración que consideran que la limpieza fue demasiado lejos, según ABC ha podido confirmar repetidamente, pero ninguno quiere que su nombre sea publicado. Aseguran que en cuadros donde hay tantas veladuras es mejor no limpiar todo, como suele hacerse en casos muy delicados. Afirman que el cuadro ha quedado muy plano al perderse el sfumato leonardiano, la difícil técnica con la que el volumen diluye sus perfiles.