Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍA MIÉRCOLES, 5 DE JUNIO DE 2013 abc. es economia ABC PARA ADMIRAR A La energía que ESPAÑA conquista el mundo 110 MOTIVOS 101 Iberdrola, las cifras de un líder Beneficio La mayor compañía eléctrica española está ya presente en cerca de 40 países, en los que emplea a 31.000 personas LUIS P. ARECHEDERRA de Santa María de Garoña, que lleva enchufando energía a la red desde 1971. Una bandera atómica que ondea hoy a media asta, ya que su continuidad está en entredicho: sus empresas gestoras, Iberdrola y Endesa, la tienen parada alegando falta de rentabilidad por los nuevos impuestos. El gigante de la eólica Las últimas semillas, Iberduero e Hidroeléctrica Española, se unieron en 1992 y entonces nació formalmente Iberdrola, cuyas futuras ramas ya habían comenzado a crecer con el nacimiento, en 1990, de ScottishPower, empresa escocesa que suministra energía en Reino Unido y que fue adquirida por la española en 2007. El primer presidente de la empresa fue Iñigo de Oriol Ybarra, madrile- L 878,6 MILLONES DE EUROS En los resultados del primer trimestre de 2013, Iberdrola registró un beneficio de 878,6 millones de euros, lo que le permitió situar su Ebitda en 2.278,8 millones. Capacidad 46.015 MEGAVATIOS El parque energético de la empresa, centrado en las energías hidráulica, nuclear, los ciclos combinados y la eólica, produjo más de 36.000 gigavatios hora en el primer trimestre de 2013. Empleados 31.000 PERSONAS La compañía está ya presente en cerca de 40 países, sobre todo en Europa, Iberoamérica y EE. UU. en los que suministra energía para más de 30 millones de usuarios de electricidad y gas. a historia de Iberdrola es la de unas semillas empresariales que se sembraron hace muchos años. Unas semillas que germinaron y se unieron en un gran tronco energético, uno de los grupos más importantes del mundo, con actividad en cerca de 40 países, 31.000 empleados y más de 30 millones de clientes. Aunque sus raíces se asientan sobre España, tiene importantes ramas en Estados Unidos y Reino Unido. Todo empezó a comienzos del siglo XX, cuando la luz se contrataba en función del número de bombillas que había en las casas. En 1901, Iberdrola plantó la primera semilla: un grupo de empresarios vascos encabezados por el ingeniero Juan de Urrutia fundó con 20 millones de pesetas ¡una cifra notable para la época! Hidroeléctrica Ibérica. Lo hizo en Bilbao, ciudad en la que la empresa tiene su sede social actual en la torre de Iberdrola, un rascacielos que preside el bonito paseo de Abandoibarra. Hidroeléctrica Ibérica obtuvo la concesión de la explotación hidroeléctrica de los principales ríos del norte de España. Europa se apuntaba entonces a la segunda revolución industrial y aquellos empresarios supieron verlo: los recursos hidráulicos eran una gran oportunidad para suministrar energía a España. La primera gran construcción fue la central de Quintana Martínez Galíndez, en el río Ebro, desde donde se llevaba electricidad a las casas de un Bilbao industrial. Pronto surgieron más propuestas para llevar la luz a los hogares de toda España y se fueron arrojando más semillas. En 1907, los accionistas de Hidroeléctrica Ibérica fundaron Hidroeléctrica Española para ocuparse de Madrid y Valencia. No fue la única: en 1918, unos empresarios vascos liderados por José Orbezogo crearon Saltos del Duero, una compañía que hizo historia con la inauguración del primer gran aprovechamiento hidroeléctrico del país: el salto de Ricobayo, en la provincia de Zamora. La torre de Iberdrola, en Bilbao, es el Aquella construcción marcó otro rascacielos más alto del País Vasco hito: la creación del primer laboratorio de la que después sería Iberdrola. El aislamiento de la España de la posguerra hacía complicado comprar materias primas para el sector eléctrico. Pero la demanda de energía seguía aumentando y se empezaron a construir muchas de las centrales que hoy pueblan la geografía de España. En aquel difícil contexto, Saltos del Duero e Hidroeléctrica Ibérica unieron sus fuerzas en Iberduero en 1944. Una de aquellas obras que se pusieron en marcha fue la presa de Aldeadávila, en Salamanca, una central que sigue siendo una de las hidráulicas más importantes del país. En su túnel subterráneo se grabaron las escenas finales de la mítica película Doctor Zhivago A mediados del pasado siglo también comenzaron las obras de la planta hidroeléctrica de San Esteban entre los cañones del Sil en Orense, o las de la de Alcántara en Cáceres. El desarrollo de la energía nuclear en la década de los sesenta diversificó la actividad de estas empresas. Una irrupción que se inició con la central Un referente a nivel mundial Su presencia internacional es indiscutible: Iberdrola es el primer generador privado de energía en México y el mayor distribuidor de electricidad por clientes en Brasil