Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 5 DE JUNIO DE 2013 abc. es internacional ABC La OTAN no está preparando ningún plan para actuar en Siria ENTREVISTA Philip Breedlove Jefe militar de la Alianza en Europa El nuevo comandante supremo aliado en Europa, tras realizar su primer viaje a Afganistán: Nuestra prioridad allí es la transición ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS El general de cuatro estrellas Philip Breedlove (Forest Park, Georgia, 1955) se esfuerza por saludar con un buenos días en español, recuerdo de sus dos años como instructor en la base aérea de Torrejón de Ardoz. Este experimentado piloto de cazabombardero (más de 3.500 horas de vuelo en el modelo F- 16) es, desde el pasado 13 de mayo, el Comandante Supremo Aliado (SACEUR) el jefe de todas las fuerzas de la OTAN en Europa. Su nombramiento se produjo después del escándalo que rodeó sucesivamente al general David Petraeus, y a su sucesor al mando de las tropas aliadas en Afganistan, David Allen, que habían sido designados para ocupar el cargo que ahora pesa sobre los hombros de este aviador con una larga carrera en el exterior. Ayer recibió a un grupo de periodistas en la sede de la Alianza Atlántica en Bruselas, de vuelta de su primer viaje a Afganistán, a un año y medio vista de la salida de las tropas aliadas. Nuestra prioridad es la transición y el concepto operativo de la nueva misión de formación, adiestramiento y asistencia a las fuerzas armadas agfanas dice. Los ministros de Defensa aliados están estudiando los planes de transferencia de competencias a los afganos para la vuelta a casa de los soldados. Teniendo en cuenta que sigue habiendo combates, ¿cómo calificaría la situación que ha visto? Yo creo que la botella está más que medio llena, soy optimista respecto a lo que he visto. De hecho, hay varios ejemplos y tendencias que muestran que las fuerzas de seguridad afganas están actuando muy bien. Los comandantes me dicen que el ejército afgano ya es responsable de las operaciones en todo el país. Ya están al frente, aunque les estemos apoyando todavía en algunas operaciones. Y a pesar de que hay fuertes combates en determinadas zonas del país, porque estamos en la época de más actividad de la insurgencia, lo han hecho muy bien. ¿Cómo les va a explicar a sus oficiales que al final, cuando la Alianza Atlántica deje las operaciones de combate, es muy probable que los afganos acaben pactando con los taliba- nes, contra los que han estado diez años luchando? Siempre hemos dicho que la auténtica solución para este país es una solución política. Como ISAF, nuestro trabajo es proporcionar tiempo y espacio para que las fuerzas armadas afganas maduren y sean capaces de defender a su nación. Eso dará margen al gobierno afgano para desarrollar sus capacidades. -Tiene ya una idea de qué dimensiones tendrá la fuerza de la misión de formación del ejército afgano y del mismo ejército afgano? -Eso es lo que están discutiendo los ministros, tenemos que sincronizar todo y definir los tamaños adecuados Ejército afgano La botella está más que medio llena. Las fuerzas de seguridad afganas están actuando muy bien EFE para que los afganos sean capaces de llevar a cabo su misión. Pero hasta que no estudie la propuesta formal que hizo el general Allen prefiero no hablar de cifras concretas. -Ha habido últimamente ciertos malentendidos entre el comandante de ISAF, el general Joseph Dunford, y el presidente afgano, Hamid Karzai... -Dunford está bien preparado para resolver estas conversaciones. Es un comandante más que adecuado y he hablado con él hace menos de una hora. Me ha dicho que ha tenido una conversación firme con el presidente Karzai, con el que parece que tiene una buena interlocución. No se ha quejado de que no tenga acceso al presidente de Afganistán. Estos son tiempos duros y hay cosas que no son fáciles, pero el general Dunford tiene las capacidades necesarias para manejar la situacin. Su antecesor, el almirante Stavridis, dio a entender que consideraba que la Alianza Atlántica debería hacer planes para ir más allá en la guerra de Siria. ¿Es usted partidario de prepararse para una mayor implicación? En la OTAN, los militares hacemos planes cuando son necesarios y por ahora no se nos ha sugerido ir en esa dirección. No se nos ha pedido que hagamos planes de contingencia sobre Siria. Lo que tenemos es un plan para la defensa de un aliado, que se concreta en la presencia de tres baterías de misiles Patriot Turquía es uno de nuestros aliados más fuertes en la región y estamos listos para garantizar su seguridad. Las nuevas autoridades libias han pedido a la Unión Europea una misión de asistencia para controlar las fronteras, y a la OTAN asistencia para crear fuerzas armadas regulares. ¿Es partidario de ayudarles? Por ahora, no está muy claro qué podemos hacer. Hay un grupo de expertos que van a desplazarse a Libia para identificar las necesidades y después cuando conozcamos su informe podremos decidir qué es posible hacer. En todo caso, lo único que puedo decir es que si hay una misión de adiestramiento y formación, será en todo caso fuera de territorio libio. Considerando los datos que se conocen de ataques cibernéticos de ciertos países, de los que se ha informado que han hecho incursiones en los sistemas informáticos estratégicos de Estados Unidos y otros aliados... ¿Se puede señalar a alguien o a algún país en particular como posible amenaza? Las amenazas que tiene que afrontar la OTAN, sus sistemas internos de comunicación estratégica, son las mismas que cualquier otro organismo o empresa civil. Estamos empezando con ello, mejorando los medios que tenemos, alertando a nuestros aliados de los riesgos potenciales. Tenemos muy buenos especialistas, pero es necesario seguir trabajando para prevenir los posibles riesgos.