Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 4.6.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.588 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Alojarse en un museo Hay arte en los ascensores, en el restaurante y hasta en los baños. La filosofía del hotel- museo 21 C de Kentucky se traslada a Ohio y Arkansas IGNACIO RUIZ- QUINTANO CUADRILLAS Lo de Javier Castaño y su cuadrilla es tan grande que en un tercio de banderillas ha retratado a España entera N 21 C MARÍA G. PICATOSTE CORRESPONSAL EN NUEVA YORK C orría el año 2006 cuando Laura Lee Brown y Steve Wilson, una adinerada pareja de filántropos y coleccionistas de arte de Kentucky, llegaron a la conclusión de que tenían que frenar un ominoso fenómeno que llevaban años observando: la desertización de Louisville, capital de Kentucky, en beneficio de las zonas rurales de sus alrededores. Para detener este drenaje de talento y residentes, Brown y Wilson decidieron revitalizar el centro de la ciudad desde dentro. Lo hicieron aunando su pasión por el arte, el gusto por la buena comida y la tradicional hospitalidad sureña. La mezcla dio como resultado el 21 C, un hotel museo único en el mundo. El nombre 21 C se refiere al siglo XXI y es que esta cadena tiene el primer museo de América del Norte dedicado a coleccionar y exhibir arte creado exclusivamente en el presente siglo. Quizá la mayor rareza de este museo es que su horario es el mismo que el del hotel: está abierto al público 24 horas al día, 7 días a la semana. Laura y Steve querían que la comunidad de Louisville fuera capaz de experimentar el arte contemporáneo como ellos, y al mismo tiempo estimular el comercio y revitalizar el núcleo urbano señala Stephanie Green, directo- M. G. PICATOSTE Arriba, el restaurante del 21 C de Louisville. En el centro, David en la entrada del hotel. Abajo, exposición de Anne Peabody ra de Relaciones Públicas del 21 C. Green explica que esa ha sido la filosofía que la pareja ha seguido a la hora de transformar un hotel experimental y vanguardista en una exitosa cadena con hoteles en Cincinnati (Ohio) y Bentonville (Arkansas) y planes de expansión a otras dos ciudades. Por esa misma razón esta cadena no está en urbes como Nueva York o Chicago, sino en regiones que se pueden beneficiar del impulso dado por un museo de arte contemporáneo y un hotel de primera clase. El efecto que cada 21 C ha tenido en su entorno es patente. Alrededor del 21 C en Louisville han surgido decenas de locales y restaurantes, como Milkwood, el último proyecto del reputado chef Ed Lee, o el bar St. Charles Exchange, recomendado por varios destiladores de bourbon de Kentucky como el lugar ideal para probar los mejores combinados. El 21 C también ha ayudado a revivir la posición central de Louisville como ciudad del bourbon y por ello este hotel forma parte del American Whiskey Trail, una ruta que busca dar a conocer la historia y la cultura que rodean a la fabricación de whiskey en EE. UU. Entre los artistas cuya obra ha sido exhibida en los 21 C se encuentran Bill Viola, Chuck Close o el español Carlos Aires. En estos hoteles museo no hay una frontera clara que delimite dónde termina una zona común y comienzan las galerías. En su sede en Louisville, la recepción está flanqueada por la icónica escultura LOVE de Robert Indiana. Desperdigada en sus proximidades hay una colección de figuras de animales de plástico creadas por el Cracking Art Group, entre las que destacan los pingüinos, cuya silueta se ha convertido en la imagen de la compañía. En los 21 C hay arte en los ascensores, en los baños, en el restaurante, y por supuesto, también en las habitaciones. o le faltaba razón a Spengler: al final, siempre ha sido un pelotón de soldados lo que ha salvado a la civilización. A última hora, ha sido una cuadrilla la que ha salvado, no a la feria de San Isidro, que a ésa ya no la salva nadie, sino a la tauromaquia de toda la vida de Dios. Hablamos de la cuadrilla de Javier Castaño (Tito Sandoval, Marcos Galán, David Adalid y Fernando Sánchez) la que a petición del público (público de corrida de Cuadri) dio la vuelta al ruedo jaleada con gritos de ¡Toreros! ¡Toreros! Lo nunca visto. Emilio Muñoz, Mozart del toreo que ahora explica los toros para la TV de pago, no dio ninguna en no se sabe cuántos años de figura en Madrid. Javier Castaño y su cuadrilla son otro logro (el primero fue Ponce) del taurino más listo (en el buen sentido del término) que pisa los callejones, Juan Ruiz Palomares, alias El Patas. Como todas las cosas basadas en el mérito y la excelencia, Javier Castaño y su cuadrilla están tan mal vistos en España como Mourinho y la suya, pues su sola presencia pone en solfa ¡el rey va desnudo! la fórmula nacional del marketing y glamour es decir, de la propaganda y el piruleo (de hacer pirulas) -Desengáñate, los toros son marketing y glamour decía Boix, el flautista. Y no: los toros (o no son toros) son hombría y pasión. Luego está el show de Morante, que va con su tractor y su camión de arena por las plazas (en Madrid, con la aristocracia del Consejo Taurino haciéndole reverencias con el John Deere, como si el John Deere fuera un caballo de Domecq) para roturar los ruedos ¡al uno por ciento! el desnivel) destinados a sustentar las cumbres de sus medias verónicas, esas acrobacias escénicas consistentes en poner al mentón en conversación con el esternón ante un bóvido tricorne (dos astas y la lengua) y doméstico. Lo de Javier Castaño y su cuadrilla es tan grande que en un tercio de banderillas ha retratado a España entera.