Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 4 DE JUNIO DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 65 el dinero Neymar se presenta en el Camp Nou ante casi 60.000 aficionados, a los que prometió muchas alegrías y conquistas Neymar, feliz sobre el césped del Camp Nou, saluda a niños de las categorías inferiores del Barcelona que acudieron a su presentación INÉS BAUCELLS El fin de un sueño brasileño VERÓNICA GOYZUETA SAO PAULO Neymar se va de Brasil y, con él, un sueño del país del fútbol. El orgulloso pentacampeón del mundo, cuna de ídolos de este deporte, sufre con el drama de no poder retenerlos. Las lágrimas de Neymar en su último partido con la camiseta del Santos son la imagen que mejor representa la impotencia de los brasileños, que no verán más la alegría de este crack joven y juguetón en los partidos de su campeonato nacional. Descubierto en los campos a los seis años de edad, Neymar vistió la misma camiseta con la que Edson Arantes do Nascimento, Pelé, se consagró Rey del Fútbol. Visto como el príncipe heredero en esa monarquía de estrellas, entusiasmaba a los brasileños con sus negativas a clubes europeos que le ofrecían fortunas. No olvidan cuando le dijo no al Chelsea. Dos días después, se divertía a todo lujo en un yate, rodeado de amigos y modelos. Parecía que Neymar anunciaba el inicio de una nueva era. El jugador se quedaba en Brasil, grababa anuncios diciendo que no se iba a Europa porque hacía mucho frío y pasaba sus días libres comiendo en restaurantes típicamente brasileños o yendo a espectáculos de samba. Nadie diría que el feliz Neymar ser iría algún día del Santos o de Brasil, y esa sensación inflamaba el sentimiento nacional. Me quedé toda la vida en el Santos y él podría haberlo hecho dice Pelé, el ídolo y modelo de Neymar. Con el mundo en crisis y Brasil en un buen momento económico, se esperaba que el héroe no hiciera las maletas. Pero se va porque no tiene con quién jugar. Los campeonatos brasileños viven de novatos y de prejubilados que vuelven de Europa. La única excepción en ese juego era el terco Neymar. Ronaldo Nazario, que ahora es empresario de marketing deportivo y tiene un contrato de imagen con el jugador, lo tenía claro: Para evolucionar, tenía que irse a Europa Ronaldo es uno de lo que ganarán dinero con la operación. Con la salida de Neymar queda en evidencia la fragilidad de la organización del fútbol brasileño. La canarinha depende cada vez más de extranjeros De los 23 convocados por Scolari para la Copa Confederaciones, sólo 10 juegan en clubes nacionales, los demás están en Europa. Neymar ya entre ellos.