Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 4 DE JUNIO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 27 sospechoso de ser un asesino en serie Juan Carlos Aguilar Experto en Kung Fu y armas El primer shaolín sin nada de monje PERFIL Técnica y fama bien cultivada. Campeón de artes marciales, ha dinamitado las maneras suaves con las que se presentaba en televisión C. MORCILLO MADRID Una de las poses que utilizó para publicitar sus conocimientos ABC muy habitual en el gimnasio que regentaba. La madre de un alumno del gimnasio reconocía que apenas le conocía más que de fotos de exhibición que hay en la entrada Coincidía con el vecino en el misticismo del presunto asesino, era un poco iluminado por su forma espiritual de hacer los ejercicios y saludos pero esto tampoco le invitaba a sospechar nada El gimnasio fue antes un club de judo durante muchos años y con mucho prestigio, con muy buenos judokas pero los propietarios se jubilaron y alquilaron el local. Aguilar lo arrendó a ese otro maestro judoka hace dos o tres años Vi que había kung- fu, que son serios, que hay otra gente que hace yoga y conozco bastantes personas que vienen a este gimnasio y sin ningún problema, con decoración oriental, en plan espiritual, en silencio, pero un gimnasio normal y corriente explicó la mujer. Antropólogo Llama la atención que en el buzón de su domicilio además del nombre del presunto asesino anunciaba que tenía el oficio de Antropólogo El domicilio de Juan Carlos Aguilar se encuentra en estos momentos precintado y vigilado por la Ertzaintza ya que en el interior se han encontrado restos óseos y orgánicos que pueden pertenecer a seres humanos. Aunque nada de lo que se veía habitualmente en su interior podía hacer sospechar del tipo de persona de la que se trataba. La tiene llena de aparatos de saltos y bicicletas estáticas afirmó un vecino. Su reputación de maestro de artes marciales y la condición de haber sido el primer occidental aceptado en el monasterio chino de Shaolín, el hogar milenario de los monjes guerreros budistas, le abrió las puertas de la fama al bilbaíno Juan Carlos Aguilar, que se hace llamar Huang C. Aguilar. Sus maneras delicadas y su hablar pausado eran su carta de presentación, junto a numerosos premios y reconocimientos internacionales (fue campeón mundial de Kung Fu, según la biografía que él mismo se encargaba de popularizar) Con esos antecedentes creó el Monasterio Budista Océano de la Tranquilidad, cuyos vídeos colgados en Internet suenan a reclamo publicitario bien cultivado, al menos para un sector de población. Mi camino se separa de toda organización, estado o familia se lee en su tarjeta de visita en la que proclama su filosofía: dominar la mente y el cuerpo de manera suave. En uno de sus últimos vídeos, titulado elocuentemente Video 20 cuchillo con tono y pose iluminada Juan Carlos enfundado en un Qui Zheng naranja, rapado, con un mal llamado rosario budista al cuello y otro colgando de su muñeca izquierda, muestra cómo es la esencia de un guerrero acostumbrado al dolor en un escenario en el que se mezclan símbolos de budismo y armas tradicionales chinas, en cuyo manejo es una autoridad. Mientras desliza un cuchillo dentado por su antebrazo y se depila en seco no mueve ni un músculo; tampoco cuando interpreta al maestro Albéniz a la guitarra ni cuando danza a ritmo tecno, cuchillo en mano, en un ritual que movería a cierta chanza, si no fuera porque ahora una o varias mujeres han sido víctimas de su depurada técnica del mal. La danza la ejecuta sobre un tatami inmaculado, bajo el que posiblemen- Exhibición en su gimnasio ABC te hayan sido encontrados los huesos de una persona. En otra entrevista, con Eduar Punset, en su programa de divulgación Redes Aguilar defiende el papel de las mujeres en las artes marciales y explica que se han entrenado en ellas porque saben que van a tener más agresiones Tampoco pierde la compostura ni un momento. No solía hacerlo; los monjes shaolín no aceptan a cualquier en su templo. Los agentes están investigando si el presunto criminal, divorciado y con dos hijos, se encontraba en tratamiento psicológico o de otro tipo. Una de sus alumnas ha explicado que padecía un tumor cerebral desde hace un tiempo y que al parecer había días en los que no podía ni caminar. Quizá esa sería una posible explicación a su aparente cambio.