Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA MARTES, 4 DE JUNIO DE 2013 abc. es españa ABC Un maestro de artes marciales bilbaíno, Fue detenido tras dejar en coma a una prostituta; hallan restos humanos y confiesa que mató a otra la semana pasada PABLO OJER BILBAO Lo que parecía ser un caso de violencia de género, en pocas horas se ha convertido en un posible caso de un asesino en serie. La Ertzaintza busca desde el domingo por la noche restos humanos en distintos puntos de Bilbao pertenecientes, al menos, a una prostituta. El crimen ha causado gran conmoción en la capital vizcaína por el hecho en sí, pero también porque el presunto asesino era una persona muy conocida. El maestro shaolín y dueño del gimnasio de artes marciales Zen 4 Juan Carlos Aguilar, de 47 años y apodado Huangh fue detenido el domingo acusado del intento de asesinato de una prostituta, Ada, una nigeriana de 29 años. Posteriormente, el acusado reconoció que la semana pasada había matado a otra prostituta y la había descuartizado. Los restos humanos los distribuyó en bolsas y las repartió en varias zonas de la capital vizcaína. Concretamente, la Ertzaintza está buscando restos humanos en los contenedores cercanos al gimnasio, en el vertedero donde se llevan los residuos y en la ría de Bilbao, a la altura del puente de Deusto. Buzos de la Ertzaintza buscan restos humanos en la ría de Bilbao Arrastrada por el pelo Todo comenzó el domingo a primera hora de la tarde cuando la llamada de un viandante alertaba a la Policía Autonómica vasca de que un hombre arrastraba a una mujer por el pelo y la introducía en un gimnasio. Inmediatamente acudieron varias dotaciones de la policía autonómica. Al encontrarse el local cerrado, tiraron la puerta con mazas. Tras buscar en distintas dependencias del gimnasio, los agentes se toparon con una escena espeluznante. En una pequeña habitación se encontraba el maestro shaolín sujetando a una mujer inconsciente, enmudecida con cinta adhesiva y maniatada de pies y manos mediante unas bridas, y acurrucada en el suelo. El presunto agresor fue detenido sin que éste opusiera resistencia alguna. Las asistencias sanitarias que acudieron al local comprobaron que la mujer se encontraba en parada cardiorrespiratoria, no respiraba ni tenía pulso, estaba prácticamente muerta. Lograron reanimarla después de más de 30 minutos. Una vez en el hospital, la joven tuvo que ser nuevamente reanimada y quedó ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos en coma. La evolución en las próximas horas será vital. Si consigue superar las primeras 24 ó 48 horas sin complicaciones graves, es muy fácil que salga adelante. De todas formas, no se descarta que pueda sufrir secuelas. Una vez en dependencias policiales, Juan Carlos Aguilar confesó además ser el autor de otro crimen, el de otra prostituta la semana pasada. La Ertzaintza también localizó restos óseos en el interior del gimnasio. Concretamente, se encontraban debajo de un tatami. Igualmente, localizaron restos orgánicos en el propio domicilio del agresor. Estos restos son humanos y pertenecen a uno o varios cadáveres según reconoció ayer el viceconsejero de Seguridad del Gobierno vasco, Josu Zubiaga. En la misma comparecencia de prensa, se apuntó a que, según las primeras investigaciones, el presunto asesino actuó solo, aunque matizaron que se trata de una investigación larga y todavía se está lejos de sacar conclusiones Siguiendo las indicaciones del detenido, la Policía autonómica retiró contenedores cercanos al gimnasio y escoltaron a los camiones encargados de recoger la basura hasta un apartado del vertedero de Castrejana. La noche anterior, la del sábado al domingo, los vecinos alertaron a la Ertzaintza ante un posible conato de incendio en el gimnasio de Juan Carlos Aguilar. Los bomberos accedieron al interior por una claraboya y no encontraron fuego, pero sí incienso y bolas para perfumar como si fuera un ritual La Policía sospecha que ese humo pudo ser fruto del intento del asesino confeso de eliminar pruebas. Ada, la víctima en coma, trabajaba en la calle General Concha. Allí pudo ser recogida por Aguilar y trasladada por la fuerza a la cercana calle de Máximo Aguirre, donde se encontraba el gimnasio Zen 4 y el domicilio del presunto asesino. Ada vivía con otras compañeras a 300 metros del domicilio del agresor y llevaba en España tres años. Traslado de Juan Carlos Aguilar tras su dentención EFE CALABOR Los vecinos consideran a Aguilar como una persona insociable y maniático de los ruidos: tiraba cosas a las personas congregadas en torno a los bares No se trataba con nadie, ni te saludaba P. O. BILBAO Los vecinos de Juan Carlos Aguilar, maestro shaolín y presunto asesino de, al menos, una prostituta no tenían muy buena consideración de él. Lo consideraban una persona insociable además de mística En declaraciones a Europa Press Televisión, un vecino del agresor, que vivía en la calle Iturriza de la capital vizcaína, reconoció que no se trataba con nadie, ni te saludaba Tampoco se hacía cargo de sus responsabilidades como vecino. No acudía a las reuniones y cuando le tocaba ser presidente de la finca no había forma de contactar con él. Pasaba olímpicamente de todos los cargos y no se le podía encontrar para hablar de cualquier obra que había que hacer o de lo que fuese afirmó este vecino. Eso sí, al menos reconoce que pagaba normal y corriente Maniático con los ruidos Los vecinos del local donde se encontraba el gimnasio Zen 4 que regentaba el acusado reconocieron que no tuvieron problemas con él. Y es que Aguilar era también bastante maniático con los ruidos. Un vecino de la cale Iturriza recordó que le molestaba el ruido producido durante los fines de semana en los locales de la calle. No te dejan dormir ni nada y eso le molestaba. Les tiraba cosas afirmó. Y eso que habitualmente regresaba tarde a casa, pasadas las dos de la madrugada De todas formas, Aguilar no era