Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES REAL MADRID Radiografía de un técnico DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es deportes ABC ABC La familia, fundamental. Mou, con su hijo, que lleva la camiseta del Inter, y a la derecha, con su Mejores tiempos. Casillas y el ABC mujer, Matilde técnico celebrando la Liga El rival a batir. Mou mira con gesto severo a su contrario, Pep Guardiola. A la derecha, metiendo el dedo en el ojo de Vilanova Era la primera grieta pública con su estrella, con quien comparte representante, Mendes. Fue inesperado. Se los pintaba como miembros de un grupúsculo de portugueses. Eurocopa y Casillas, capitán de la selección, trató de recomponer puentes con Xavi, rival, compañero y amigo de muchos años. Después de aquello, Mourinho dejó al portero en el banquillo en el trofeo Santiago Bernabéu y alineó a Adán. Casillas recuperó el puesto, pero aquel desencuentro no llegó a cicatrizar del todo. Con más poder y menos discrepancias, Mourinho consiguió en su segunda temporada que el Madrid alcanzara un nivel asombroso. El destronamiento del Barcelona en la Liga lo lograron a lo grande, con cifras de récord: 100 puntos, 121 goles, 32 victorias. Fue un campeón imponente que no sólo desplazó al Barcelona, sino que le discutió abiertamente esa verdad revelada de que jugar bien al fútbol era hacerlo como ellos, o parecérsele. El Madrid destiló una fórmula directa y arrolladora que en sus límites más extremos convertía un córner en contra en la ocasión de ataque más ABC gresar al hotel de su equipo, los jugadores azulgrana le recibieron con aplausos. Al día siguiente, en el partido, terminaron expulsados Pepe, Ramos y el propio Mourinho, que se desahogó en la sala de prensa: Si le digo a la UEFA lo que pienso, mi carrera acaba hoy. Por eso, sólo una pregunta: ¿Por qué? Y el desarrollo de los enigmas que según él envolvían al Barcelona: ¿Por qué? ¿Por qué? Obrevo, Stara, Bussaca, Frisk, De Becklere, Stark (todos árbitros) ¿Por qué en cada semifinal pasa lo mismo? La UEFA le sancionó con cinco partidos y 50.000 euros de multa. También al final de ese partido, Cristiano Ronaldo se quejó en público del planteamiento acusadamente defensivo dispuesto por su entrenador: No me gusta jugar así, pero tengo que adaptarme Para el siguiente partido, Mourinho ni lo convocó. El ansiado título La primera temporada dejaba también un boquete de luz. Pocos días antes de los porqués, un gol de cabeza de Cristiano en la prórroga de la final de la Copa del Rey contra el Barcelona les daba un título que llevaban 18 años sin conseguir. Era el segundo que Mourinho le birlaba a Guardiola. Quedaban citados para la Supercopa del final del verano. Para entonces, la tensión no se había evaporado. El segundo partido en el Camp Nou terminó con duras entradas de algunos madridistas, Casillas acusando a los contrarios de simular y un dedo de Mourinho en el ojo de Tito Vilanova, segundo de Guardiola. Aquella temporada terminaba en peligrosa gracias a un contraataque fulgurante y letal. Hacia el final de la temporada, además, el Madrid volvió a ganar en el Camp Nou. Después del 1- 2, Mourinho regresó al campo y sacó alguna fotografía. La felicidad no se completó por una tanda de penaltis contra el Bayern Múnich, pero aquella semifinal de la Champions no se pareció a la de los porqués. Mourinho cerró esa noche un asunto que acostumbra a mantener entreabierto. Pese a tener dos años de contrato más por delante, consideró necesario aclarar que la temporada siguiente estaría en el Madrid para volver a intentarlo. Ese intento fue este año, un curso en el que el Barcelona no pareció un problema desde que entregó públicamente la Liga en noviembre, desde que el Madrid lo derrotó en la Supercopa, la Copa del Rey y los partidos de Liga. En ausencia de esa amenaza y con Guardiola de año sabático, Mourinho