Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es deportes ABC PARA ADMIRAR A El equipo dominador ESPAÑA en los últimos años 110 MOTIVOS Fútbol Club Barcelona Palmarés 77 Tras una travesía por el desierto, los azulgrana ganan título tras título apoyados en la figura de Lionel Messi E. YUNTA FC Un lavado de cara al viejo Camp Nou El estadio del Barcelona, inaugurado en 1957, es uno de los más reconocibles, pero se ha quedado algo viejo y necesita un cambio de imagen para adaptarse a los nuevos tiempos. a sus notables resultados, el Barça se consagró como un grande de Europa. Llegó la segunda Champions en París (2006) cuando todo era feliz con Frank Rijkaard, Ronaldinho, Samuel Eto o o Deco, pero al vestuario le devoró la barra libre y en 2008 se produjo un momento fundamental. Pep Guardiola, el símbolo, ascendía desde el filial al primer equipo para relatar la etapa más gloriosa de estos 114 años de historia. En cuatro años, Guardiola logró 14 títulos de 19 posibles, pero su éxito radica en la forma, en el cómo. No se recuerda a un equipo tan superior y descomunal, impresionante prestación de un grupo que se explica a partir de la figura de Messi. El argentino, cuatro Balones de Oro, es la imagen de este conjunto que se rige por los valores de la cantera y por el buen gusto. E 79 TÍTULOS Con esta, suma 22 Ligas y estira un palmarés tremendo. Además tiene 26 Copas, 4 Champions, 4 Recopas, 3 Copas de Ferias y 2 Mundiales. Éxitos individuales 10 BALONES DE ORO El conjunto azulgrana tiene más Balones de Oro que ningún otro club. El primero fue Luis Suárez y el último Messi, que ha ganado los cuatro últimos años. Afición 1.375 PEÑAS Es, después del Benfica, el club con más socios. Tiene cerca de 175.000 y además existen casi 1.400 peñas repartidas por todo el mundo. Hito histórico 50 GOLES Leo Messi logró el curso pasado 50 goles en Liga, un registro estratosférico. El argentino es el máximo goleador del club. l Barcelona vuelve a estar de fiesta, feliz en su paraíso con otra Liga para estirar su palmarés. Es la 22 de la colección, especial porque tiene mucho peso simbólico después de un año en donde el vestuario ha tenido que negociar con la enfermedad de Abidal y Vilanova, muy bonita por las formas y por la superioridad del equipo azulgrana de principio a fin. El Barça, pese al tortazo ante el Bayern, sigue dando motivos para que su gente se sienta orgullosa. Son 114 años presumiendo por el mundo y reivindicando los valores de una entidad que va más allá de lo deportivo. El Barça es más que un club, tal y como pregonó Narcís de Carreras en la época franquista, y a partir de esa leyenda universal vende la marca de un sentimiento expandido por los cinco continentes. Sólo el Benfica le supera en socios y la masa social azulgrana se eleva hasta el infinito con casi 1.400 peñas. Tots units fem força! (todos unidos hacemos fuerza) exclama la afición en el himno, el Cant del Barça. Con los resultados en la mano, hoy es mucho más fácil ser del Barcelona. El equipo responde con títulos y no es descabellado decir que manda en el siglo XXI por sus éxitos más allá del territorio español. Pero el Barcelona creció desde la adversidad, reducido en otros tiempos por el poderío inmenso del Real Madrid, su enemigo más íntimo y con quien tantas historias ha escrito en los clásicos. Al Barcelona lo fundó un suizo el 29 de noviembre de 1899, de nombre Hans Gamper y protagonista de las primeros relatos en blanco y negro de este club. Gamper, contrariamente a lo que se pueda pensar, no fue el primer presidente, privilegio que le correspondió a Walter Wild. Desde entonces y hasta ahora, el Barcelona ha negociado mil capítulos y no todos tan bellos. Hay un nombre fundamental para entender la evolución de este club. El Barcelona empieza a ser lo que es ahora a partir de 1950 con la llegada de Ladislao Kubala, un futbolista tan bueno y diferente que empequeñeció el viejo campo de Les Corts y obligó a que se construyera el Camp Nou. Fue en 1957 y el estadio azulgrana ha pasado a ser uno de los más reconocibles en el pla- neta fútbol, a la espera de un lifting para adaptarse a los nuevos tiempos. Estaba César y su interminable tormenta de goles, pero es Kubala quien cambia buena parte de la mentalidad de este club. Nace el Barcelona de las Cinco Copas, llega Luis Suárez en 1954 (único español que tiene el Balón de Oro) y el club se estabiliza socialmente. Todos quieren ver al Barcelona. Los culés, denominados así porque cuando jugaban en el campo de la calle Industria se podía apreciar desde fuera todos los traseros sentados en las sillas de madera, da un salto cualitativo a nivel social y explota finalmente cuando aterriza en el Camp Nou un nombre fundamental para justificar todo lo que sucede en este presente: Johan Cruyff, gurú del barcelonismo, único en su especie, genio holandés que alteró la inercia derrotista de la afición. Porque, pese a todo, al Barcelona y a su entorno siempre le ha penalizado ese sentimiento de sufridor hasta en la situación más plácida. Josep Lluís Núñez asumió el poder durante dos décadas, desde 1978, y vistieron la camiseta del Barça ilustres como Diego Armando Maradona, Bernd Schuster o Gary Lineker. Al club, sin embargo, le faltaba un premio gordo y llegó el 20 de mayo de 1992 con la Copa de Europa en Wembley, memorable ese zapatazo de Ronald Koeman en la final ante Sampdoria. Era ya con Johan Cruyff en el banquillo, eran ya los años del Dream Team que se resumieron con esas cuatro Ligas consecutivas para acabar con la Quinta del Buitre y con la primera Champions. Cruyff, cuyo adiós fue traumático después de enfrentarse con Núñez, lo fue todo por su manera de entender el juego, empeñado en cuidar la pelota y con la premisa básica de marcar siempre un gol más que el rival por mucho que se recibieran cuatro. Siempre al ataque, inculcó esa mentalidad que todavía perdura en estos tiempos, el padre de la criatura. Nadie de este Barcelona reniega del sello del holandés, y menos en este Barça. Con la presidencia de Joan Laporta, excéntrico mandamás al que le penalizaron capítulos bochornosos pese