Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 MADRID UNA Y MEDIA DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es madrid ABC JESÚS HIGUERAS LA FORTALEZA QUE DA JESÚS L os Apóstoles vuelven a Jerusalén llenos de alegría después de haber contemplado al Señor subir al Cielo. Puede parecer una contradicción, pues en principio se quedan solos para sacar adelante la tarea de anunciar al mundo la Buena Noticia de la Salvación, pero saben que no es así, pues Jesús les prometió estar con ellos todos los días hasta el fin del mundo. Es verdad que ya no estaría de un modo visible, pero no por ello su presencia dejaría de ser eficaz. La fiesta de la Ascensión del Señor a los Cielos es la fiesta de la confianza de Dios en los hombres, pues encomienda a los Apóstoles y a todos los creyentes la tarea de sacar adelante la Iglesia, es decir, la continuación de la obra de la Redención. Sabemos que no es una tarea fácil y que el mundo se enfada muchas veces e incluso ataca abiertamente a todos los que queremos construir la Iglesia para el bien de los hombres, pero no por ello nos desanimamos, pues ya nos advirtió el Maestro que lo mismo que habían hecho con Él lo harían con sus discípulos. Nosotros debemos continuar la tarea que Jesús encomienda a los suyos sin dejarnos dominar por el miedo al ridículo o al fracaso, pues aunque no le veamos con los ojos del cuerpo, el Señor está sentado a la derecha de Dios Padre, que es lo mismo que decir que participa de todo su poder y que cuida con providencia amorosa de cada uno de los discípulos que viven la fe en esta tierra. No está lejos el Señor, todo lo contrario, está mucho más cerca de lo que pensamos, pues desde nuestra intimidad nos sostiene y fortalece para que seamos instrumentos de su amor en el mundo. Basta con que tengamos fe para que su Espíritu nos aliente e ilumine en los momentos de especial dificultad, que seguro no nos faltarán. Esta imagen, cedida por la perfumería, muestra su establecimiento de la calle Sevilla durante la Guerra Civil Álvarez Gómez deja Serrano Esta emblemática perfumería se va de la Milla de Oro y cierra así su última tienda TATIANA G. RIVAS MADRID La empresa se instaló en la calle Serrano en 1952. Antes estuvo en la calle Sevilla Serrano 14 dejará de oler pronto a limón de levante, lavanda mediterránea, eucalipto, espliego, bergamota y romero. Estas esencias naturales entre otras que han aromatizado durante un siglo a cuatro generaciones de madrileños no volverán a comercializarse en la que ha sido desde hace 61 años la gran perfumería de Álvarez Gómez. Echa el cierre. Casi todos sus productos están en liquidación. Algunos hasta a la mitad de precio. Y aunque en el escaparate detallan como motivo de clausura traslado según informan desde el departamento de marketing: Una tienda de Álvarez Gómez como hoy se la conoce, de perfumería multimarca, no volverá a existir Su idea es continuar comercializando el producto a través de internet o de grandes distribuidores. Hay planes de tener otro establecimiento, pero a modo de sinergia apuntan, aclarando que no hay un plan fijo ni local contemplado para una nueva ubicación. La crisis ha sido el motivo que ha llevado a esta tienda a desaparecer físicamente de la tierra que les vio na- ISABEL PERMUY cer en 1899 y crecer hasta hoy. En los últimos 15 años han ido traspasando otros locales que tenían. La situación económica actual hace muy difícil sostener este negocio en el Barrio Salamanca manifiestan desde Álvarez Gómez. Como otras empresas que han abandonado la Milla de Oro, ellos tampoco han llegado a un acuerdo con el edificio, propietario del local, para continuar renovando el contrato de arrendamiento a un precio razonable. Tres primos emigrantes El origen de esta perfumería se remonta a 1899, cuando tres primos, procedentes de León, decidieron montar su negocio en la capital. Herminio Álvarez Gómez, Belarmino Gómez y Emilio Vuelta Gómez empezaron a trabajar en la calle Peligros y posteriormen- te, en 1905, se instalaron en la calle Sevilla, 2. Allí pusieron por primera vez el rótulo de la tienda. Se eligieron los apellidos de Herminio porque fue el que más dinero desembolsó en la empresa. En 1912 empezaron a fabricar de modo artesanal, en el sótano de la tienda, el agua de colonia concentrada que llega hasta nuestros días. En la posguerra, ya los descendientes de los fundadores se dejaron la piel por abastecer a un mercado carente de casi todo. Fueron los que más impulsaron el negocio. A día de hoy, Álvarez Gómez está más centrada en la expansión internacional y la creación de nuevos productos. Su fragancia se extiende por Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Emiratos Árabes e Italia. La marca sigue prosperando. Su huella siempre quedará en Serrano.