Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 65 ABC tadora pero también horriblemente infeliz y todos aman a quien no deben y hay también brutalidad, adulterio, desencanto, violencia. Hay algo romántico, desmesurado, casi fantástico en el libro. El millonario desconocido hace lujosas fiestas llenas de invitados a los que no conoce con la esperanza de que quizá, una noche, su amada cruce el agua y aparezca en una de ellas. ¿Es esta la única forma en que un hombre y una mujer pueden encontrarse? Da la impresión de que Gatsby tiene una relación mágica con el dinero, y que no entiende verdaderamente cómo funciona la riqueza. También románticas, desmesuradas, casi fantásticas son las frases del libro. Debió de haber sentido que había perdido el antiguo y cálido mundo de antaño y pagado un precio demasiado alto por vivir demasiado tiempo con un único sueño. El virtuosismo con las palabras de Fitzgerald es patente en cada frase. De Tom, el millonario que fue jugador de fútbol, nos dice que tiene un cuerpo cruel una colocación de palabras que jamás habíamos oído y que resiste, además, cualquier traducción. Y al describir a Daisy: Su cara era triste y bonita y había en ella cosas brillantes Esas cosas brillantes son sus ojos y su boca. El libro está, en verdad, lleno de luz, lleno de brillo, lleno de oro. Dorado es el canto de los libros de Nick, el brazo de Jordan, el lápiz de Daisy, la corbata de Gatsby. Nada dorado permanece dice el poema de Frost, y ese dorado del que habla es la juventud. La cita que inicia el libro, de un poema de Thomas Parke D Invilliers, dice: Ponte el sombrero dorado, si crees que a ella le emocionará verlo. Dorado es también Thomas Parke D Invilliers, que no es más que un alter ego del propio Scott Fitzgerald. Y doradas son las hojas de los árboles al final del libro, cuando llega el oro por fin, pero no es la riqueza inútil, ni la felicidad imposible, sino el otoño. FRANCIS SCOTT KEY FITZGERALD (1896- 1940) El decadente brillo de la feliz Arcadia americana A. IBÁÑEZ MADRID Hemingway no hace un retrato muy halagüeño de él en París era una fiesta. Dominado por una joven esposa tan bella como neurótica, Scott parece un muchacho indefenso, lleno de complejos y pequeños temores. Pero pocas veces una figura individual ha simbolizado con tanta intensidad una época. Rubio, atractivo, brillante, surgido del mundo arcádico de las grandes universidades americanas, es el joven dorado, la gran promesa, que se une a la top girl Zelda Sayre para alcanzar una vida de lujo, fiestas, alcohol, automóviles, villas en la Riviera y música de jazz. Es la época de la velocidad, el comienzo del frenético siglo XX, en el que todo debía estar dominado por una plástica claridad. Sin embargo, las cosas no van tan bien como debieran. A Zelda se le diagnostica esquizofrenia, y pasará el resto de su vida en instituciones psiquiátricas. Suave es la noche, una de las mejores novelas de Fitzgerald, recoge estas vivencias agónicas. Gertrude Stein le dice a Hemingway que son una generación perdida y ninguna carrera individual parece tan perdida como la de Fitzgerald. Los problemas financieros se acumulan, y se dedica a escribir relatos breves, pero no lo hace por vocación ni por necesidad estética, sino por dinero. Luego intenta el éxito en Hollywood. El alcohol hará el resto. Toda un aura romántica rodea no solo su figura y su leyenda, sino también sus novelas. Junto con Hemingway, es uno de los escritores más líricos y elegíacos del modernismo. Un mito literario La vida del autor se convirtió en leyenda y un aura romántica ribetea su vida, sus obras y su estilo La era del Jazz Gatsby es la metáfora perfecta de una época que fue definida por Fitzgerald como la era del jazz ABC www. esl. es jovenes ¿Vacaciones inteligentes? Programas juniors de 7 a 17 años ESL Madrid ESL Barcelona ESL Valencia t 91 115 04 41 t 93 343 78 44 t 96 328 70 99