Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 57 y financiera más estricta. La financiación será pública y privada, en condiciones que irán negociándose, lentamente. La construcción de la parte submarina del proyecto está evaluada en unos mil millones de euros. La totalidad del proyecto pudiera superar los 15.000 millones de euros. Mónaco espera asociar a los constructores a la futura gestión comercial del proyecto, ofreciéndoles la explotación de una parte significativa de los nuevos espacios comerciales, los servicios consagrados a ocio y al gran lujo. Una revolución El príncipe Rainiero, el padre del príncipe Alberto, salvó Mónaco de la ruina económica lanzando los grandes proyectos urbanísticos de los años 60 y 70 del siglo pasado, con los que se ponía fin al Mónaco legendario y difunto de los príncipes rusos y la alta aristocracia, europea que fueron los clientes del Mónaco anterior a la Segunda Guerra Mundial. El príncipe Alberto heredó un princi- pado definitivamente consagrado a los servicios, la alta finanza y el lujo de nuevo cuño. Y espera consumar una nueva y pacífica revolución del modelo económico nacional, inventando una nueva ciudad con terrenos robados al Mediterráneo. Durante el boom inmobiliario de la segunda mitad del siglo pasado, la ecología era una inquietud sencillamente insignificante. Desde su coronación, el príncipe Alberto subrayó que las actividades filantrópicas y humanitarias, la ecología y el arte, tendrían una importancia significativa en la construcción del nuevo Mónaco del siglo XXI. Se trata de prioridades estratégicas de nuevo cuño en uno de las encrucijadas del lujo de la historia de nuestra civilización. JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA LIDERAZGO IGNACIANO En el mundo hay 17.287 jesuitas. En España forman parte de esta compañía de vida 1.239 miembros L La nueva ciudad semisubmarina es un proyecto personal del Príncipe Alberto que sueña con combinar el superlujo con la ecología os jesuitas y lo jesuítico está de moda en España. Los primeros compases de la novedad apostólica ignaciana aparecieron con motivo de la JMJ y su proyecto Magis. Después vino la elección del Papa Francisco. Durante estos días hemos tenido en España al Prepósito General de la Compañía de Jesús P. Adolfo Nicolás, en visita a la Provincia canónica de Castilla. A estas actividades hay que sumar, en otro orden, el éxito reciente de la biografía de san Ignacio de Loyola, patrocinada por la Fundación Juan March, y el libro sobre el polémico y desconocido P. Llanos. Según las últimas estadísticas de 2008, los jesuitas son 17.287. En Es- paña forman esta peculiar compañía de vida 1.239 miembros, de los cuales 949 son sacerdotes y 240 están en período de formación. Un tiempo que dura entre diez y doce años. En el año 2014 está prevista la unificación de los territorios canónicos de la Compañía de Jesús en España. Un proceso que ha marcado tendencias y que está influyendo en otras congregaciones religiosas. En la visita de estos días del P. General hay dos preguntas en el trasfondo: ¿En qué media la forma jesuítica influirá en el Pontificado del Papa Francisco, que no es lo mismo que preguntarse de qué forma el Papa Francisco influirá en la renovación de la Compañía de Jesús? Y la segunda, ¿habrá llegado el momento de un nuevo liderazgo ignaciano en la Iglesia? El Prepósito, en la abarrotada misa de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en Valladolid, señaló que una de las cosas nuevas del Santo Padre es esta preocupación por lo que es importante. Lo secundario viene después. Todo lo meramente externo es secundario. Lo importante es qué tipo de personas somos En Villagarcía de Campos se refirió a los retos que tienen que afrontar los jesuitas: la dispersión, la distracción y la superficialidad. La respuesta, según el modo ignaciano y el del Papa Francisco, hará posible un nuevo liderazgo.