Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es internacional ABC No creo en un mundo dirigido por un G- 2 de China y EE. UU. ENTREVISTA Joseph Nye Exdecano de la Kennedy School El politólogo y analista internacional, creador del concepto de poder suave no cree que Obama vaya a crear una zona de exclusión aérea en Siria BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES A sus 76 años, Joseph Nye es quizás el anciano venerable por excelencia de entre los grandes analistas de las relaciones internacionales. En un célebre artículo publicado en 1990 en Foreign Policy acuñó para siempre el concepto de poder suave soft power que define como la capacidad de persuadir sin necesidad de recurrir a la coerción, el dinero o el uso de la fuerza. Pero, como explicaba esta semana en Londres, la gente lo confundió enseguida con la idea de ser amable con los demás para resolver problemas por lo que en 2004 escribió un libro sobre el poder inteligente la combinación virtuosa del poder militar y el poder suave que define, según coinciden los analistas, la política exterior de presidentes como Bill Clinton o Barack Obama. Nye es a la escuela liberal lo que Kissinger es a la realista. De inclinación progresista, trabajó para los presidentes Carter y Clinton. Y fue decano durante años de la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, donde dobló la proporción de estudiantes extranjeros del 22 al 44 con los chinos como grupo más numeroso. Me acusaron de estar alimentando al enemigo explicó en la presentación de su nuevo libro, Presidential leadership and the creation of the american era el jueves en Chatham House, el gran think- tank británico de relaciones exteriores. Nye divide los presidentes de EE. UU. en dos tipos, los transformadores y los componedores Valora más la aportación de estos últimos, representados por George Bush padre. El presidente número 41 de los Estados Unidos (1989- 1993) según Nye, presidió un periodo de grandes transformaciones sin orquestarlas, pero su mera confianza como gestor y hacedor de compo nendas fue crucial Del actual presidente destaca la combinación de estilo inspiracional con un estilo de toma de decisiones muy prudente Pero, en conversación con ABC, se resiste a predecir cómo actuará en crisis internacionales como la de Siria. ¿Cuál puede ser la aportación de la UE como actor global en un escenario posausteridad, con el debilitamiento económico que ha implicado? -Europa tiene todavía una capacidad enorme y, cuando actúa como bloque, su economía es mayor que la de EE. UU. No creo que debamos borrar a Europa de la foto, la UE tiene el potencial de ser un actor global importante. El problema es que, con la recesión en gran parte de Europa, el continente de forma natural está centrado en sí mismo. ¿De qué dependerá ese regreso a la escena internacional, del tipo de líderes que tengamos? -Si miramos al caso libio, los europeos jugaron un papel importante. El poder suave es importante para Europa, pero algunos países cuentan todavía con capacidades importantes de poder duro ¿Logrará Europa hacer oír su voz en un mundo gobernado por el llamado G- 2, EE. UU. y China? -No veo esa idea de un mundo dirigido por un G- 2. Ni tampoco en la de un mundo posamericano. En muchas cuestiones transnacionales, se necesita la cooperación de Europa y de Japón, además de potencias emergentes como Brasil o India. Cada vez más, los presidentes de EE. UU. harán frente a situaciones en las que obtener el resultado deseado requerirá compartir poder tanto como ejercer poder sobre los otros. El politólogo y ensayista Joseph Nye ABC El caso libio Algunos países europeos tienen un gran poder duro como demostraron en Libia Obama hará más en Oriente Medio ¿La retirada de EE. UU. del proceso de paz entre israelíes y palestinos es prudencia o la muestra de que no hay solución? -Creo que el secretario de Estado, John Kerry, va a poner más énfasis en este asunto. Ha viajado más a Oriente Medio que a Asia, a pesar de que la prioridad de su Gobierno es reequilibrar las relaciones con el continente asiático. Y creo que tienen esperanzas de que pueden alcanzar el primer paso hacia un acuerdo de paz. Es muy difícil hacerlo cuando en Israel tenemos un Gobierno muy resistente al cambio y grandes diferencias entre Fatah y Hamás entre los palestinos. Pero la Administración Obama está convencida de que debe hacer un esfuerzo mayor. ¿Sueña Obama todavía con apadrinar su propia conferencia de paz o ha renunciado al apretón de manos histórico? -No lo sé. El hecho de haber pedido a Kerry que dedique tiempo a esta cuestión es una señal. Quizá su expectativa realista sea que las partes se comprometan a un calendario serio, que no tiene por qué limitarse al final de su presidencia en 2016. ¿Encontrará Obama la dosis adecuada de poder inteligente en Siria? -Es muy difícil. En este momento la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, y la legitimidad por tanto de la que surge el poder blando está siendo bloqueada por Rusia y China. En Libia, Obama pudo combinar poder duro y poder blando porque contaba con una resolución de Naciones Unidas. El debate ahora se centra en ofrecer ayuda militar a los grupos más moderados de entre los rebeldes sirios. Incluso, algunas voces como el senador John McCain piden más, como el establecimiento de una zona de exclusión aérea. Pero no creo que el Gobierno lo esté considerando. ¿Fue un error calificar de línea roja el uso de armas químicas? -No lo sabemos todavía. Si se demuestra que el Gobierno ha empleado armas químicas, eso sería una base para dar armas a ciertos grupos rebeldes. Pero la reciente declaración de Carla del Ponte insinuando que los rebeldes habrían usado también armas químicas ha creado demasiado incertidumbre. -El conflicto sirio podría complicar el tablero de Oriente Próximo... -Sí. Nadie sabe lo que puede pasar con la situación en Siria.