Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 29 En clave de nuevo económica, el consejero catalán de Interior y presidente del consejo nacional de UDC, Ramon Espadaler, dijo que es necesario superar el 2 del déficit para preservar el Estado de Bienestar Espadaler defendió la aplicación del déficit asimétrico entre comunidades autónomas porque ellas mismas ya son asimétricas desde las perspectivas culturales, lingüísticas, sociológicas y también desde una perspectiva presupuestaria y competencial Por su parte, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, recordó que un déficit del 1,8 supondría unos recortes de 2.600 millones mas que el año pasado Que el Gobierno español proponga, prometa, acuerde o firme cualquier cosa no es nunca garantía de que la cumpla añadió. El primer secretario del PSC, Pere Navarro, elogió por su parte el diálogo restablecido entre el Gobierno español y la Generalitat aunque a Junqueras no le guste mucho porque él trabaja para que CiU continúe con la política de confrontación Asimismo, el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, lamentó que CiU, PP y ERC se dediquen a discutir sobre el déficit porque implica hacerlo sobre nuevos recortes, en lugar de plantear una estrategia para reducir el paro. EL ROMPEOLAS. ESPAÑA VISTA DESDE CATALUÑA POR JUAN CARLOS GIRAUTA Una tarde cualquiera L a bendita tecnología permite escribir en las cafeterías, en los bancos del parque, manteniendo cuantas obras de referencia se deseen. En una céntrica terraza barcelonesa saco mi tableta dispuesto a comenzar lo que tienen delante. No puedo evitar oír el discurso que, en monótono zumbido, despliega un esforzado, destrozando la sintaxis inglesa, en la mesa vecina. Le escuchan en silencio, entendiéndole a medias, una docena de turistas alemanes. Esa voz nasal... ¡Claro! Confirmo, en un discreto giro de cabeza, que el esforzado es un poeta catalán. De hecho, podría afirmarse que se trata del poeta catalán por excelencia. El poeta oficial, el tipo que lleva varias décadas representando tan comprometido papel. ¿Pondrá poeta en sus documentos? ¿Le concederán los bancos un crédito a un poeta? A este seguro que sí. Vive bien de su verdadero trabajo, la afiliación. Porque él es el poeta afiliado a las causas que el gobierno nacionalista de turno disponga. No imaginaba que entre sus responsabilidades, amén de mamandurrias culturales sin cuento, se contara la de evangelizar extranjeros para la causa del derecho a decidir (sabrán ustedes por Pere Navarro que el sintagma significa secesión) Pero el vate, para cumplir consigo mismo, remata con el recitado de algunos de sus ignotos versos el ladrillo doctrinario previo, que no perdona nada: ni el 8 por ciento de déficit fiscal catalán ¿cómo se puede pasar de un porcentaje de déficit a la delicada lírica? ni la profunda diferencia de los pueblos que forman el Estado Español, ni el error de tal Estado al no aceptar la asimetría, ni la inexorable celebración de un referéndum. Sin duda, los alemanes prefieren la poesía. Se han venido arriba. Le dicen al esforzado que el catalán suena muy bien. Eso es sabido. Alguien procede a traducir lo recitado al alemán. Finalmente, uno de los asistentes le revienta la tarde al poeta pidién- dole que él mismo traduzca sobre la marcha lo leído al español. También quiere saber cómo suena, o quizá conoce algo nuestro idioma. El poeta, vencido, cede. Si hasta los turistas llegan estas pesadeces, imagínense cómo será para los catalanes de a pie que no nos resignamos a Matrix. Viniendo a la terraza desde donde les escribo, un tipo ha exclamado a mi paso Visca Catalunya lliure! En un café de paso, un viejo le ha dicho a la camarera en voz alta, mirándome: Mis hijos lo odian Cuando les cuento estas cosas a mis compañeros de tertulias, nacionalistas en su gran mayoría, me responden que a ellos también los tratan mal en Madrid. Y cuando sugiero, sin ánimo de ofender, que no creo que en Madrid los reconozcan por la calle, suelen corregirse lamentando que, a ellos, los medios madrileños ni siquiera los invitan. Implícito está: a diferencia de nosotros los catalanes, que sí te invitamos a ti. Porque claro, yo debo ser madrileño. Este es el nivel.