Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2013 abc. es ABC La oficina del presidente Mariano Rajoy, en La Moncloa Anatomía de un despacho Mariano Rajoy solo ha cambiado de lugar las banderas de España y la Unión Europea- -situadas en tiempos de Rodríguez Zapatero junto al sofá- -para arrimarlas a su mesa de trabajo. El resto sigue intacto. Reflejo de su gestión, con más forma que fondo, la etapa del último presidente socialista estuvo marcada por las transformaciones estéticas en La Moncloa, donde paredes, telas, mobiliario y elementos decorativos se adecuaron a los gustos de José Luis Rodríguez Zapatero y Sonsoles Espinosa. Mariano Rajoy, en cambio, no ha tocado nada en la residencia presidencial, ni siquiera una silla, al menos en la zona reservada para su trabajo diario, quizá porque el exceso de tarea y de presión ambiental le impidan distraerse con las apariencias que definieron el mandato de su antecesor. Todo permanece en su sitio, a la espera de que un respiro le permita, al menos, cambiar un cuadro. Una habitación con vistas Las puertas francesas comunican el despacho con los jardines de La Moncloa Lápices a medida El nombre de Mariano Rajoy Brey aparece grabado en los elegantes lápices, sin apenas uso cuando se hizo la foto, que el presidente tiene en su escritorio El despacho incluye tres estancias: escritorio, mesa informal de reuniones y un amplio salón para recibir invitados Imagen oficial difundida por La Moncloa en la que Rajoy aparece trabajando en su despacho