Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE MAYO DE 2013 abc. es estilo GENTESTILO 89 Una imagen del emotivo acto en la finca de Tatoi, al norte de Atenas, donde fueron exhumados los restos de la prima de Doña Sofía ABC La Princesa Irene de Grecia despide a su prima Alejandra Repudiada por la nobleza griega y condenada al exilio por los nazis, ahora sus restos viajan a Serbia BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL EN ATENAS Ayer por la mañana tuvo lugar en el cementerio real de la finca de Tatoi, al norte de Atenas, la exhumación de los restos de la Princesa Alejandra de Grecia, que fue esposa del Rey Pedro II de Yugoslavia. Durante una ceremonia privada, fue su hijo el Príncipe Alejandro de Yugoslavia, acompañado por su mujer la Princesa Katerina y su prima carnal la Princesa Irene de Grecia, quien presidió la exhumación, en presencia del representante del Gobierno griego, el embajador Násas Kodélas, y otras personalidades. Ofició el responso el Metropolita (Obispo) Atenágoras junto al Archimandrita Patríkios, antiguo capellán de la Familia Real griega. Pocas horas después los restos, recubiertos por una bandera griega, serían trasladados hasta Belgrado, para ser depositados en la Capilla Real, donde el Patriarca de Serbia ofició horas después un funeral de Estado. En dicha Capilla se encuentran ya los restos de su esposo y los de la Reina Madre María (una princesa rumana antes de su boda, conocida bajo el apodo de Mignon) Dentro de pocos días, el 26 de mayo, tendrá lugar el funeral de Estado para toda la familia en el Mausoleo Real de la Iglesia de San Jorge en Oplenac, a cien kilómetros de Belgrado. La actual República Serbia ha permitido el regreso de la Familia Real, aunque no tienen ningún papel constitucional. Princesa sin Reino. Alejandra tuvo que huir de Yugoslavia tras la invasión nazi Guapa, discreta y sola La Princesa Alejandra de Grecia y Dinamarca es un caso especial de la historia contemporánea: fue la única hija del Rey Alejandro II (nombrado regente en 1917, cuando su padre, el Rey Constantino, y su hermano, el entonces Príncipe Jorge, fueron exiliados por el gobierno de la época) y de su esposa, la bella Aspasía Mános. El joven Rey, con 25 años, se había enamorado locamente de Aspasía, con quién finalmente se casó en secreto ante el disgusto de su familia, Irene de Grecia, hermana de la Reina Doña Sofía, asistió al acto de la corte y de todos los griegos en general, que no aceptaban este matrimonio morganático. Tuvo la desgracia de fallecer inesperadamente de una septicemia provocada por el mordisco infectado de un mono, y su hija póstuma nació cinco meses después, en marzo de 1921, en Atenas. Tras una infancia y adolescencia marcada por estancias y estudios en el extranjero, sufriendo el ostracismo de la sociedad griega hacia su madre, Alejandra se casó con el joven Rey Pedro II de Yugoslavia (exiliado en Londres tras ser expulsado por los nazis de su país) con el que sólo tuvo un hijo, el actual Príncipe Alejandro Karageorgevitch. Con la llegada de los comunistas, la Familia Real de Yugoslavia no pudo volver a su país. Conocida por su belleza y discreción, Alejandra falleció en Inglaterra en 1993 separada de su marido, y fue enterrada en el cementerio real de la finca Tatoi, residencia privada y estival de la Familia Real griega donde también están enterrados sus padres. La finca de Tatoi es ahora propiedad del Estado griego, tras una expropiación forzosa que terminó en el Tribunal de Estrasburgo. El dictamen final obligó al Estado griego a compensar al Rey Constantino de Grecia y su familia (su hermana la Princesa Irene y su tía la Princesa Catalina) Ahora, ahogado por las deudas y la crisis económica internacional, el Estado intenta privatizar toda la propiedad, con un alquiler entre 50 y 99 años, excepto el terreno que rodea al Cementerio Real y que siempre deberá mantener su acceso público.