Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Fórmula 1 Gran Premio de España SÁBADO, 11 DE MAYO DE 2013 abc. es deportes ABC Fernando Alonso estuvo a sólo 17 milésimas por detrás de Vettel en los entrenamientos de ayer EFE Decenas de autógrafos al día EFE El piloto, al que visitó el ciclista Purito Rodríguez, se refugia en su familia y en una vida monacal en Granollers Un día en la rutina de Alonso JOSÉ CARLOS J. CARABIAS MONTMELÓ Entrenamientos 1 1. Alonso (Ferrari) 1: 25.252 2. Massa (Ferrari) a 0.203 3. Vergne (Toro Rosso) a 0.415 4. Grosjean (Lotus) a 0.790 ranollers amaneció con una bruma gris digna de la fina llovizna del Cantábrico. Como casi siempre en un fin de semana de carreras, la luz se hizo temprana para Fernando Alonso en el hotel de cuatro estrellas que ocupa en la localidad del Vallés. Diana pasadas las siete de la mañana, cita con su grupo de colaboradores a las ocho en la recepción y, franqueados sin tráfico los 8,5 kilómetros hasta la verja del circuito de Montmeló, el piloto comparecía puntual a las nueve de la mañana en la primera reunión del día con los ingenieros de la escudería del cavallino. Así arrancó la jornada de ayer para Alonso en el gran premio de España, un día en la oficina en una práctica que tiene mucho de rutina. Alonso se desplaza en un Maserati que Ferrari le presta para sus comparecencias en las carreras de Europa. A diferencia de los otros pilotos de la parrilla, él prefiere no conducir el bólido de calle. Ha salido del hotel de Granollers en dirección Montmeló por la carretera del Masnou después de desayunar cualquier cosa en la sala privada que la dirección del establecimiento prepara para el asturiano y su corte. Cataluña ofrece al piloto un cómodo desplazamiento familiar. A Montmeló han venido sus padres, José Luis y Ana, su sobrina María, y su habitual G Entrenamientos 2 1. Vettel (Red Bull) 1: 22.808 2. Alonso (Ferrari) a 0.017 3. Webber (Red Bull) a 0.083 4. Raikkonen (Lotus) a 0.222 Clasificación, hoy, 14.00 h A 3 TV Comida frugal en el circuito a las 12.30 ALO OFICIAL séquito de colaboradores, el fisioterapeuta italiano Fabrizio Borra y su representante Luis García Abad. A las nueve estudia Alonso los planes de la primera sesión de entrenamientos con su grupo de ingenieros de Ferrari, encabezados por Andrea Stella. Tal o cual neumático, ésta y aquella prueba de alerones, ensayos de la salida, etc. en una charla que dura cuarenta minutos. La agenda se cumple a rajatabla en la F 1 con precisión suiza. El entrenamiento de hora y media resulta provechoso para el piloto español, primero por delante de su compañero Massa. Entre las idas y venidas al garaje, Alonso tiene algún momento para departir con Joaquín Purito Rodríguez, el ciclista español del Katusha, segundo del Giro 2012 y número uno de la clasificación mundial, que Purito Rodríguez y Kiko García ABC se ha acercado al circuito catalán invitado por el asturiano. La charleta con el corredor es de doble dirección. El ciclista pregunta al piloto por el imponente Ferrari que tiene delante de los ojos y Alonso quiere conocer novedades en el pelotón, además de las consideraciones de Purito sobre la Colnago que el piloto monta por las carreteras de Asturias. Le chifla el ciclismo confirma Purito después de compartir unas horas con el doble campeón del mundo de F 1. Alonso emplea su tiempo en otra reunión, 45 minutos con los ingenieros para analizar los datos de la sesión. La comida, en torno a las 12.30, es frugal. Un poco de pasta, arroz con tomate de bote y agua. La segunda tanda de entrenamientos también es positiva. Hace segundo, solo 17 milésimas más que Vettel. Las sensaciones son positivas. Somos competitivos cuenta en un tumulto total frente a un panel publicitario en rueda de prensa a las 15.35. Toca reunión con los ingenieros, otros 45 minutos para calibrar datos y desentrañar telemetrías. Unos instantes de asueto para comentar la jugada con su círculo íntimo antes de presentar sus huesos en otra junta: la Asociación de Pilotos, a la que acudió María de Villota, recibida con aplausos. Sin público en las gradas, guarecido en el gigantesco campamento de Ferrari, apurando una nueva cita con los jefes del equipo para preparar la clasificación de hoy, Alonso vuelve a la carretera del Masnou, a una cena tranquila y familiar, a tiempo de ver la Final Four de baloncesto. Mañana será otro día en la rutina de la Fórmula 1.