Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE MAYO DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 51 estará lista este mes CONSEJO DE MINISTROS El Gobierno estudia el encaje del aborto por malformación M. C. MADRID Manifestación contra la reforma educativa el jueves en Madrid ISABEL PERMUY La nueva ley del Aborto que prepara el Ministerio de Justicia desde hace un año y medio sigue sin tener fecha de aprobación. Muy pronto dijo el ministro Alberto Ruiz- Gallardón, tras sucesivos retrasos. Mientras tanto, la falta de un texto definitivo y las distintas propuestas que se van conociendo han originado confusión incluso en las filas del PP, como se ha visto esta semana. Ante esta situación, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, trató ayer de fijar las líneas maestras de la nueva norma que prepara el Gobierno, y admitía que una de las partes más novedosas, la limitación del aborto por malformación del feto, no está aún cerrada y se está estudiando. Santamaría explicó que la reforma tendrá dos pilares. Por un lado, la doctrina del Tribunal Constitucional, que se fijó en 1985 sobre la anterior ley de supuestos del aborto. Esa será la base de la norma que está preparando ahora el Gobierno del PP, aunque con más garantías y, según los planes de Justicia, con más restricción respecto al aborto eugenésico. Por otro lado, el otro gran objetivo de la reforma es eliminar la posibilidad de que las menores de 16 años puedan abortar sin conocimiento paterno. Así, el Gobierno quiere que las menores tengan la asistencia de sus padres en ese momento, partiendo de una cuestión: el aborto es siempre un fracaso, y es un fracaso de todos y también socialmente según subrayó la vicepresidenta. Más sensibilidad Respecto a la intención del Ministerio de Justicia de cribar los casos en los que se pueda abortar por malformación de feto, Santamaría advirtió de que el Gobierno está estudiando la Convención de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, y su recomendación sobre la restricción del aborto por casos de discapacidad. Estamos en ese punto señaló. La número dos del Gobierno sí pidió, sin referirse a nadie en concreto, más sensibilidad en el debate y en las declaraciones públicas, así como el máximo rigor