Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL SÁBADO, 11 DE MAYO DE 2013 abc. es internacional ABC Principales candidatos Nawaz Sharif El tigre vuelve de nuevo Exprimer ministro, se perfila como el gran favorito. Conservador, religioso, fundador de Liga Musulmana de Pakistan, cuyo símbolo es el tigre, e importante hombre de negocios es el hombre fuerte de Punjab, provincia más poblada del país. Su vida política está marcada por sus choques con Pervez Musharraf, que le quitó del poder por medio de un golpe de estado en 1999. Imran Khan Excapitán de la selección de críquet La gran revelación de la campaña es el excapitán de la selección nacional de críquet. Su partido se perfila como alternativa a los partidos tradicionales y será clave para futuras coaliciones. Tampoco se descarta al propio Khan como jefe de Gobierno. Deportista con fama de playboy y miembro de una familia acomodada pastún de Lahore, Khan ha repartido su vida entre esta ciudad y Londres Bilawal Bhutto Penúltimo representante de una saga Mi madre siempre decía que la democracia es la mejor venganza Estas fueron las primeras palabras de Bilawal Zardari Bhutto, el primogénito y único hijo varón de Benazir y Asif Zardari, tras aceptar hacerse cargo del partido fundado por su abuelo, tres días después del asesinato de su madre. Graduado en historia en Oxford, ha vivido la mayor parte de su vida en el extranjero. Pervez Musharraf El exgeneral se ha quedado solo Ha pasado en cinco años de dirigir Pakistán a vivir bajo arresto domiciliario. El ex general, que se alzó con el poder tras un golpe de estado en 1999 y no lo soltó hasta 2008, regresó al país para participar en las elecciones como líder de su nuevo partido. Pero le persigue la Justicia paquistaní, entre otras causas por obstruir la investigación del asesinato de Benazir Bhutto. Pakistán vota bajo la amenaza de un baño de sangre El país desafía al fanatismo de los talibanes en unas elecciones históricas MIKEL AYESTARAN Las fuerzas de seguridad de Pakistán están en alerta máxima. Ochenta y seis millones de ciudadanos tienen una cita con las urnas que los talibanes amenazan con reventar a base de atentados. No aceptamos el sistema de los infieles llamado democracia señaló Hakimula Mehsud, líder del grupo, según un mensaje obtenido por la agencia Reuters. 600.00 hombres velarán por la seguridad de los 73.000 centros de voto. Aunque los ataques a los actos de campaña ya han costado la vida a más de 110 personas durante la campaña electoral, el terrorismo es tema tabú entre unos candidatos que protagonizan un momento histórico porque es la primera vez en los 66 años de historia del país que se realiza una transición entre gobiernos civiles, sin golpe de estado militar de por medio. No hablan del terror, pero los mítines desde cabinas con cristales blindados, la presencia masiva de guardaespaldas o las apariciones en vídeo para evitar el riesgo de mostrarse en público muestran el miedo de las grandes figuras a sufrir un ataque. El terrorismo o la terrible situación que viven las minorías en el país son auténticos tabúes, y los candidatos no hablan sobre ello por miedo y por pura estrategia electoral, para no perder votos opina Ana Ballesteros, investigadora en el Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos de la Universidad Autónoma de Madrid. La violencia política no es nueva, pero esta vez son los talibanes quienes la monopolizan y especialmente contra los partidos considerados liberales, que han sido los que más ataques han sufrido en el último mes subraya Ballesteros. Partidos como el Partido Popular de Pakistán (PPP) liderado por Bilawal Bhutto, último heredero de esta familia de larga tradición política, que, además de estos ataques, el jueves sufrió el secuestro de Alí Haider Guilani, hijo del exprimer ministro. El propio Bilawal seguirá la jornada electoral desde fuera de Pakistán para evitar cualquier riesgo. Sharif y Khan, favoritos Junto a los atentados terroristas, la campaña ha estado marcada por el regreso de Musharraf para participar en las elecciones y su posterior arresto domiciliario, por el asesinato del fiscal del caso de Benazir Bhutto y la caída en un mitin de Imran Khan, uno de los principales candidatos que permanece ingresado en un hospital de Lahore recuperándose de las heridas en cabeza y espalda. Las encuestas realizadas a lo largo de la semana apuntan a la victoria de la conservadora Liga Musulmana de Pakistán Nawaz (PML- N) liderada por el exprimer ministro Nawaz Sharif, que de esta forma podría volver a asumir el poder catorce años después de abandonar el país tras el Militares paquistaníes vigilan la distribución de material electoral AFP Elecciones atípicas Sin golpe militar Esta es la primera vez en la historia de Pakistán que se produce una transición de gobierno entre mandatarios civiles. Violencia Ya ha habido más de cien muertos en atentados durante la campaña. golpe de estado de Musharraf, entonces jefe del Ejército. Otra de las fuerzas que irrumpiría con fuerza será el Partido de la Justicia de Pakistán (PTI) del ex jugador de críquet Imran Khan, que tras su caída se vería favorecido por el voto de simpatía de última hora. El PPP, en el poder desde las elecciones de 2008 que venció con claridad tras la enorme oleada de solidaridad cosechados a consecuencia del asesinato de Benazir Bhutto, sería la tercera fuerza y los analistas lo justifican debido al gran desgaste sufrido por las críticas de sus opositores que le acusan de vender el país a EE. UU.