Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE MAYO DE 2013 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 TALLERES DE LA MUERTE EN BANGLADESH Más de mil muertos en el derrumbe de la fábrica J. LEÓN NUEVA DELHI HERMANN 2.438 personas han sido rescatadas con vida; muchas siguen hospitalizadas NEFASTAS BONDADES Lo peor para Bangladesh sería la desaparición de las industrias que dan un cierto desarrollo al país a llegan al millar los muertos del colapso del edificio de talleres en Dacca, la capital de Bangladesh, hace dos semanas. Ya hay detenidos sobre los que volcar la ira popular. Sin duda muchas veces de forma justificada. Mafiosos explotadores que inevitablemente actúan en estas fases primitivas de la producción industrial, como los talleres de ropa afectados, son personajes odiosos que en poco se diferencian de esclavistas o traficantes de seres humanos. Y ya se han calmado algo los ánimos ante la presencia, como compañías contratantes de aquellos talleres, de muchas compañías occidentales de ropa. Las condenas altisonantes contra las compañías occidentales y las fáciles y muy mediáticas acusaciones contra el capitalismo de rapiña ya han cumplido la función de calmar la conciencia de los consumidores habituales de la producción de aquellos talleres. La indignada bondad de las sociedades occidentales es muy abundante precisamente porque resulta gratis. Los enfados y gestos iracundos, llamando hasta al boicot de las marcas implicadas son efectistas aquí para que todos nos sintamos un poco mejor ante aquel suceso de horror. Pero resultan inútiles siempre, y muchas veces nefastos, si de lo que se trata es de evitar nuevos horrores a la comunidad afectada por la tragedia. Y el peor horror es la desaparición de las industrias que dan trabajo, alimento y tímidamente, potencial de desarrollo al barrio, a la ciudad y al país. Es hora de hacer valoraciones sensatas, previsión de riesgos, planes de mejoras, objetivos a corto y medio plazo. Los socios occidentales de los talleres deben jugar, de hecho las compañías norteamericanas y europeas lo hacen en muchos lugares, ese papel de presión sobre las autoridades. Como parte de la responsabilidad corporativa. Que se refleja en su imagen de marca. Pero no dejemos que la hipocresía descontrolada, en terrible combinación con la ignorancia y la irresponsabilidad, despojen de su principal sustento a estos focos de desarrollo en medio de la miseria. REUTERS les circunstancias. Que la joven continúe con vida es excepcional. Aunque no es un hecho único. Park Seung Hyun, una joven de 19 años, sobrevivió también 17 días bajo los escombros de un edificio, el de los grandes almacenes Sampoong, en Corea del Sur, tras su derrumbamiento en 1995, que dejó 502 muertos. El milagro de Reshma da un respiro a un país que cada día ve cómo decenas de cadáveres en descomposición son recuperados de entre las ruinas del complejo textil, en el que se cosía ropa para varias firmas comerciales, entre ellas varias españolas. La cifra de fallecidos en el derrumbe de Bangladesh ha alcanzado los 1.043, y se espera que continúe subiendo. Las autoridades desconocen el número de trabajadores que se encontraban en el inmueble cuando se vino abajo. Un total de 2.438 personas han sido rescatadas con vida, de las que muchas siguen hospitalizadas. Se trata del peor accidente mundial del sector textil, por delante del incendio de la fábrica Kader Toy en Bangkok (Tailandia) que causó 188 muertos en 1993, y el de la factoría Ali Enterprises en Karachi (Pakistán) que dejó 262 muertos en 2012. También supone el peor derrumbe de un edificio desde la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York en 2011. Y supera el colapso de los grandes almacenes Sampoong en Corea del Sur en 1995, que dejó 502 muertos. Es la peor catástrofe de un edificio en tiempo de paz sin guerra o ataque terrorista Hasta ahora 712 cadáveres han sido 712 cadáveres han sido entregados a sus familiare, pero cientos han sido enterrados sin identificar entregados a sus familiares, pero varias decenas han sido enterrados sin identificar. Las tareas de desescombro continuarán una semana más y se espera que entre las ruinas se halle un gran número de cadáveres. Como ejemplo también de las penosas condiciones de los talleres de ropa barata de Bangladesh está el incendio de una fábrica de once plantas el pasado miércoles, en el que murieron siete personas. La tragedia pudo haber sido peor, ya que el incendio se produjo cuando apenas había trabajadores en la planta. Se cree que esta catástrofe fue causada por una avería de la i natación eléctrica. Y Explotación laboral La catástrofe ha puesto de manifiesto las duras condiciones de los trabajadores del textil peor pagados del mundo, con 38 dólares mensuales en fábricas proclives a los incendios y los accidentes. El pasado noviembre un incendio en una fábrica que producía para Walmart y Sears causó doce muertos. Esta misma semana otro incendio en un taller mató a ocho personas. Al menos 700 empleados de la confección han muerto en fábricas bangladeshíes desde 2005. Sin contar los muertos del derrumbe de Savar. La industria textil es un sector vital para la economía de este país asiático, segundo exportador mundial de ropa, tras China. Da trabajo a cuatro millones de bangladeshíes, la mayoría mujeres, en unas 5.500 fábricas y supone el 78 de sus exportaciones, con 19.000 dólares. Los supervivientes de la tragedia, que fueron obligados a entrar en el edificio a pesar de las grietas en las paredes, se manifestaron hace dos días para exigir sus salarios atrasados.