Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 6 DE MAYO DE 2013 abc. es economia ECONOMÍA 53 JUAN VELARDE FUERTES MERCADO LIBRE: CONFIRMACIÓN Y RIESGOS El capitalismo industrializador no se halla en el mejor momento; por ello genera, en cantidades importantes, desempleo partir del teorema de la mano invisible de Smith, no es la benevolencia del carnicero, del panadero, del cervecero, la que suministra las necesidades que se precisan, sino su propio interés quienes están atribuyendo a crear el bienestar general a través de la economía son, asombrosamente, los actos de cada uno, motivados por buscar la propia ganancia, porque al hacerlo, como si una mano invisible los dirigiese, acaban contribuyendo al bienestar de los demás. Este teorema de la mano invisible constituye la base del sistema capitalista. Éste se asentó, en sus primeros pasos, a partir del siglo XVI, pero con fuerza colosal, a partir de finales del siglo XVIII, coincidiendo con la revolución industrial. Esta coexistencia tuvo una presencia que hoy en día repugna. Por un lado, David Ricardo logró en la Cámara de los Comunes la supresión de las leyes de pobres, pero esto en la realidad generó una situación que actualmente espeluzna. Todavía algún economista, Bernis en España, denunciaba hace un poco menos de un siglo las condiciones laborales que en Cataluña tenían niños pequeños en la industria textil, porque tenían los deditos más finos que los adultos. Pero simultáneamente avanzaba el peso de la organización democrática, con sus bases en España en los constitucionalistas de 1812, estabilizada a partir del reinado de Isabel II, y lo que todo eso supuso. Recordemos a Cánovas del Castillo y la Comisión de Reformas Sociales o a Maura y el Instituto Nacional de Previsión. Tuvo que llegar el siglo XX, tras una serie de planteamientos fiscales, por un lado, y relacionados con el Estado del Bienestar por otro, y en España, el fenómeno se desarrolla desde los años cuarenta a los setenta sus protagonistas esenciales serían por el lado fiscal Fuentes Quintana, Villar Mir y Fernández Ordóñez, y por el del Estado del Bienestar, Girón de Velasco y Romeo Gorría para que, como dice en su ensayo Capitalism and Inequality Jeny Z. Muller, publicado en Foreign Affaire marzo- abril 2013, fue únicamente la creación del Estado del Bienestar moderno a mediados del siglo XX basta recordar, en este sentido, los White Papers de Beveridge, y la eliminación del impacto de la Gran Depresión lo que hizo posible finalmente que coexistiesen capitalismo y democracia en relativa armonía Para ello, el mercado libre tuvo que experimentar una serie de excepciones y de cambios. En primerísimo lugar, está el nuevo sistema fiscal, en su gran parte de tipo personal, o sea, directo y personal, aunque los impuestos indirectos han arraigado como vemos que sucede con el impuesto sobre el Valor añadido. A su lado hay que colocar las ayudas de un sistema de Seguridad Social que abarca las pensiones, la sanidad, A la educación, el subsidio de paro y la ayuda familiar. Al coexistir con un capitalismo industrializador, generan la base para que un sistema democrático sin tensiones, coexista, como dice Muller. Automáticamente, todo eso se descompone, al menos en parte, si algo falla. En estos momentos, el capitalismo industrializador no se encuentra en su mejor momento. Por ello genera, en cantidades importantes, desempleo y, conviene decirlo, esta amenaza no se produce sólo en España. El titular más destacado de la página 1 de Financial Times del 24 de abril de 2013 es: El pesimismo oscurece la economía global Lo prueba el examen, tanto de la Unión Europea, como de Estados Unidos, China y, por supuesto Japón, los grandes focos anteriores del desarrollo industrial. Lo cual origina tensiones internas entre países que ven así surgir el fenómeno del nacionalismo. También ese mismo día, encabezan esto, puesto de manifiesto en Le Monde en su titular fundamental de la página 1: Austeridad. La salud insolente de Alemania acrecienta el desenganche de Francia indicando en el editorial complementario: Los éxitos de Angela Merkel constituyen una humillación para la Europa del sur y para Francia, cuyo desenganche de la buena marcha económica es patente Es aun más patente en España. Bien es cierto que existen síntomas de que entre nosotros las cosas comenzarán a mejorar a finales de este año. Pero esto exige una dura política económica, que acentúe condiciones del mercado libre, frene otros del Estado del Bienestar, manteniendo una cohesión política sin grandes tensiones. Ese es el reto español de estos momentos.