Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 6 DE MAYO DE 2013 abc. es deportes ABCdelDEPORTE 33 Madrid impulsa a Nadal. No siento presión por jugar en España dice antes de debutar el Mutua Masters de Madrid DAVID ÁLVAREZ EL ÚLTIMO MADRIDISTA Mourinho está yéndose desde que llegó. Y llegó para quedarse solo. Contra Guardiola vivía mejor L REUTERS Del banquillo a la goleada. Sufría el Barça ante el Betis, salió Messi del banquillo (ahí estuvo 56 minutos) y orquestó una goleada Mata sostiene al Chelsea. Un gol del español (0- 1 al Manchester) mantiene al Chelsea tercero en la Liga inglesa EFE a deserción pública de Pepe el sábado por la noche, aún sobre la hierba del Bernabéu, no deja de parecer otro episodio de un largo camino ascético con la última estación en la final de Copa. Mourinho, que está yéndose desde que llegó, llegó para quedarse solo. Con él entre el público, emigró Raúl. Luego sacó a Valdano del despacho. Hace unos días, mientras el madridismo abría unos baúles buscando aparejos para una remontada, el portugués se encontró con su último rastro, aquel miedo escénico, y también lo desterró. De su camino desapareció más tarde Guardiola, quizá el único vacío que podría lamentar. Vivía mejor contra él. A Tito Vilanova, a quien ya había metido un dedo en un ojo, no le dio nunca ninguna importancia. Al siguiente al que colocó enfrente fue a Toril, entrenador del Castilla, del que se desprendió por la vía administrativa: no dependía de él. Luego desapareció la cantera toda, contenida en un papelito con una lista de jugadores irrelevantes convenientemente expurgada. Se supo también de su apartamiento de algún grupo de jugadores. De algún jugador particular. De algunos madridistas, entre ellos los disfrazados. Alejamientos rutinarios hacia la difícil soledad de un líder en un negocio de masas. Todo aquel vacío cristalizaba cada temporada en la fotografía anual de la semifinal de la Champions, tan lejana durante años. La de la sala de prensa de los porqués, la siguiente en la banda mirando irse el penalti de Ramos, la última de hace unos días combinación de ambas: apartado en la banda primero y escenificando la despedida luego con los periodistas. No podía estar más solo: ni amor le quedaba. El último detalle pendiente comenzó a solucionarlo Pepe el sábado, antiguo pretoriano cambiando de bando. Todo desaparecido a su alrededor a pocos días de la final de la Copa. El Atlético debe desconfiar del astuto plan: no ha habido partido de ida, pero el Madrid necesita salir a remontar en el Bernabéu. Misión cumplida. EFE