Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LUNES, 6 DE MAYO DE 2013 abc. es españa ABC Muere Mercedes de la Merced, la concejal incansable del PP Fallece a los 52 años; la cúpula del partido acudió ayer a darle su último adiós en Madrid SARA MEDIALDEA MADRID novador -según Ana Botella- su carácter de mujer muy valiente que siempre defendió aquello en lo que pensaba y vivió conforme ella quería vivir -según Dolores de Cospedal- y y un gran ejemplo de política -como la definió la ministra de Sanida, d Ana Mato- Libre de corsés Para Juan José Lucas, expresidente del Senado, De la Merced tenía dos pasiones: su familia y la causa pública Y Pedro Núñez Morgades, ex- Defensor del Menor y exdelegado del Gobierno en Madrid, la definió como una mujer libre, que no estaba sometida a esos corsés que muchas veces marcan los partidos Soriana de nacimiento, De la Merced descansará desde hoy en su tierra natal. Su funeral y posterior entierro tendrán lugar en esta ciudad a partir de las 12.30 horas en la Iglesia y el cementerio del Espino de la capital. La política popular Mercedes de la Merced, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento madrileño hasta 2003, falleció en la madrugada del domingo en Madrid a los 52 años de edad, víctima de un cáncer. Numerosos compañeros de filas, y también de otras formaciones en las antípodas ideológicas, recordaron en el momento de su desaparición a la persona y a la política, y destacaron su gran capacidad de trabajo y su entrega al servicio público. Desde el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que fuera tantos años su alcalde, José María Álvarez del Manzano, y otros muchos políticos populares- -entre ellos María Dolores de Cospedal, Ana Mato, Jesús Posada, Ana Botella o Ignacio González- -se acercaron al tanatorio para darle su último adiós. También desde las filas del PSOE, el secretario general de este partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, o la portavoz socialista Soraya Rodríguez expresaron su respeto y consideración por De la Merced, y lamentaron su pérdida. Mercedes de la Merced, en una fotografía del año 2000 YOLANDA CARDO Eterna candidata Concejal y eurodiputada, y secretaria general de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, simultaneó estos cargos con diversas responsabilidades internas en el Partido Popular. En el Ayuntamiento de Madrid, comenzó siendo una jovencísima concejal de Chamberí, famosa por su política de mano dura con los locales de ocio, y terminó siendo la primera teniente de alcalde y mano derecha de José María Álvarez del Manzano en 2000, candidata a sucederle en la Alcaldía si no se hubieran cruzado las encuestas y la figura de Alberto Ruiz- Gallardón. Mercedes de la Merced tenía carácter, firmes convicciones y valentía para defenderlas. Muchos la recuerdan entrando en la sede del PP, en la madrileña calle Génova, pocas horas después de conocerse el asesinato de su amigo Gregorio Ordoñez, en 1995, cuando la rabia, el dolor y la indignación apenas le dejaron mascullar, ante los periodistas que le pedían una reacción por el atentado, un furioso hijos de... dedicado a sus autores. Miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP desde 1993, sus compañeros destacaron ayer de Mercedes de la Merced su carácter luchador e in- Jesús Posada, ayer en el tanatorio EFE De la Merced, junto a José María Aznar, Álvarez del Manzano y Mariano Rajoy, en 1997 JAIME GARCÍA JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ DEL MANZANO UNA MUJER EXCEPCIONAL Se ganó el cariño y el respeto de sus compañeros y de sus adversarios M ercedes de la Merced nos ha dejado una larga lista de obras políticas y personales bien hechas. Se ha ido tras una larga enfermedad, demostrando lo que fue en su vida: una mujer excepcional tanto en sus quehaceres personales como políticos. Me decían ayer mañana sus padres, demostrando una gran entereza, que su hija fue avanzando en la vida gracias a su propio esfuerzo. Yo, que he tenido la suerte de tenerla como colaboradora, lo puedo ratificar. Ejerció como concejal responsable del distrito de Chamberí, el suyo, con toda eficacia, y se ganó la simpatía de sus vecinos. Tuve la oportunidad, como Alcalde, de que accediera a la primera tenencia de Alcaldía, y su labor fue excelente. Coordinó el equipo municipal con habilidad, y puso toda su inteligencia mucha al servicio de los intereses de los madrileños. Fue una extraordinaria portavoz de nuestro equipo municipal y, también aquí, se ganó el respeto y el cariño de sus compañeros, como el de sus adversarios políticos, por su manera de entender la política como medio de defender los principios propios, pero respetando a los demás. Su capacidad intelectual y su integridad moral continuó demostrándolas en la política nacional y en el Parlamento Europeo. Y fue una inteligente Secretaria General de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) hasta el punto de que cuando yo dejé la presidencia, ella, por acuerdo de los alcaldes de todas estas ciudades, continuó en la Secretaría. Siempre fue una defensora de la libertad y la justicia y, allá donde se le pedía colaborar, acudía con ilusión. Y si destacó en política, lo hizo todavía más como hija, esposa y amiga. Todos la vamos a echar de menos, pero de modo especial, sus familiares y, sobre todo, José Antonio, su marido, por el que se desvivía. El único consuelo que queda a sus seres queridos y a sus amigos, es saber que su buen quehacer personal y su integridad moral le habrá llevado a gozar de la presencia de Dios.