Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 DEPORTES DOMINGO, 5 DE MAYO DE 2013 abc. es deportes ABC ASÍ JUGARON DIEGO LÓPEZ, Concentrado Recibió tres goles, pero no tuvo culpa. Algún que otro despiste. NACHO, Correcto Jugó por la derecha y cumplió. Cerró bien y demostró confianza PEPE, Firme Atento en defensa, se incorporó al ataque. Gran cabezazo que salvó Jaime CARVALHO, Inseguro Se durmió ante Óscar en la jugada del 0- 1. Alternó errores y buenos cruces. COENTRAO, Defensivo Ebert le fijó en defensa y apenas se decidió a buscar la sorpresa por su banda KHEDIRA, Mermado Bajo de forma, le faltó agresividad aunque corrió mucho. MODRIC, Dinámico Inspirado en la circulación de la pelota, le faltó continuidad en el juego DI MARÍA, Recuperado Grave error en el 0- 1, pero se redimió con un gol y una asistencia a Cristiano KAKÁ, Motivado Quiso agradar. Se movió entre líneas y tuvo premio al marcar tras el descanso RONALDO, Letal Rápido, volvió a firmar otro doblete. Peligroso en los lanzamientos de falta CR rescata al Madrid Los blancos sellan el compromiso liguero ante el Valladolid con un fútbol de tono gélido y refugiados solo en la efectividad de su estrella portuguesa JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID BENZEMA, Intimidador Dejó detalles y asustó cuando se acercó al área. Se le anuló un gol sión, el Valladolid, tímido y bueno, encontró dónde hacer camino. Marcó primero Óscar en un error al alimón de Di María y Carvalho y el Madrid tuvo que ponerse el mono de trabajo con las ganas que lo hace un pobre obrero después de 364 días de trabajo. Cierta frialdad ASÍ JUGARON XABI ALONSO, mandó Aportó equilibrio. Con su presencia el Madrid se impuso en la medular. OZIL, técnico El ataque fue más dinámico con su incorporación. Exhibió calidad y visión de juego HIGUAÍN, tímido Fue silbado al entrar y no se le vio cómodo. Tuvo poca participación l partido asomó antes incluso de nacer con una gelidez tremenda. El único incentivo serio era el morbo del Bernabéu, ver cómo recibía a su gente tras la eliminación de la Champions. Pues fue con indiferencia excepto con E Mourinho, al que metió una pitada tremenda, tanta que el entrenador portugués no asomó la cabeza en todo el partido, y eso que llovía sobre las cabezas blancas. Diluvió porque el Madrid no estaba, o estaba, pero con la cabeza en otra cosa, como esos que hacen el amor pensando en otra, pues ahí lo tienen. De cuerpo presente, de alma ausente. En esa melancolía cercana a la depre- Lo que tiene el Madrid, que este año ha sido como el Guadiana, apareciendo y desapareciendo con fruición (apareciendo más ante los equipos de menor enjundia) es la pegada. Apretó hasta que levantó el resultado con un gol de fortuna de Di María y una aparición estelar de Cristiano que, estando sano, regular, tocado o lesionado, acaba marcando hasta con las cejas. Pero incluso en la remontada ante