Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 111 Después de salir del universo Red Bull, el piloto dedica su tiempo al maratón, el triatlón, la música y los karts Alguersuari La vida esperando a la Fórmula 1 JOSÉ CARLOS J. CARABIAS MADRID uando Jaime Alguersuari dice lo que dice- tengo 23 años y no veo el momento de volver -y hace lo que hace- -se ha inscrito en el campeonato del mundo de karts- -se comprende el alcance de la reflexión que reduce a términos claros y precisos: La Fórmula 1 es mi vida. No lo hago por dinero, sino por perseguir la felicidad en el deporte que amo. Quiero llegar a viejo y contar a mis nietos lo guay que me lo pasé El propósito vital del piloto español (Barcelona, 1990) choca sin embargo con un valor práctico en contraposición con sus fantasías e ilusiones. No consigue un automóvil en la Fórmula 1 desde que el 14 de diciembre de 2011 Toro Rosso lo despidió en un formato cruel. Muy a su pesar, aprende que en el día a día no todo es F 1. Franz Tost, el jefe de Toro Rosso que acuñó una frase tétrica- no puedo perder el tiempo en ir al cine clavó un puñal a Alguersuari al estilo de los que sobrevuelan cada día en el paddock. El piloto acusó el navajazo y, después de capturar 26 puntos con 21 años en un coche del fondo de la tabla, acampó en un valioso refugio que aún conserva. Es probador oficial de Pirelli, el proveedor de neumáticos de la F 1. Las ruedas son un punto estratégico en el Mundial y Alguersuari es el que mejor conoce su funcionamiento. En 2012 juntó 6.000 kilómetros de pista en diez ensayos y cada cierto tiempo se desplaza a las inmediaciones de Parma (Italia) a la sede de Dallara donde Pirelli dispone de un simulador de carreras. Pero esta actividad se le quedó escasa a un tipo hiperactivo en constante búsqueda de desafíos, educado para la alta competición. Fue comentarista de la BBC el año pasado y continúa como embajador de Seat a nivel internacional. Pero se cansó de pasear por el paddock con el resquemor quincenal de que un coche debía estar entre sus manos. La F 1 no avisa ni pre- C gunta por qué. A mí me llamaron con 19 años para subirme a un Toro Rosso y me liquidaron con 21 cuenta a ABC. Durante el pasado invierno atisbó una luz en su frontera visual. Creyó que Force India lo podía contratar como pareja del británico Paul di Resta, pese al formulismo que se da por supuesto: para entrar en una escudería que no sea Ferrari, McLaren, Red Bull o Mercedes hay que aportar un patrocinador potente o pagar un canon al equipo. Y otra vez la miel en los labios: una empresa alemana de frigoríficos, televisores y cámaras digitales, Medion, depositó diez millones de euros en los despachos de Force India para impulsar la propuesta de Adrian Sutil. El germano se quedó con la plaza. De nuevo expulsado de la parrilla, Alguersuari no ha modificado sus hábitos, aunque ha dado amplitud a su periscopio. Desde que murió por un infarto su preparador personal, Raniero Gianotti, se entrena a diario en una de las joyas del deporte español, el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat. Ejercicios muy dinámicos en busca de una base cardiovascular con especial incidencia en el torso y el cuello. Quiero hacer un triatlón explica el piloto, quien registró potentes marcas en el medio maratón de Barcelona (una hora y 24 minutos) y en el maratón (tres horas, quince minutos) y que persigue la senda de Button, un especialista con nivel pseudo profesional en el triatlón, y Alonso, que ha pensado en dis- Jaime Alguersuari ha cumplido 23 años BELÉN DÍAZ El piloto se ha inscrito en el Mundial de karts putar un Ironman. Además compone y produce música electrónica y quiere publicar su segundo disco. Sin dinero en el bolsillo para opositar a un monoplaza de F 1, Alguersuari ha regresado a sus orígenes. Hace meses recibió la llamada de Mirko Sguerzoni, propietario de uno de los equipos de karting más célebres en la categoría. Y el español se ha embarcado en la aventura. Ha cambiado a Toro Rosso y Red Bull por Intrepid, bólidos en miniatura de la categoría KZ 1 que compiten en circuitos de Nápoles, Muro Leccese y Precenicco, en Italia. Y ha sustituido a Alonso, Vettel y Hamilton por Bas Lammers, Benjamin Hanley y Paolo de Conto.