Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABCdelOCIO VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es ABC C ine Javier Cámara En España nos cuesta contar lo que nos pasa, algo nos bloquea El actor estrena hoy Ayer no termina nunca la nueva película de Coixet DAVID MARTOS E l jet lag y la fascinación por encontrarse en la Berlinale uno de los festivales más prestigiosos convirtieron el encuentro de Javier Cámara con ABC en una conversación con un niño. Un niño actor con los ojos muy abiertos que acababa de ofrecer una rueda de prensa: He salido a ese escenario tan grande, con esas luces, con todos los osos detrás y he dicho: ¡Ostras, estoy en Berlín! ¡Qué bien! exclamaba el protagonista de Ayer no termina nunca la nueva película de Isabel Coixet que concursó en la sección Panorama y ahora se encuentra a la espera del palmarés en el Festival de Málaga Estamos en 2017, en una España que todavía está azotada por nuestra crisis. Cámara interpreta a Jota, un hombre atormentado que vuelve del extranjero para reencontrarse con Ce, su antiguo amor. Jota oculta mucha información. Tiene un dolor tremendo porque se fue, se ahogaba en una si- película que surgió de repente, que se tuación de crisis y en una situación hizo en un tiempo récord, con una forpersonal muy dura, pero no cerró to- ma de rodar y de producir como la de das las heridas. Cuando vuelve y en- Cesc Gay. Son películas que se hacen cuentra a esa mujer con la que tuvo a trozos, desde la necesidad de contar una historia tan maravillosa, intenta historias y desde la implicación de un pelear contra sus propios instintos: la montón de personas. Si no, no sería emoción, el grito, el llanto... Tiene una posible explica Javier. Para mí este herida muy grande, porque no hizo año es muy gratificante, porque todo nada para solucionar lo que pasó lo que hice hace tiempo se ha juntado Lo que se comunican y lo que se de golpe y parece que no he parado. ocultan los dos personajes vertebra Pero si cuento los días que he trabauna larguísima conversación entre los jado en varias películas... no llegan a dos actores, porque la película es los dedos de las manos un duelo dramático en torno a El Benigno de Hable con Otros una verdad desgarradora ella o el Paco de Siete vitres años que no debemos revelar das echa de menos que la La portadora del secreto es crisis llegue más a menusin Candela Candela Peña. Para trabado a la pantalla, aunque Peña no jar con Candela hay que essea como telón de fondo pueden tar al cien por cien reconode las historias. Nos está pasar ce Cámara. Me pasa con Cancostando contar lo que nos dela, con Carmen Machi, me pasó pasa. Nos está costando mucho. mucho con Amparo Baró... Candela es Me fascina que George Clooney haga muy visceral, y eso me ayudó mucho a Los idus de marzo que se hagan pecrear el personaje, porque me sorpren- lículas como Margin call Cada vez de, me agrede, me emociona. ¡Siempre en ellos es más inmediato y cada vez es distinto! Yo no se lo he dicho a ella en nosotros es más tardío. No sé qué porque se pone brava, pero otros tres pasa. No sé si necesitamos reírnos, años sin Candela no pueden pasar hacerlo desde el sarcasmo y el distanEl actor explica que el rodaje sur- ciamiento, que pase mucho tiempo gió de la necesidad de Isabel Coixet de para poder contarlo... Hay algo que contar una historia, en parte basada nos bloquea a la hora de contar nuesen una experiencia personal. Es una tra actualidad Aquellos brotes verdes, hoy resecos AYER NO TERMINA NUNCA Dirección: Isabel Coixet. Intérpretes: Javier Cámara y Candela Peña. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE arece, por el título, una de Bond, pero no, es una de Coixet, Isabel Coixet. La película se arma con muy pocos elementos: un texto esquinado y maquinado para ir goteando el claroscuro de la historia de los personajes, dos actores que recitan (bien) ese texto y una puesta en escena escueta y fría que sitúa la acción en un par de escenarios sin tiempo ni espacio, tan teatral como cinematográfico. El cine de Coixet siempre es íntimo, apasionado y descubre el pistilo del alma femenina (o de lo femenino del alma) aunque aquí, la voluntad de la autora va más encaminada a su otra vocación o intención, la expresada en películas como Escuchando al juez Garzón o ¡Hay motivo! y traza una ficción, una ucronía, en la España del 2017, carcomida por la crisis general y las individuales, y tiene a una esforzada Candela Peña en un papel homologable al que interpretó durante la última gala de los Goya y a un Javier Cámara tan cómodo dentro de su personaje como un ratoncillo dentro de una boa. Aunque Coixet se esfuerza en subrayar aspectos sociales más bien tópicos ideológicamente, sólo le funcionan momentos luminosos de la parte íntima, personal, de esa pareja rota por las circunstancias, y es cuando Candela Peña despliega, no la pancarta, sino el fondo dramático de su personaje fracturado por la pérdida, el abandono y la soledad, y revela no tanto las carencias y fragilidades del sistema sino las del propio ser humano. Lo mejor que se puede decir de la película de Coixet es que busca el riesgo y la intensidad emocional hasta casi ese punto de no retorno que es la caricatura o el cansancio, pero propicia la sensación general de que es como una respuesta al aviso del título... de que, en efecto, aquello no termina nunca. P Candela Peña, Isabel Coixet y Javier Cámara, los tres únicos protagonistas de la cinta