Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ABCdelOCIO C ine VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es ABC A todo gas COMBUSTIÓN Dirección: Daniel Calparsoro. Con: Álex González, Adriana Ugarte y Alberto Ammann. ANTONIO WEINRICHTER D El actor Álex González, en combusión Álex González Quiero que lo que yo haga lo vea la gente, trabajo para el público La Combustión de Daniel Calparsoro, viste un romance al estilo de Hollywood DAVID MARTOS A firmar que el momento que atraviesa Álex González es dulce sería mentir. Estaríamos dejando fuera del retrato las decepciones que a veces reparte la taquilla. Este intérprete de 32 años, que estrena Combustión de Daniel Calparsoro, se está esforzando mucho en la promoción de la película, pensada para que el público más joven regrese a las salas. Sin embargo, lo hace con una pequeña mueca de dolor: la que le han dejado las cifras muy escasas del público que ha ido a ver Alacrán enamorado Me la nombras y me dan ganas de llorar asegura González durante su entrevista con ABC en el Festival de Málaga, que acoge Combustión en su sección oficial. Es una película en la que me he dejado un trozo de mi energía vital, esa que es irrecuperable. Tampoco esperaba un taquillazo, pero no entiendo por qué le ha ido tan mal. Supongo que ha tenido que ver el primer fin de semana de primavera lamentaba con cierta amargura. Pero superado ese lamento, este actor atlético encara con energía las preguntas sobre su nuevo personaje, el Mi- kel de Combustión un joven rico y un paseo en avioneta explica el actor, apuesto que cae presa de las redes de y de repente, yo no llegaba a eso. Íbauna banda de atracadores liderada por mos a rodar y no tenía esa seguridad. Adriana Ugarte y Alberto Ammann. Finalmente me di cuenta de que Mikel Me gusta Combustión porque no me tampoco la tenía, a medida que pasa parece una película mentirosa. Ves el la historia esa seguridad no existe, se tráiler y no te vende una peli de autor, va desmoronando. Le quitas la carcasino lo que es: una historia de amor en sa y está desnudo un trasfondo de acción Y todo eso Sentada la base de que Combusaderezado con carreras de coches, mú- tión no es cine de autor, preguntamos sica de muchos decibelios y una foa Álex González por la imagen de la tografía muy colorista. que goza el llamado cine co No es que en Combusmercial ¿Estamos ante uno Espero tión me haya esforzado mede esos productos? A veces que se vea nos dice Álex González. Yo en taquilla el la palabra comercial se asome esfuerzo igual en cada cia con venderte, con que te calor de la película porque es la profehas vendido. Has renunciaalfombra sión que he elegido y quiero do a tu arte, a tu esencia de roja dar el cien por cien, pero en artista, y te has vendido al ca Alacrán tuve un año y medio pital. Alejandro Amenábar depara poder investigar, para poder comcía algo como director, y yo como acprender a Julián y poder contar esa his- tor lo digo también: quiero que lo que toria desde mis entrañas. No podía po- yo haga... lo vea cuanta más gente, menerme el traje de Julián y quitármelo, jor. ¡Porque trabajo para el público! tenía que ser Julián. Mikel me daba la González fue nominado al Goya en oportunidad de interpretarlo desde un 2005 como mejor actor revelación por sitio más lúdico, más de juego, sí podía Segundo asalto y alcanzó cierta noentrar y salir del personaje confiesa. toriedad en televisión. Después la fama se silenció... y ahora ha regresado ese Vestido de inseguridad momento dulce al que aludíamos. ¿Y cómo es ese traje de quita y pon? Siento cierto miedo y cierto vértigo ¿Qué se esconde tras el joven propie- al pensar cuánto va a durar esto, así tario de una joyería que, a punto de ca- que voy a disfrutar del momento. Másarse con su novia, decide dejarlo todo laga es un festival en el que la gente se por Adriana Ugarte? En una primera vuelca y es muy cariñosa. Esperemos lectura vi a un tipo con mucha seguri- que ese calor no sea solamente para la dad, con dinero, que conquista a una alfombra roja, que se muestre también chica porque tiene un cochazo y le da en la taquilla aniel Calparsoro se hace notar desde mediados de los 90 con una serie de contundentes títulos de realismo sucio que parecen reflejar una sensibilidad extrema. La medida, no sé si de lo que ha cambiado el propio Calparsoro o quizá más bien del margen de acción que un cineasta como él puede tener dentro del cine español, la da la distancia entre aquellos duros primeros filmes y esta película. La ha hecho, confiesa, con una declarada intención comercial, o sea, y para entendernos, a la americana; aunque aquí uno siempre puede elegir entre una filiación con Jarmusch y Linklater o con Los ángeles de Charlie Combustión parece siempre a punto de reventar por una sobredosis de lo que llamaremos diseño, aunque podemos afinar diciendo que es una pura infección de la imagen publicitaria, brillante pero ruidosa y ostentosamente vacía (o eso parece, cuando parece obligado reforzarla con un incesante braille sonoro) La cámara lenta ya era vieja en los 60, y lo de la chica en microfalda dando la salida a una carrera (ilegal) de coches lo es desde los 50. Calparsoro sigue sabiendo hacer muy bien un cine físico y planificar la acción en un espacio dinámico (esa es su parte americana, sea indie o hollywoodense) pero cuando rugen más los motores que los diálogos, y lo que chocan son los coches y no los personajes, a mí al menos me pierde como espectador. Lo que me mantiene en vilo es el problema del verosímil, a saber, si actores españoles resultan creíbles en este tipo de papeles de ladrones y pilotos kamikazes; y debo reconocer que esta nueva generación de jóvenes promesas estrellas parecen más a gusto en este cometido que sus mayores.