Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es economia ABC ENTORNO MACROECONÓMICO El PIB caerá hasta el 1,3 este año, según las nuevas previsiones del Gobierno Y. GÓMEZ MADRID Angela Merkel CANCILLER ALEMANA Olli Rehn VICEPRESIDENTE DE LA COMISIÓN EUROPEA El BCE tiene ante si una complicada reunión. En términos generales debería subir los tipos de interés España debe mantener el impulso de las reformas e incluir medidas concretas y amplias en el programa de estabilidad Merkel presiona al BCE y dice que preferiría tipos de interés más altos Rehn condiciona su flexibilidad con el déficit a la adopción de reformas de alcance ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS La canciller alemana, Angela Merkel, lanzó ayer un mensaje al Banco Central Europeo (BCE) para que no se tome a la ligera la decisión de bajar los tipos de interés que se espera que el supervisor apruebe en su reunión del próximo 2 de mayo. En un lenguaje un tanto confuso, Merkel defendió que no se abandone la política de austeridad en los países del sur, la misma política que los principales grupos del Parlamento Europeo criticaron aunque por razones distintas ayer durante la comparecencia del comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. Los observadores vuelven a señalar el enorme peso de las elecciones del 22 de septiembre en Alemania en el rumbo de las principales decisiones europeas. En una poco explicable ingerencia en los asuntos del BCE, Merkel dijo que aunque los países del sur de la zona euro puedan necesitar mayor liquidez, lo que justificaría la esperada bajada de los tipos al 0,5 si ella pudiera haría que ese interés fuera más alto en Alemania. El BCE tiene ante sí una complicada reunión. En términos generales, debería subir los tipos de interés para Alemania, pero para otros países realmente debería hacer más para que hubiera liquidez disponible para la financiación de empresas dijo la canciller ante un auditorio especialmente interesado en el tema: nada menos que el congreso anual de las cajas de ahorro, entidades cuya protección por parte del Gobierno alemán está condicionando todo el modelo de la unión bancaria en Europa. Es posible que la canciller haya querido dejar claro que su país no está exento de hacer sacrificios para mantener la estabilidad de la economía en la Eurozona, teniendo en cuenta que también ayer se anunció que la economía germana crecerá una décima más de lo previsto (un 0,5 y podría verse perjudicada por un posible recalentamiento. En todo caso, la política de rigidez presupuestaria está cada vez más bajo el fuego de las críticas, a pesar de lo cual el comisario Rehn insistió ayer en Bruselas en que el Gobierno español debe anunciar hoy reformas más concretas. España debe mantener el impulso de las reformas e incluir medidas políticas concretas y amplias en su programa de estabilidad dijo. De esas reformas depende si la Comisión concede a España dos años más en el plazo para la reducción de déficit público al 3 del PIB, para que en ese periodo no haya que añadir recortes adicionales. Ni el 1, ni el 1,5 Finalmente el Gobierno incluirá en su nuevo cuadro macroeconómico, que recibirá hoy el visto bueno del Consejo de Ministros, una estimación de caída de la economía de hasta el 1,3 en este ejercicio. Esta nueva estimación supone casi triplicar la previsión con la que se elaboraron los Presupuestos, en los que se incluyó una contracción del PIB de medio punto. Aún así estas previsiones son más optimistas que las del Banco de España, que apuntan a una caída del 1,5 o las del FM, que la elevan hasta el 1,6 Esta contracción económica estará acompañada de un aumento del desempleo, que en media anual se situará en el entorno del 27 en este ejercicio, y habrá que esperar hasta 2014 para crecer y crear algo de empleo. El Gobierno presentará también hoy su nuevo escenario de estabilidad presupuestaria, que tras acordarlo con Bruselas, pasa por reducir el ritmo de reducción del déficit público. No será hasta 2016, en lugar de 2014, cuando los números rojos de las cuentas públicas españolas bajen del 3 del PIB. Para este año el objetivo de déficit se situará en el entorno del 6 frente al 4,5 que se había fijado previamente, lo que permitirá suavizar los ajustes. RECORTES EN LAS POLÍTICAS ACTIVAS DE EMPLEO El Gobierno anuncia hoy reformas para crecer y reducir el gasto S. ALCELAY Y. GÓMEZ MADRID El Consejo de Ministros aprobará hoy su nuevo plan de reformas con el que pretende impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo, pero a la vez tomar medidas de recorte del gasto estructural que permitan convencer a Bruselas de que España se merece más plazo para aplicar los ajustes. La mayoría de las reformas ya se han anunciado: más financiación para las pymes, factor de sostenibilidad de las pensiones; unidad de mercado; ley de mutuas; reforma energética; reforma de la administración local; liberalización de los servicios profesionales; ley de emprendedores... pero habrá alguna sorpresa potente apuntan fuentes del Ejecutivo, que apuestan por tomar medidas que permitan recortar el gasto público de manera permanente, no temporal, como fue el caso de la supresión de la paga a los funcionarios. El Gobierno avanzará, en este sentido, en la eliminación de duplicidades entre administraciones públicas. En materia de empleo, junto a la ley de emprendedores, el Gobierno dará una vuelta de tuerca a las políticas activas de empleo. Vinculación a objetivos El dinero que reciben las comunidades autónomas para formar a los parados estará vinculado a la consecución de objetivos, a la creación de empleo. Esta es la base de la reforma de las políticas activas que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, presentará hoy al Consejo de Ministros para su aprobación. La reforma responde a una nueva exigencia de Bruselas y ha sido pactada por el Gobierno y las comunidades con el fin último de ajustar el gasto. Entre 2008 y 2011 el Estado invirtió 30.000 millones en políticas activas, pero estos desembolsos no impidieron que el paro aumentara en tres millones en ese periodo. Por ello, el plan que ha diseñado Bañez vincula el 15 de los recursos (1.342 millones de euros) a la consecución de los objetivos de empleo fijados con las autonomías, porcentaje que aumentará hasta el 40 el año próximo. Lo que no toca en esta ocasión, según avanzó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es subir los impuestos. Aunque, eso sí, es una opción que el Ejecutivo no descarta en un futuro próximo si fuera necesario para cumplir los nuevos objetivos que se fijen de déficit público.