Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es internacional ABC Silvio Berlusconi, ayer, junto a José María Aznar, en la ceremonia de apertura de la Biblioteca dedicada a George W. Bush en Dallas AFP Berlusconi pide las carteras de Justicia e Interior en el nuevo gobierno Exige asimismo la puesta en práctica de la mayoría de sus promesas electorales, como la eliminación del impopular impuesto a la vivienda ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA C on gran preocupación, porque deberá escalar una montaña de obstáculos y trampas, Enrico Letta, líder del Partido Democrático (PD, centro- izquierda) encargado por el presidente Napolitano de formar gobierno comenzó ayer las consultas con los partidos políticos. De inmediato, quedó claro que la mayor preocupación para Letta viene de la mano del ex primer ministro Silvio Berlusconi, quien, reforzado por las elecciones y las encuestas, pretende imponer sus condiciones con su habitual prepotencia. A los suyos les dio una precisa consigna antes de partir hacia Dallas (Texas) para asistir a la inauguración de la biblioteca dedicada al expresidente George W. Bush, su viejo amigo: Hasta que no vuelva yo, ningún gobierno En la lista de 18 ministros con la que trabaja Letta, Il Cavaliere quiere obtener algunos puestos clave, sobre todo los ministerios de Justicia y de Interior. Berlusconi quiere situar en alguna de esas dos carteras al expresidente del Senado, Renato Schifani, un jurista siempre mal visto en el centro- izquierda por su pasado de abogado de mafiosos en Sicilia. En cambio, el Partido Democrático desea que continúe como ministra del Interior Anna María Cancellieri, quien en el Gobierno Monti se destacó por su lucha contra la mafia, hasta el punto de disolver en un año más de 33 ayuntamientos infiltrados por el crimen organizado. Varios de esos ayuntamientos eran próximos al partido de Berlusconi. Il Cavaliere además, ha dejado muy claro a Letta que desea que el nuevo gobierno lleve a cabo sus populistas promesas electorales, su programa de ocho puntos, empezando por devolver a los italianos el impuesto de la vivienda (el IBI italiano) correspondiente a 2012. No hay dinero en las arcas del Estado, pero la abolición de esa impopular tasa fue el caballo de batalla de Berlusconi en la pasada campaña electoral, y ahora quiere imponer tal promesa para mostrar a los italianos que él cumple su palabra y que nadie como él piensa en el bolsillo de los ciudadanos. Una actitud que refleja que Berlusconi sigue en campaña electoral con la conciencia de que el Gobierno Letta, en el caso de que nazca, no tendrá vida larga y que él podrá, cuando quiera, cortarle su apoyo para volver a las urnas con el viento favorable de las encuestas. Estos son solo algunos de los ejem- Polémico candidato Il Cavaliere quiere situar en el Gobierno a Renato Schifani, antiguo abogado de mafiosos en Sicilia Crecen las diferencias Entre el centro- izquierda y el partido de Berlusconi se abre un abismo que complica las negociaciones plos que muestran el abismo que separa al centro- izquierda del Pueblo de la Libertad, PDL, el partido de Berlusconi. Desde que este se dedicó a la política, a comienzos de los 90, se ha destacado por denunciar a sus oponentes como comunistas que habrían tomado el control del poder judicial para perseguirle. Al tiempo que el centro- izquierda le acusa de ser un corrupto y un delincuente. Nunca en las dos últimas décadas se intentó buscar un terreno común por parte de las dos grandes fuerzas políticas. Ayer mismo, el día que Italia celebraba el aniversario de la Liberación de la ocupación nazifascista, Nichi Vendola, líder de SEL (Izquierda, Ecología y libertad) reiteró su rechazo a una alianza con el partido de Berlusconi porque son como fascistas La izquierda no puede olvidar de la noche a la mañana veinte años de feroz antiberlusconismo. Se necesita tiempo Se explica así que la medicina de la gran coalición que ha impuesto el presidente Napolitano a los partidos es demasiado amarga para su rápida digestión. El propio Letta manifestaba anoche que los problemas siguen, y se necesita tiempo Dos horas duró la reunión, la más larga, con la delega-