Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 26 DE ABRIL DE 2013 abc. es opinion LA TERCERA 3 F U N DA D O E N 1 9 0 3 P O R D O N T O R C UAT O LU C A D E T E NA MILAGRO EN ATIENZA POR SERAFÍN FANJUL Cuando de nuevo aparecen necios que exhiben su impotencia y su rencor pidiendo volver a quemar iglesias como en el 36 ayudar al padre González no es tirar los cuartos en operaciones no rentables, sino responsabilizarse con nuestra cultura y nuestra historia. Y de lo contrario, no vengan con apelaciones a la Patria, vocablo que, por cierto, prodigan poco I usted está harto de gobernantes que han hecho de la mediocridad un arte y de la collonería un programa de vida, no se maltrate y con sólo tomar el coche, en unas horas, se sumergirá en la España profunda, que aún está ahí. No más proponemos gozar del silencio reverencial y emocionado que nos invade ante el románico, prodigioso por humilde, de Ferreira de Pantón (o ante el de toda mi querida provincia de Lugo; también en Orense, no se enfurruñe nadie) en los Arribes del Duero o frente a los cortijos desbaratados de la Sierra Alhamilla, sobre Níjar, entre cerros pelados, con un mar de piratas al fondo, como se vislumbra desde La Matanza. Reconcíliese con España intentando conocerla un poco más. Puede recalar en una villa de Guadalajara, con una historia de enclave crucial, fronteriza entre Aragón y Castilla, centro arriero y comercial, desbancado por Sigüenza cuando ambos reinos se unieron. Hablamos de Atienza Una peña muy fuort dice el Poema del Cid) definitivamente ganada a los moros por Alfonso I el Batallador. De aquel tiempo lejano quedan vestigios como los aljibes árabes de la fortaleza o la tradicional fiesta de la Caballada (domingo de Pentecostés) en que la cofradía de arrieros conmemora la fuga en 1163 a Segovia del joven Alfonso VIII, sitiado en la villa por Fernando II de León. Entre los siglos XVI y XVIII no hubo grandes variaciones de población, unos 2.000 habitantes, destacando la importancia del núcleo eclesiástico y por tanto la acumulación artística que los templos y monasterios reunieron. Todavía en el siglo XVIII subsistían seis parroquias: San Juan (en la que se ha concentrado el culto actual) Santísima Trinidad, San Bartolomé, San Salvador, San Gil y Santa María del Rey. Ni siquiera la francesada, en 1811, y su secuela de incendios y saqueos fueron parte para hacer desaparecer la riqueza artística de la villa, aunque la Desamortización y la emigración masiva del siglo XX dejaron exhausta a toda la comarca, de suerte que en el pueblo, en invierno, apenas viven 250 personas. Y entre ellas, su párroco don Agustín González Martínez entregado a su ministerio y al salvamento cultural del pueblo, tanto por amor a las cosas mismas como por ser consciente de que el empobrecimiento económico sólo se puede contrarrestar fortaleciendo las manifestaciones culturales. Don Agustín iba para médico, pero decidió felizmente quedarse en sacerdote, sin aviones, don Agustín salva el arte y la dignidad de Atienza con su amor por el estudio y el concurso de su obispo, o de su amigo don Rafael Criado Puigdollers, que donó su magnífica colección de fósiles. Y allá está, en San Bartolomé, bien acompañada por un Descendimiento (o Cristo de Atienza, sobrecogedor en su sencillez) del siglo XIV, y por un ábside y una portada románicos. S el mismo modo que Paleontología y Arqueología se hermanan en San Gil, con objetos de la tierra, de Jadraque o Molina de Aragón. Se juntan la Edad del Hierro con fósiles del Cretácico y el Jurásico. No podemos ofrecer aquí un catálogo véase la excelente obra de J. M. Quesada y A. Jiménez, El arte en Atienza pero sí recordar que las tablas renacentistas de Juan de Soreda, el Cristo del Perdón de Salvador Carmona o la Piedad (de anónimo castellano, siglo XVI) por sí solos valen el viaje; y, en especial, resaltar que lo que los autores del libro mencionado llaman sueño es más bien milagro y sólo don Agustín sabe cuántas veces habrá flaqueado y, sin embargo, salido adelante gracias a su fe. Hay que ayudar al padre González, pero estamos en España, y oyendo a ciertos propagandistas económicos, con sus recetas infalibles bajo el brazo, surge la absurda contraposición esgrimida como razón última NICOLÁS AZNARES por algunos liberales del momento: rentabilidad subvención. Hablando en plata: cuanto no sea rentable no merece sostenerse. Y de lo que se enorgullece, recalando en Atienza, subvenciones, cero. Enhorabuena por tanta clahace 34 años. Gracias a su entusiasmo, a prue- rividencia y sensibilidad: ¿Es rentable la cateba de burocracias y promesas olvidadas, la vi- dral de Zamora? ¿Y la de Burgo de Osma, o Gualla dispone de tres preciosos museos en otras dix, o Astorga? ¿Es rentable mantener con vida tantas iglesias, donde han recuperado su dig- a viejos desahuciados? ¿Debemos gastar dinenidad gran cantidad de cuadros, esculturas, ta- ro en auxiliar a las víctimas del terrorismo, a llas y objetos sagrados (facistoles, copones, na- los cientos de miles de personas que acuden a vetas, salvillas, custodias, vinajeras) proceden- diario a los comedores de Cáritas, al sostenites de la Casa de los Cuadros desván- almacén miento de instituciones culturales cuya utilidonde se iban recogiendo los objetos artísticos dad no se mide en balances más o menos tramcuando se abandonaban o cerraban templos posos, sino en su contribución a nuestro acerpor imposibilidad de atenderlos. vo español común? Desde 1990 en que se abrió el de San Gil, se ¿Nos hallamos ante otros que, cuando oyen guido por la Trinidad (en 2004) Atienza cuen- la palabra cultura también echan mano a la ta con dos museos abiertos de manera perma- pistola, esta vez la de los presupuestos? Pornente y otro ocasional (San Bartolomé) Don que no se trata de los fulleros observatorios y Agustín hace más que cuanto está en su mano, fundaciones que con tanta gracia denunciaba ayudado de forma desinteresada por algunos Antonio Burgos en estas páginas. Cuando de fieles, ejerciendo también de conserje, de cui- nuevo aparecen necios que exhiben su impodador y vendedor de boletos, de guía de los vi- tencia y su rencor pidiendo volver a quemar sitantes. Su tiempo no da para más; las modes- iglesias como en el 36 ayudar al padre Gontas recaudaciones, tampoco. Y no es posible zález no es tirar los cuartos en operaciones no pagar personal, ni sueldos a los restauradores rentables, sino responsabilizarse con nuestra de la facultad de Bellas Artes de la Universidad cultura y nuestra historia. Y de lo contrario, no Complutense, que tanto han ayudado. En Cas- vengan con apelaciones a la Patria, vocablo que, tilla la Nueva (me repugna el nombrecito ac- por cierto, prodigan poco. tual, al que la condenó la jerga de los políticos) SERAFÍN FANJUL ES DE LA REAL donde tanto dinero se despilfarró para Cajas ACADEMIA DE LA HISTORIA fraudulentas, Aves que no vuelan, aeropuertos D