Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 ABCdelOCIO VIERNES, 19 DE ABRIL DE 2013 abc. es ABC CRÍTICA DE TEATRO ¡Viva el popurrí! EL PIMIENTO VERDI Incrementum Retrato laboral ABC Dirección artística: Albert Boadella. Escenografía: Josune Cañas. Vestuario: Isabel López. Iluminación: Bernat Jansà. Intérpretes: María Rey- Joly, Elvia Sánchez, José Manuel Zapata, Antoni Comas, Luis Álvarez, Borja Mariño, Jesús Agelet. Lugar: Teatros del Canal, Madrid. JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN V uelve una vez más a la cartelera este trabajo dirigido por Sergio Peris- Mencheta, que también firma la adaptación, a partir de un relato del autor Georges Pérec. De él dice Peris- Mencheta que es un cuento escrito impregnado de oralidad, un flujo de conciencia, en un desdoblamiento permanente, tan angustioso como estrambótico, vertiginoso y oprimente, muy kafkiano, en una desconcertante mezcla de ironía y pesadilla. Un cínico retrato del universo del trabajo de ayer y de hoy El reparto está integrado por Lorena Berdún, Rebeca Ledesma, Ainhoa Aldanondo, Eva Egido, María Isasi, Marta Aledo y Quique Fernández. Incrementum Madrid. Teatro Galileo. Del 17 al 28 de abril. Miércoles a sábados, 20.30 horas. Domingos, 19.00 horas. i caja de herramientas críticas carece de las idóneas para juzgar con conocimiento, desahogo y solvencia la abundante parte musical de este divertido montaje. Puedo decir que, a mi juicio de profano en estas lides, música y voces suenan muy bien y contribuyen de forma decisiva a redondear un espectáculo que une amor por la ópera y chacota, afán didáctico y cachondeo, pellizcos de erudición y brindis al sol de la comedia. El costado teatral es quizás más discreto, aunque en su doble cometido de cantantes y actores los intérpretes sacan adelante una función que se desarrolla entre las risas de los espectadores. Albert Boadella, capaz de extraer leche escénica de la más M inaudita alcuza, utiliza el pretexto de una velada gastronómico- musical en conmemoración del segundo centenario del nacimiento de Verdi para urdir un duelo entre seguidores del compositor italiano y del teutón Wagner, también bicentenario. Si unos ridiculizan la grandilocuencia épica de don Ricardo, los otros se mofan de la lírica efervescencia popular de don Giuseppe. Verdiano al cabo, Boadella no se priva de recordar que Nietzsche definió la música de Wagner como una tormenta en una palangana ni de leer un escrito antisemita del alemán, culpándolo de que, al arrumbar la tradición, dio pie a las extravagancias de la música contemporánea. Los wagnerianos contraatacan destacando la influencia de su ídolo en las obras de Mahler, Hindemith, Bartok y Debussy, entre otros, y mofándose de la empalagosa sentimentalidad de los grandes pilares de la ópera italiana (Bellini, Donizetti, Rossini y el propio Verdi) acusando a este de tener sus continuadores en las fáciles baladas triunfantes en San Remo (aquí suena oportunamente El mundo de Jimmy Fontana) Los estupendos tenores José Manuel Zapata, en plan Verdi, y Antoni Comas, en el rol de Wagner, se enzarzan en la jocosa disputa, secundados por las expresivas sopranos María ReyJoly y Elvia Sánchez, con el contrapunto del barítono Luis Álvarez como dueño del restaurante, y el acompañamiento de Borja Mariño, cuyo piano adquiere contundencia orquestal, amén de la descacharrante comicidad aportada por el joglar Jesús Agelet. El respetable disfruta de un dinámico popurrí que, aparte de fragmentos de piezas de los dos titanes en liza, despacha gotas de Vives, Beethoven, Guerrero y Chopin, entre otros, y concluye en armonía con una ópera de argumento delirantemente wagneriano y música verdiana (retazos de Rigoletto Il Trovatore La Forza del Destino Aida Don Carlo Para no discutir, el broche es un brindis en el que se evoca a Mozart. Anoche, el público del estreno aplaudió con ganas a todos.