Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 FAMILIA MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2013 abc. es familia ABC Los políticos temen pedir a los votantes que tengan más hijos El consultor Alejandro Macarrón insiste en la gravedad de no incentivar la natalidad LAURA PERAITA MADRID MATERNIDAD Hijos por mujer en España 2,01 2,05 Nivel necesario para el remplazo de la población Españolas 1,90 1,79 1,75 1,70 1,70 1,67 1,64 1,56 1,46 1,38 1,31 1,26 1,21 1,26 1,28 1,32 1,34 1,30 1,33 1,33 1,39 1,38 1,39 1,38 1,35 1,31 1,81 Extranjeras Total España El blog Una mamá española en Alemania se publica en papel GEMA LENDOIRO MADRID No son pocas las voces que alertan sobre la peligrosa evolución de la demografía en nuestro país. Existe un dramático déficit de nacimientos, mientras la población está cada vez más envejecida. Y las perspectivas no son nada halagüeñas. Esta situación conduce a un envejecimiento acelerado de la población, principalmente por falta de savia joven, y a una tendencia a la despoblación que ya se da en amplias zonas de España, como Asturias, Galicia o Castilla y León- -explica Alejandro Macarrón, consultor de estrategia empresarial y autor del libro El suicidio demográfico de España Además, con la crisis económica, hemos pasado de ser un país atractivo para la inmigración a otro del que se va más gente (nacional o extranjera) de la que entra para asentarse aquí 1,33 1,32 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 ABC FUENTE: INE Alejandro Macarrón Evolución del porcentaje de menores de 21 años y de personas de 60 o más años de menores de 21 años con 60 años o más Urge un repunte de natalidad Todavía no se han publicado las cifras oficiales de población correspondientes a 2012, pero las estimaciones no pueden ser peores. Todo apunta a que, casi con toda certeza, el año pasado ha sido el primero en que hemos perdido población desde el dramático 1939, el último de la Guerra Civil. Lo más preocupante de nuestra perspectiva demográfica deriva de la tasa de fecundidad, tan baja que hace que cada nueva generación de españoles sea un 35 %o 40 menos numerosa que la anterior, lo que nos sitúa en una lenta espiral de la muerte como pueblo de la que sólo saldremos si repunta la natalidad asegura este consultor de estrategia empresarial. De seguir así, las consecuencias son nefastas. Alejandro Macarrón añade que la economía estará lastrada en sus aspectos clave por la demografía: caída del consumo y de las inversiones; problemas de pago de las pensiones y sanidad para un creciente número de jubilados; desvalorización de las casas y otros activos por falta de demanda. La democracia estará distorsionada por una masa creciente de votantes cuyo principal interés bien puede ser que la población activa le aporte el dinero preciso para su pensión y cuidados médicos. Y en el ámbito privado da pena pensar en unas familias más y más reducidas, hasta el punto de que cada vez más gente no tiene hijos, hermanos, primos... Pero, si se trata de un asunto de tanta importancia, ¿por qué no se le presta por parte de los gobiernos la aten- 1975 1983 1991 2007 2011 2015 2023 2031 2039 %10 20 30 40 la natalidad en el momento actual. Para ello, sería necesrario que se pusieran en marcha algunas medidas y la primera de ellas pasaría por tomar conciencia del problema y su enorme gravedad. A partir de ahí, necesitamos recuperar el gusto de tener hijos por lo maravillosos que son- -insiste Aleandro Macarrón- Sería muy bueno lograr que la gente adelante la edad a la que tiene el primer bebé (en 1977, las mujeres tenían el primer hijo de media a los 25 años. Ahora, a los 31, y muchos ya no pueden) Y el Estado tiene que reconocer con deducciones en el IRPF y la Seguridad Social, y pluses en pensiones, en función del número de hijos, el esfuerzo y mérito que aporta a la sociedad quien los tiene Tanto escuchamos hablar de Alemania, de Angela Merkel, del motor de Europa, de que son los más modernos... tanto nos machacan, que puede que hasta alguno se lo haya creído. Pero no es oro todo lo que reluce, y en esto las Teutonias no iban a ser una excepción. Puede que sea la locomotora que nos arrastra, que tengan los euros contantes y sonantes y hasta el mando, pero adolecen de otras cosas que desconocemos. Hace diez años una madrileña se fue con mochila y poco más a Berlín. Allí conoció al germano de turno y flechazo, boda y tres hijos; uno detrás de otro componen la parte idílica del cuento. La menos bonita, que se fueron a vivir a un pueblecito donde la protagonista, además de atender su casa y a los hijos, se aburría soberanamente. Decidió abrir un blog a modo de grito por la ventana. Así nació Una mamá española en Alemania responsable de carcajadas impropias en horario laboral y que cuenta con unas cien mil vistas mensuales. Planeta puso los ojos en ella y el libro se acaba de publicar. Su autora, Fátima Casaseca, perfectamente integrada en las Germanias (tuvo la osadía de licenciarse en la Universidad Humboldt de Berlín en Filosofía y Teología) sabe de qué habla. En casa con los niños ¿Sabían ustedes de la poca afición de los alemanes a la ducha? O al menos a la diaria. ¿Saben que la locomotora de Europa ve con muy malos ojos que una mujer madre trabaje? ¿Adivinan a qué hora cierran las escasas guarderías que el Gobierno pone a disposición de alguna madre desesperada? A las doce. Los primeros años de la vida de los infantes no queda más remedio, en la mayoría de los casos, que quedarse en casa. Pensarán que no es posible, ya que la canciller Ángela Merkel es señora. Sí, pero no tiene hijos. El libro está plagado de anécdotas hilarantes, como la inexistencia de la depilación femenina, pero, sobre todo, se adentra en un mundo, bastante desconocido y, por qué no decirlo, bastante idealizado por los españoles. Eso sí, la autora no es ni mucho menos una desagradecida y cuenta las bondades del pueblo alemán. Que las tiene. El blog ha creado escuela. Palabras como maromen (marido de la autora) polluelen (los hijos habidos con el maromen) o la suegren forman ya parte del lenguaje de la potente blogosfera maternal. Mayor financiación También apunta que el Estado puede ayudar en áreas como la financiación, aún insuficiente, de los tratamientos de fertilidad para la gente que sí quiere tener hijos. Y en general, debería apoyar las pocas iniciativas públicas y privadas a favor de la natalidad, y tener en cuenta la importancia crucial de esta en las leyes relacionadas con ella, como la del aborto u otras. El problema demográfico afecta en mayor o menor medida a otros países del mundo, por lo que el autor de El suicidio demográfico de España considera que no hay ningún país en concreto que nos pueda servir como modelo a seguir. Es cierto que Francia o Suecia están menos mal que nosotros en relación con la tasa de fecundidad, pero, en parte, gracias a costosas ayudas públicas que están estimulando de forma muy especial la natalidad de los inmigrantes extranjeros, gran parte de ellos musulmanes. Pero no parece que sea un asunto fácil que ellos y sus descendientes se integren bien concluye. ción necesaria? Macarrón considera que hay, al menos, tres razones. La primera es que no se trata de un asunto a corto plazo, que es el que rige la política actual. Algunas corrientes políticas se oponen a la natalidad y la familia de toda la vida por ideología. Y en general, los políticos tienen miedo a incomodar a los votantes que no tienen hijos, o que apenas los tienen, si dicen alto y claro España necesita más niños Pero los necesitamos Sin embargo, no es fácil fomentar Falta de atención A pesar de ser urgente no se toman medidas porque no es un asunto que afecte a corto plazo dice Macarrón