Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 49 JOSÉ RAMÓN LADRA EFE Tribunal Constitucional, que considera el nasciturus como un bien jurídico parcialmente protegido PSOE Se niega a que España dé un paso atrás en una ley que ha sido una de las banderas del Gobierno socialista. Elena Valenciano acusó ayer al PP de confabularse con los obispos y amenazó con denunciar los Acuerdos con la Santa Sede Esperando el momento La aprobación de la norma es cuestión de oportunidad política que no se ha dado aún mantenido conversaciones con expertos y asociaciones de todo signo para conocer puntos de vista. Nadie en en el Consejo de Ministros se atreve a decir una fecha aproximada de aprobación de la ley, aunque el último objetivo es que el Gobierno dé el visto buerno antes de que termine este periodo de sesiones en el Parlamento, el 30 de junio. Pero no quieren equivocarse, porque ya lo han hecho tres veces: el ministro de Justicia dijo que habría ley el otoño pasado, luego se aplazó hasta las Navidades y finalmente lo anunció para este pasado mes de marzo. Lo cierto es que no se encuentra el momento para impulsar una ley que no va a contentar a nadie. Es cuestión de oportunidad política sostienen. A partir de ahí, en la nueva ley de supuestos no se discutirá el primero de ellos, el de la violación: seguirá siendo un motivo para abortar de forma legal. Las dudas empiezan a partir del segundo supuesto, el de los daños psicológicos que puede sufrir la madre. ¿Quién decide algo tan discutible o poco concreto? El Gobierno quiere más garantías para que no se convierta en un coladero de aborto libre. El supuesto en el que más quiere afinar el Ministerio de Justicia es el de la malformación del feto. Su objetivo ahora es definir con mucha claridad y matices dónde sitúa el límite. El PP cree que la nueva ley quizás no guste a los obispos Los socialistas piden que se denuncien los acuerdos con la Santa Sede de 1979 M. CALLEJA G. SANZ L. DANIELE MADRID En el Gobierno de Rajoy y el Grupo Popular del Congreso saben que la nueva ley del aborto no dejará contento a casi nadie: ni a muchos de sus votantes, que están en contra del aborto, ni a la oposición, que no quiere cambiar ni una coma de la ley de plazos actual, ni mucho menos a la Iglesia, que reclama la derogación de cualquier norma contra la vida. Pero, pese a todo, es un punto esencial de su programa electoral, y en este caso el Ejecutivo sí espera cumplir su compromiso ante los electores. Así lo recordó ayer el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, quien admitió que la ley que prepara el Ministerio de Justicia quizás no guste mucho a los obispos, pero es una promesa electoral. Después de que desde la Conferencia Episcopal se exigieran medidas urgentes al Gobierno en contra del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, Alonso respondió así en el Congreso: España es una democracia avanzada, con un marco de instituciones y, las leyes las hace el Parlamento, los obispos opinan pero no hacen las leyes, y la Constitución la interpreta el Tribunal Constitucional en última instancia El PP, explicó su portavoz parlamentario, se comprometió a modificar la ley para adaptarla a la doctrina dictada por el Tribunal Constitucional, de la que se había alejado la ley en vigor, realizada por el PSOE sin consenso, y sin incluirla en ese caso en el programa con el que se presentó a las elecciones. Respecto a las declaraciones del PSOE sobre una denuncia del Concordato con la Santa Sede, si el Gobierno cede a su juicio, ante las exigencias de la Conferencia Episcopal, Alonso subrayó que ésta es la típica cosa que los socialistas dicen cuando están en la oposición pero no hacen cuando están en el Gobierno Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, anunció que su partido pedirá la denuncia de los acuerdos con la Santa Sede (1979) si finalmente el Gobierno cambia la Ley del Aborto. el Gobier- no y los obispos se han vuelto a poner de acuerdo para cercenar la libertad de las mujeres Nada nuevo prosiguió. En esto han ido siempre de la mano No obstante, advirtió, los socialistas no se quedarán de brazos cruzados. No vamos a consentir que los obispos sigan imponiendo su moral al conjunto de la ciudadanía Optimismo y prudencia Las asociaciones provida acogieron con optimismo los detalles que avanzó el ministro de Justicia, Alberto RuizGallardón, sobre la nueva ley del aborto. Aunque recordaron que lo ideal es el aborto cero confían en que la nueva normativa reduzca considerablemente el número de abortos que se practican en España. Así lo aseguraron ayer a ABC dos de las insituciones más representativas de nuestro país en favor de la familia y la vida, la Fundación Red Madre y el Foro Español de la Familia. La portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, aseguró, en cambio, que pese a que es la primera vez que un Gobierno da marcha atrás en una ley abortista no cree que la nueva normativa logre frenar el coladero de aborto libre que el riesgo físico y psicológico de la madre ha supuesto en la normativa anterior. Tampoco ve con buenos ojos que se permita en ciertas malformaciones el aborto eugénesico. Los provida Piden aborto cero pero confían en que la nueva ley reduzca considerablemene el número de IVES