Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2013 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 Londres se blinda para el funeral de Thatcher y su próximo maratón El Príncipe Enrique participará en la carrera popular prevista el domingo ANA MELLADO LONDRES ALFONSO ROJO EL IMPERIO DEL MIEDO Tras la barbarie de Boston sería insensato concluir que la forma de evitarlas es el apaciguamiento Tras el ataque terrorista del pasado lunes cerca de la línea de meta del maratón de Boston, las autoridades británicas han reforzado las medidas de seguridad en una jornada en la que Londres congrega a mandatarios de todo mundo con motivo de la celebración del funeral de la exprimera ministra, Margaret Thatcher. Scotland Yard ha desplegado un dispositivo, similar al de los Juegos Olímpicos, en el que intervendrán más de 4.000 policías, los servicios secretos del M 15 y parte de la guardia del Palacio de Buckingham. En un principio, la amenaza recaía exclusivamente sobre grupos escindidos del IRA o de la extrema izquierda, principales detractores de la baronesa Thatcher. Las autoridades temían además que las convocatorias antiThatcher fraguadas en las redes sociales pudieran desencadenar en altercados durante el recorrido del cortejo fúnebre que partirá sobre las 10.00 horas del Palacio de Westminster, atravesando el centro de la capital, hasta llegar a San Pablo, donde se oficiará la ceremonia religiosa. Sin embargo, los recientes atentados en EE. UU. ponen ahora el foco de la amenaza sobre los autores que colocaron las bombas en Boston, infundiendo el temor de que se reproduzca en Londres. L El coche con el ataúd de Thatcher llega al palacio de Westminster REUTERS Más de 4.000 agentes Policías, servicios secretos y guardias de Buckingham cuidarán del funeral Figuras del atletismo La capital británica también ha revisado las medidas de seguridad del maratón de Londres en el que participarán 37.500 corredores, el próximo domingo. Una carrera que con el paso de los años atrae a más atletas y en la que participará el nieto de la Reina Isabel II, el Príncipe Enrique, según afirmó este martes un portavoz del Palacio de Saint James. Los organizadores de la competición se reunieron ayer con los responsables de la policía metropolitana de Londres para diseñar un plan más estricto que garantice la seguridad de todos los corredores, entre los que este año se encuentra el doble medallista de oro Mo Farah o atletas de élite africanos como los kenianos Wilson Kipsang y Patrick Makau. Hemos revisado nuestras medidas de seguridad en colaboración con la directiva del maratón para extremar todas las precauciones en función de los tristes acontecimientos vividos en EEUU declaró en un comunicado Julia Pendry, jefa de la policía metropolitana. La ministra del Interior, Theresa May, mantuvo ayer una reunión con el director general del M 15, Jonathan Evans, quien le informó de cómo se desencadenaron los acontecimientos en Boston y las medidas que se deben implementar para blindar la ciudad, en función de lo ocurrido en EE. UU. La carrera londinense se disputó por primera vez en 1981 y en esta edición, se rendirá un homenaje a las dos fallecidos y cientos de heridos, con los que finalizó el maratón de Boston. Estamos profundamente entristecidos e impactados declaró el presidente ejecutivo del maratón británico, Nick Bitel. Mantener la calma A pesar de la alarma desatada, los organizadores del evento se empeñan en mantener la calma, demostrando a través de eventos deportivos de este calibre que Londres tiene la capacidad para brindar seguridad y confianza a sus ciudadanos. Londres tiene una enorme experiencia en la organización de grandes actos y algunos de los mejores profesionales de la seguridad del mundo afirmó el secretario de Estado de Deportes, Hugh Robertson convencido de que el mejor modo de mostrar solidaridad con Boston es continuar. o esencial no son las bombas, las redes de apoyo o la financiación oculta. Ni siquiera el odio ciego de los fanáticos. La clave del terrorismo es el miedo. El 11 S dejó patente que ni el ejército estadounidense, el más poderoso y sofisticado de la Historia, puede proteger del todo a una sociedad abierta y democrática como la norteamericana; y esa idea, reforzada por masacres sucesivas como la del 11- M o el 7- J, tiene efectos devastadores en un sector de la ciudadanía. Son muchos los convencidos de que el mundo es un lugar más peligroso ahora de lo que era antes de la invasión de Irak, de la guerra en Afganistán y de la caza y ejecución sumaria de Osama bin Laden. Y de ahí a concluir que el uso de la fuerza contra los facinerosos aumentará su agresividad y las probabilidades de que los países occidentales sufran atentados, sólo hay un paso. Que una vez dado puede conducir a pensar que lo razonable es no provocar con la esperanza de que los malvados se olviden de nosotros o se suavicen por arte de magia. Es pronto para sacar conclusiones sobre la carnicería perpetrada en la meta del maratón de Boston. No sabemos todavía quiénes son los autores o qué desquiciado pensamiento palpita tras el crimen. Es lógico que nos estremezca la visión de los inocentes muertos, mutilados y cubiertos de sangre, pero sería insensato concluir que la forma de evitar barbaries similares es el apaciguamiento. Como subrayó Obama, los responsables deben ser encontrados y castigados. Sin contemplaciones y sean quienes sean.