Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2013 abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Martin, de 8 años, murió en el atentado La tragedia de la familia Richard Su hermana perdió una pierna y su madre fue herida mientras su padre llegaba a la meta M. PICATOSTE EFE custodia policial. En referencia a un interrogado de origen saudí, los agentes eludieron una respuesta directa, pero aclararon que desde los ataques las autoridades han entrevistado a varios testigos. También agregaron que las pesquisas no se limitan a Boston, sino que se están llevando a cabo en varias localidades cercanas. Una de ellas es Revere, suburbio de Boston donde el FBI inspeccionó el apartamento del joven saudí interrogado después de que varios testigos lo señalaran como sospechoso. La línea de meta de la maratón, como apuntó el comisario Ed Davis era probablemente el lugar más fotografiado de EE. UU. Tras el ataque, el FBI está estudia como pistas todas esas imágenes. Así, gran parte del trabajo de investigación se centra en filtrar y analizar la voluminosa cantidad de fotografías y vídeos enviados por los ciudadanos. La abundancia de archivos recibidos y el exhaustivo análisis al que están siendo sometidos, está convirtiendo la investigación en un proceso lento y monumental por lo que el FBI pidió paciencia a aquellos que crean que la información no fluye con suficiente velocidad. Como en años anteriores, Martin Richard quería ver la llegada de su padre a la meta del maratón de Boston. Cuando le vio aparecer, corrió hacia él metros antes de la línea de llegada y le dio un abrazo. Al regresar al lado de su madre y de sus dos hermanos estalló la primera bomba. Martin, de 8 años, falleció casi de inmediato a causa de las heridas. Su madre, Denise, y su hermana pequeña resultaron heridas. La niña, de 6 años, perdió una pierna. La madre fue intervenida horas después por una lesión cerebral. El padre, Bill Richard, no estaba en la lista de corredores del maratón buscados momentos después del drama porque ya había cruzado la meta. El shock se produjo, según sus conocidos, en el hospital, donde se reunió con su hijo superviviente de 12 años, que resultó ileso. Una pediatra que se encontraba entre el público de Boylston Street, la Martin (dcha. junto a su familia ABC doctora Kim Mills, intentó sin éxito reanimar a Martin con un masaje cardiaco, pero tuvo que certificar su muerte. El cuerpo estaba parcialmente carbonizado. La noticia del drama de los Richard fue un mazazo para la comunidad de Dorchester, al sur de Boston, donde el padre, Bill, colabora en muchas tareas vecinales y la familia es muy querida por todos. El lunes por la noche docenas de familias se reunieron para reconfortarse y rezar por ellos relataba ayer en The Boston Globe la concejal Ayanna Pressley. La entrada de la casa familiar, protegida por la Policía, apareció ayer repleta de ramos de flores y de juguetes depositados por los vecinos y amigos. En la acera de ese barrio de clase media, con trazos inequívocos de Nueva Inglaterra en sus fachadas, alguien escribió con enormes trazos de tiza la palabra Paz Martin aparece en algunas fotos familiares, publicadas por diversos medios digitales norteamericanos, como un niño muy alegre; siempre estaba jugando en el jardín de su casa con su hermano mayor a fútbol o a beisbol según recuerda en el Boston Globe uno de sus vecinos, Dan Aguilar. En una serie de imágenes recogidas ayer por la versión digital de la cadena CNN, Martin aparece en una actividad de su escuela portando una pancarta diseñada por él con las expresiones: Paz y No más violencia durante una marcha llevada a cabo en Dorchester. Otra imagen del pequeño Martin le muestra con el traje blanco de Primera Comunión hace un año: sonriente, mostrando sin vergüenza sus pocos dientes ante la cámara, orgulloso al término de la ceremonia religiosa. Martin Richard no fue la única víctima infantil del peor atentado terrorista desde el 11- S. En el ataque del lunes otros nueve menores resultaron heridos, entre ellos el más pequeño, de 2 años. Dos españoles, a pocos metros de las explosiones Un pique personal nos salvó la vida Echavarren e Iturriaga cruzaron la meta un minuto antes de la primera bomba DAVID ÁLVAREZ Fotogalería del atentado de Boston Por la mitad del recorrido del maratón de Boston, Mikel Echavarren, bilbaíno, 51 años, pasó el lunes casi cinco minutos antes que Ignacio Iturriaga. Iba bien. Alrededor del kilómetro 35, pensó que ya lo tenía hecho: Vi que llegaría en menos de cuatro horas y me relajé cuenta desde Boston. Para entonces, Iturriaga, 40 años, también bilbaíno, llevaba más de una hora acercándosele poco a poco. Y le alcanzó. Tenemos un pique personal que igual nos ha salvado la vida dice Echavarren. Los cuatro socios funda- bría estallado en la cara- -dice Iturriaga- Fue un bombazo importante. Por donde hemos vivido, no dudamos que era una bomba. Entonces, un poco más atrás, explotó la segunda y, después de la confusión general de la primera, lo que hubo fue pánico: gente empujándores de la asesoría financiera Irea, en dose, tirados en el suelo, corriendo Madrid, corren juntos; ellos dos y Joan La segunda explosión se produjo jusGarcía y Miguel Vázquez, lesionado to enfrente de donde los esperaban sus esta vez. Maratón de Nueva York en mujeres, así que Iturriaga, terminados 2011, Berlín en 2012. El lunes, en Bos- los 42 kilómetros, se puso a correr de ton, con seis kilómetros por delante, nuevo hacia el hotel, a buscar el mópactaron terminar juntos, aunque Itu- vil. Tenía las piernas como de cartón, rriaga llegaba con un ritmo más alto. como Forrest Gump antes de que le Venga, venga le iba diciendo a su quitaran las prótesis dice. Echavasocio, que a un par de kilómetros rren se fue en otra dirección. del final pidió aflojar: ¿Qué Después de 42 kilómetros, más da llegar un minuto ana mí no me dejan sin metes? No hubo trato. Enfidalla; en medio del caos, laron la última recta, safui a por una para mí y ludaron a sus mujeres en otra para él la acera de la derecha. El día 28, correrán Llegamos a meta, seguiotros 42 en Madrid. A mos caminando y al mimi mujer le diré que voy nuto explota la primera a acompañar a Mikel los bomba a la izquierda reprimeros 20. Luego, ya cuerda Echavarren. Si puestos, pues sigo hasta Mikel hubiéramos ido un poco el final. Para no pagar el Echavarren más lentos al final, nos hataxi dice Iturriaga.