Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 19 Tumulto a las puertas del Tribunal Caso Blanqueo El chófer de Isabel Pantoja intenta calmar los ánimos esbozó algunas sonrisas y dio las gracias a quienes se acercaron para darle ánimos. Al final de las escaleras, su abogado hizo unas declaraciones, las cámaras se echaron encima y la situación se descontroló con los curiosos. A los gritos de apoyo se unieron algunos insultos y la comitiva, camino del coche, se metió en un embudo del que Pantoja sólo pudo salir arrastrada por los agentes de Policía. Subido en el techo Momentos de angustia La tonadillera acabó el tumulto tumbada en su coche, encogida y con los pantalones algo bajados queo con dinero ilícito de su expareja. Un golpe durísimo para una persona que vive, en buena parte, de su imagen pública. Ya en la puerta, se dirigió por la zona habilitada para los acusados hacia su coche, trayecto en el que La artista, desvanecida, es arrastrada hasta su coche FOTOS FRANCIS SILVA Subido sobre el techo del vehículo, su chófer suplicaba que la dejaran pasar. Ella pidió ayuda a los policías, que la cogieron del brazo y la metieron a rastras en el coche. Se quedó tumbada, encogida y con los pantalones algo bajados como huella de lo que acababa de pasar. Fue, seguramente, más degradante incluso que lo que vivió en el juzgado de Marbella cuando fue a recoger el auto de apertura de juicio oral, episodio que acabó con el vestido roto y tuvo que abandonar las dependencias judiciales por la puerta de atrás. La artista ya no tiene que volver al juzgado. Al menos de momento. MAITE ZALDÍVAR EXMUJER DE MUÑOZ Una ama de casa aventajada Perfil E. C. Maite Zaldívar se presentó ante el tribunal que la ha juzgado y condenado por blanqueo continuado de capitales como un ama de casa entregada que durante su matrimonio con Julián Muñoz estaba dedicada al cuidado del hogar y a la educación de sus hijas. Se desvinculó por completo del trabajo y los negocios de su exmarido, pero la Sección Segunda de la Audiencia no la ha creído y afirma en su sentencia que tuvo conocimiento de las actividades ilícitas de su esposo. Figuró como titular de bienes y de sociedades y manejó importantes cantidades de dinero en efectivo, además de crear a partir de 2003 un entramado societario y financiero con su hermano Jesús para disponer de los fondos ilícitos de Muñoz. Zaldívar ha sido condenada a tres años, tres meses y un día de cárcel y a pagar una multa de 2,48 millones de euros. Ha sido, posiblemente, la acusada con la peor papeleta durante el juicio. Tras ser detenida, le contó al juez instructor que cuando se separó se llevó de casa unos 50 millones de las antiguas pesetas. Y en un programa de televisión, en pleno proceso de separación, ya había aludido a unas supuestas bolsas de basura con dinero de comisiones por obras con las que su exmarido al parecer llegaba al domicilio familiar. Durante la vista oral, no mencionó las bolsas y reconoció que había cogido 300.000 euros, pero que era dinero legal. La exmujer de Muñoz achacó todas esas palabras al despecho y a la presión por su arresto y se presentó como una mujer abandonada como una víctima con la vida rota que estaba dispuesta a que su exmarido, que había iniciado una relación sentimental con Isabel Pantoja (a la que no ha dirigido ni una mirada durante el juicio) pasara por todo tipo de calvarios. Incluso los detalles que aparecen en su sentencia de separación, citada también en el fallo judicial conocido ayer, se han vuelto en su contra. Zaldívar defendió ante el tribunal que llevaba un tren de vida normal, sin grandes lujos, aunque en el proceso de ruptura habló de un nivel desmesurado Viajes en avión privado y en primera clase, gastos desorbitados en cumpleaños y comidas, relojes... Casi todo en su contra.