Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 AGENDA MIÉRCOLES, 3 DE ABRIL DE 2013 abc. es ABC NECROLÓGICAS RINALDO PALUZZI (1927- 2013) LA TRANQUILA SOBRIEDAD N Rinaldo Paluzzi nació en Greensburg, Pennsylvania, el 16 de mayo de 1927 y ha muerto en Pozuelo de Alarcón el 27 de marzo de 2013. Fue un pintor irónico, amante de la poesía y del paisaje, riguroso, claro, elogiador de la duda, defensor del pensamiento y del más allá de las apariencias, enigmático y sensible. o es extraño que fuera Fernando Zóbel el primero en subrayar la obra de Rinaldo Paluzzi, llegado a Madrid en los primeros sesenta y representando en 1968 a España en la XXXIV Bienal de Venecia. Presente en el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, sería retratado por Fernando Nuño en la archiconocida foto inaugural en las Casas Colgadas del primero de julio de 1966. Su primera exposición tuvo lugar en la galería Juana Mordó ese año. Zóbel refirió su sobriedad tranquila imposición de límites, innegable y risueña elegancia, que mantuvo hasta el final, y fino quehacer: ¿Qué nos aporta Paluzzi? Desde luego no nos aporta lo que hubiéramos podido esperar, lo que nos traen desde América, año tras año las olas sucesivas de jóvenes pintores que vienen a pintar a nuestra España: colores, broncos y ácidos, desenfado de pincel, extrañas materias sintéticas, recuerdos de un mundo visto y digerido a través de la gran técnica publicitaria. Ya hemos dicho que Paluzzi hace a la española. Cuando nos sorprende, no es con la indumentaria exótica del turista: nos sorprende como nos han sorprendido y seguirán haciéndolo nuestros más viejos amigos. Nuestros amigos nos sorprenden cuando surge, dentro de lo cotidiano, algo tan lógico como inesperado. Hablo de pequeñas sorpresas. Sorpresas íntimas, deliciosas, valiosas. Paluzzi ha conseguido hacer una cosa que a mí me parece bastante original y bastante difícil. Ha conseguido crear, empleando el vocabulario de nuestro duro arte, una obra fina, risueña y tranquila. Paluzzi realizó estudios artísticos en Indianapolis y Roma, ejerciendo la docencia y siendo reconocido en los Estados Unidos con diversos premios (The Louis Comfort Tiffany Foundation Grant- 1957 y Premio Morris Goodman- 1963) Escribieron sobre él numerosos críticos, entre otros: Vicente Aguilera Cerni, Daniel Giralt- Miracle, Ángel Marsá o Rafael Santos Torroella. La obra de Rinaldo Paluzzi realiza una aproximación sensible a la geometría, lo cual explica el interés de Denisé René por su trabajo, atravesando diversas etapas artísticas fue siempre constante y consecuente. Arte ordenado, pintura evocadora de geometrías interiores, muchas de sus creaciones reflexionaban en torno al asunto de la fuga, la perspectiva que, imposible, atraviesa el espacio. Exponiendo regularmente a partir de los ochenta con la galerista Evelyn Botella, su trabajo ha excedido el tópico del artista español de postguerra y su voz se situaba en un horizonte muy contemporáneo. Irónico, amante de la poesía y del paisaje, riguroso, claro, elogiador de la duda, defensor del pensamiento y del más allá de las apariencias, enigmático y sensible. La creación de Paluzzi abordaba un proceso de articulación racional de riquísimos juegos visuales: transparencias, sombras, líneas, planos y luz interior. Obra ambigua, llena de sutiles caminos, su pintura fue la de un pintor depurado cuyo único objetivo era llegar, a través de un rigor sensual, a lo esencial. Su obra dejó claro algo reiterado: el amplio espectro pictórico de nuestra pintura reciente y la existencia de otros lados de la realidad, más silentes, no tan frecuentemente narrados en el discurso oficial de la historia del arte español contemporáneo. Paluzzi vindicó siempre junto a la citada lúcida ironía, un sentido también muy lúdico del existir. Arte para escapar de lo inexorable del tiempo, como forma inexcusable de vida: arte misterioso, ordenado mas sensible, a fuerza de claridad. Su obra formaba parte de colecciones de importantes museos internacionales, entre otros: Carnegie Museum of Art o Smithsonian Institution, siendo autor de numerosos trabajos monumentales. Nos dijo adiós tras una corta enfermedad. Su esposa, Belén Magunazelaia, cumplió su mandato: comunicarlo a los amigos que le hemos querido tanto y despedirle como fue su vida, silenciosamente. ALFONSO DE LA TORRE TOMÁS PICÓ (1940- 2013) ASPIRANTE A YERNO EN LA GRAN FAMILIA ace ya medio siglo, Tomás Picó encarnó a Jorge, el novio catalán de una de las hijas de Alberto Closas y Amparo Soler Leal en aquella entrañable La gran familia El pasado viernes, el actor, que enseñaba teatro desde hace años en Tarifa (Cádiz) murió víctima de un cáncer que llevaba tiempo padeciendo. Picó nació en Cáceres hace 73 años. Con veinte años, gracias a su apuesto físico, debutó en el teatro Eslava. Pasó poco después al cine. Su primera película fue Canción de juventud de Luis Lucia. En 1962 rodó, a las órdenes de Fernando Palacios, su película más célebre, La gran familia y repetiría papel en 1979, en la secuela que dirigió Pedro Masó, La familia bien, gracias En las décadas de los sesenta y setenta trabajó en diversas películas, como Fulanita y sus menganos (Pedro Lazaga, 1976) Eróticos juegos de la burguesía (Micel Vianey, 1977) o Cariñosamente infiel (Javier Aguirre, 1980) Sobre la escena, participó en diversas revistas musicales junto a Lina Morgan, y H Tomás Picó Hormeño nació en Cáceres el 16 de enero de 1940 y murió en Tarifa (Cádiz) el 28 de marzo de 2013. Actor, su papel más popular fue el de Jorge en la película La gran familia tuvo también como compañeros de reparto, en distintos montajes, a Pepe Sacristán, Emilio Gutiérrez Caba o Concha Velasco. Vivió en Italia durante cerca de una década, y llegó a colaborar con el director Luca Ronconi. Desde hace veinte años, Tomás Picó se dedicó al teatro y desarrolló una gran labor educativa. Se trasladó a la localidad gaditana de Tarifa, donde entre 1995 y 2005 dirigió el Aula Municipal de Teatro. La actriz Kity Manver ha contado que fue una iniciativa impulsada por él, a golpe de entusiasmo, con la que enseñó teatro a niños a partir de siete años y ayudó a muchos críos a salir de la calle y de situaciones de desarraigo. A Tomás siempre le guió una enorme vocación social Ello le llevó a trabajar también con las presas de la cárcel de mujeres de Algeciras. Por expreso deseo, sus cenizas se esparcirán en el entorno de la playa de Bolonia, en Tarifa, que consideraba un paraíso. JULIO BRAVO