Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 GENTESTILO SÁBADO, 30 DE MARZO DE 2013 abc. es estilo ABC La enfermedad que no pudo doblegar a la enigmática juez Alaya Después de una baja de seis meses por fuertes neuralgias, la magistrada de los ERE falsos de Andalucía ha regresado implacable para desentrañar la trama de corrupción egún los expertos, la sensación es similar a la de recibir un disparo en plena cara: un latigazo de intenso dolor en el rostro que paraliza y acobarda. Claro que quienes padecen de neuralgia del nervio trigémino no reciben un tiro, sino cientos, y a veces en un mismo día. Cualquier roce puede desencadenar un episodio: lavarse los dientes, aplicarse maquillaje o el simple contacto con una corriente de aire. Supone tal tortura, que también recibe el nombre de enfermedad del suicidio Este es el mal que ha mantenido apartada del trabajo durante seis meses a la juez Mercedes Alaya, instructora del caso de los ERE de Andalucía. Más pálida y visiblemente más delgada, reaparecía a principios de mes en el juzgado de Sevilla. A simple vista, son los únicos cambios que se han operado en ella durante este medio año de baja: su aire enigmático, su elegancia y su seriedad permanecen intactos. Como su entrega. Tras su reincorporación, han bastado unos días para que quienes auguraban que la reciente enfermedad afectaría a su ritmo de trabajo comprendiesen lo equivocados que estaban: si antes de su marcha podía hablarse de una actividad endiablada, lo de ahora es ya puro frenesí. Veintidós detenidos y una sesión ininterrumpida de interrogatorios de 24 horas son la prueba de que se encuentra en plena forma. S JOSÉ AHUMADA Los casos de la magistrada LOS ERE Estudia las irregularidades en los expedientes de regulación de empleo subvencionados por la Junta. El proceso analiza la gestión de cinco consejerías además de la intervención de sindicalistas, empresarios y políticos. Una lista en la que aparece el exdirector general de Empleo, Javier Guerrero, a quien su chófer apuntó con el dedo asegurando que ambos, conductor y político, se gastaban parte del dinero de los ERE en copas y cocaína. CASO BETIS La causa investiga la gestión de expresidente Manuel Ruiz de Lopera al mando del club. Acusado de delito societario, hace solo unos días que el sustituto de Alaya, Rogelio Reyes, desestimó la petición del fiscal de devolverle el control de la entidad. Reyes mantiene que la gestión del expresidente causó un perjuicio de 12,4 millones de euros. MERCASEVILLA El proceso judicial trajo como consecuencia la condena del exdelegado de Empleo de Sevilla Antonio Rivas y de otros dos directivos de la empresa pública por un intento de soborno de 450.000 euros a dos empresarios de hostelería. Alaya investiga también la posible venta irregular de suelo público. Sin ceder a la presión El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha llamado la atención a la juez sobre la necesidad de acelerar la instrucción de las grandes causas que está investigando, cuya complejidad están contribuyendo a alargarla. En su ausencia, dos magistrados Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes se habían hecho cargo de los procesos, que hicieron avanzar muy lentamente; a su vuelta, Alaya ha insistido en continuar en exclusiva con las investigaciones, sin ceder a las presiones del TSJA para que las comparta. La juez dio un golpe de efecto la semana pasada poniendo en marcha la Operación Heracles en la que doscientos agentes de la Guardia Civil a sus órdenes realizaron trece registros en siete provincias y practicaron una veintena de detenciones. La magistrada apuntó directamente a los interme- diarios que se metieron dinero en el bolsillo por la concesión de los ERE fraudulentos. Para Alaya, la cantidad de dinero defraudado asciende a 136 millones. Son los responsables de este engaño los últimos que han desfilado ante Mercedes Alaya, que lleva camino de convertir sus interrogatorios en algo legendario. El año pasado dejó pasmados a quienes asistieron a sus encuentros con Javier Guerrero, exdirector ROCÍO RUZ