Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL SÁBADO, 30 DE MARZO DE 2013 abc. es internacional ABC Más de medio siglo después del apartheid el racismo y la brutalidad policial se resisten a desaparecer Sudáfrica no logra desterrar la violencia JAIME VELÁZQUEZ CORRESPONSAL EN JOHANNESBURGO l 21 de marzo de 1960 la Policía sudafricana abrió fuego contra una manifestación de trabajadores en la localidad de Shaperville matando a 69 personas. Sudáfrica estableció aquella fecha como su Día Nacional de los Derechos Humanos para recordar las atrocidades de un régimen, el apartheid que sometió brutalmente a la población negra durante cuatro décadas. Medio siglo después, el país conmemoró uno de los episodios más sangrientos de su historia, la matanza de Shaperville, marcado por esa misma violencia que aún trata de desterrar tras casi veinte años de democracia. La muerte bajo custodia del taxista Mido Macía, que fue arrastrado desde un furgón policial tras resistirse al arresto, y el supuesto asesinato de la modelo Reeva Steenkamp por los disparos de su novio Oscar Pistorius, han puesto de manifiesto en las últimas semanas que Sudáfrica está todavía lejos de superar su legado. Hace menos de un año, 34 mineros fueron acribillados por la Policía durante una huelga en la localidad de Marikana; un escenario demasiado parecido al de Shaperville, solo que en esta ocasión los agentes pertenecían a un Gobierno elegido democráticamente. La historia de Sudáfrica es una historia de violencia. Es el lenguaje que hablaron los colonos euroOscar peos con los puePistorius blos africanos en su lucha por el territorio, en la esclavitud; el que utilizó el régimen supremacista blanco del apartheid y el que aplicaron los activistas negros para imponerse a las facciones adversarias en su batalla contra E el sistema. En Sudáfrica hemos aceptado que la violencia es la manera de resolver los conflictos explica Garteh Newham, investigador en el Instituto de Estudios de Seguridad (ISS) de Johannesburgo. Pero la cultura de la violencia tiene sus raíces más allá del apartheid afirma Newham. Es la forma en que tratamos a nuestros hijos; muchos piensan que el castigo es la mejor forma de imponer disciplina, pero cuando sean adultos, estarán más acostumbrados a la violencia y más dispuestos a utilizarla Mezcla peligrosa El régimen racista, impuesto por la minoría blanca sudafricana hasta 1994, añadió a la mezcla explosiva la diseminación de las armas de fuego. Mientras los descendientes de europeos acumulaban pistolas y escopetas para la autodefensa, los activistas del Congreso Nacional Africano repartían armamento para su lucha contra el Gobierno. En la actualidad existen en Sudáfrica 2,9 millones de pistolas registradas para 1,5 millones de personas, y se calcula que el número de armas ilegales asciende a 3 millones, según Gunpolicy. org. La mezcla de armas y violencia arroja una tasa de criminalidad 4,5 veces mayor que la media mundial, con 42 asesinatos al día, 192.651 agresiones graves y 16.766 atracos en complejos residenciales al año, según los datos de 2012, para una población de 49 millones. Quizá por eso muchos sudafricanos vieron normal que Oscar Pistorius, acusado del asesinato de su novia la víspera de San Valentín, tuviera un arma en casa. Muchos creyeron su versión de que la confundió con un intruso en su domicilio, e incluso justificaron que Marikana Imagen escalofriante de la matanza de mineros huelguistas en 2012 Adictos a las armas En la actualidad existen 2,9 millones de pistolas registradas para 1,5 millones de ciudadanos Tasa de crimen La tasa de criminalidad es 4,5 veces mayor que la media mundial, con 42 asesinatos diarios en una población de 49 millones abriera fuego contra el supuesto ladrón a través de la puerta del cuarto de baño. Un hombre negro en Sudáfrica tiene 17 veces más posibilidades de ser asesinado que su conciudadano blanco; sin embargo, son éstos últimos los más obsesionados con la seguridad. Formaba parte del discurso del apartheid infundir el miedo hacia la población africana afirma el investigador del ISS. La cultura de la violencia está también arraigada en la Policía, explica Garteh Newham. Los agentes consideran que la única forma de imponer la ley es mediante el uso de la fuerza y el miedo La represión policial del régimen del apartheid ha sido reemplazada por la lucha contra el crimen, pero con similares métodos. En la matanza de mineros de Marikana vimos cómo se utilizaban fuerzas de élite para reprimir una manifestación, igual que hacía el apartheid En Shaperville la lucha era racial, y ahora es una lucha de clases, causada por la pobreza y las desigualdades Murió desangrado La muerte del taxista mozambiqueño Mido Macía el pasado 27 de febrero, por la que han sido detenidos nueve policías, es el último episodio de los recurrentes abusos de poder las fuerzas de seguridad. Macía fue arrastrado por un furgón policial durante 500 metros y murió desangrado tras ser supuestamente torturado durante dos horas en los calabozos de la comisaría de Daveyton (Johannesburgo) Disparan a