Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 27 DE MARZO DE 2013 abc. es familia FAMILIA 43 conveniente mostrar al niño lo que debe y lo que no debe hacer. De esta manera sabrá- -porque con anterioridad no tiene porqué saberlo- -a qué atenerse. Según Alfonso Ladrón, psicólogo clínico del servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico San Carlos, existen otras alternativas antes de llegar al castigo reforzando comportamientos mediante recompensas Recomienda premiar cuando ha realizado una buena conducta- como hoy no has saltado en el sofá, después del postre tienes un helado -y ser reiterativo en resaltar su buen comportamiento, hasta que un día deje de saltar porque ya lo tiene asumido como un hábito positivo. Alfonso Ladrón, añade que, aunque parezca contradictorio, gritar al niño y reñirle es un premio para el pequeño, puesto que con ello logra captar toda nuestra atención que es, en definitiva, su mayor objetivo En el caso de no saber qué está causando que el niño esté alborotado y tenga ese mal comportamiento, a veces resulta efectivo aislarlo del entorno y llevarle a un sitio donde no tenga nada que le distraiga o le divierta. Clásico es el ejemplo de la profesora que saca al niño al pasillo. Hay que hacerlo tantos minutos como años tenga: 3 años 3 minutos, 7 años 7 minutos... Hemos comprobado que esta técnica sirve para dar un respiro a los padres cuando la situación se hace difícil de manejar y al Evitar amenazas Castigar niño también le sirve para En cualquier caso, insispensar en lo que ha hecho. es un claro te en que no se debe tereconocimiento Además, es un buen ejemner al niño bajo una plo de educación emociode nuestro amenaza constante, y sí nal porque se le enseña fracaso darle mensajes optimisque cuando la situación es educativo tas que le muevan a esforcaótica uno puede ir a reflezarse: vamos a ver los dixionar, pensar y calmarse para bujos si te comes el filete poder, entonces, buscar la soluSusana de Cruylles, psicóloga clíni- ción ca y coordinadora del Programa para Pero hay que estar muy atentos, Padres del Hospital Universitario Prín- porque los niños son muy listos y quicipe de Asturias (www. laescueladepa- zá castigándoles les estemos dando dres. com) coincide en que existen va- justo lo que quieren. Por ejemplo, si se rias técnicas antes de aplicar un cas- porta mal en clase y la profesora le tigo. La primera de ellas es ignorar: no echa de clase, quizá estemos hacienprestar atención al niño cuando hace do justo lo que él desea, perderse la algo incómodo. No hay que mirarle, ni clase. En este sentido no hay que bahablarle, ni tocarle... Lo difícil de esta jar la guardia técnica radica en aguantar porque al No obstante, el psicólogo clínico del ignorarle habrá un aumento instantá- servicio de Psiquiatría del Hospital neo de la mala conducta, por lo que Clínico San Carlos, advierte a los pahay que ser capaz de aguantar como dres de que castigar es un claro recosi nada ocurriera- -asegura Susana de nocimiento de nuestro fracaso educaCruylles- Pero, hay que ser cautos tivo ya que, al ser el último recurso porque ignorarles puede resultar pe- a utilizar, es una muestra de que no ligroso para el niño o los que están cer- hemos sabido, por otras vías, lograr ca, sobre todo si está en un lugar pú- que nuestro hijo nos haga caso y obeblico, en la calle... dezca Nada mejor que el calor familiar ante las dificultades ÁNGEL DE ANTONIO Los niños han oído hablar más de la crisis que de Ronaldo Los pequeños de 6 y 12 años aconsejan en los malos tiempos jugar más en familia M. J. P- B. MADRID Recomendaciones a los padres 48,7 de los niños cree que sus padres deben disfrutar más de la familia: jugar con los hijos y dar más muestras de cariño. ADOLESCENTES 13- en adelante En esta etapa de la vida ya son mucho mas independientes y autónomos. Los premios y castigos son efectivos, pero el diálogo y la negociación se hacen mucho más importantes y necesarios Es una de las etapas más complicadas porque los adolescentes se enfrentarán a toda decisión que tomen sus padres para reprenderles un comportamiento. Ya no sirve el castigo o el premio porque sí tienen argumentos, discuten, rebaten como auténticos políticos de su propia causa. Así es fundamental la negociación: habrá temas negociables y otros no negociables. Es importante entender cómo se sienten y los cambios físicos y sociales por los que pasan. Hay que empatizar con ellos y no tener miedo a trasmitirles sus valores acerca de las drogas, la sexualidad... Lo que funciona mejor como premio o castigo es todo lo que pueda ponerles en contacto con los amigos: móvil, ordenador (tuenti, Facebook, twitter... Es necesario regularles el uso del tiempo que pasan en estas redes y con la electrónica. Por encima de todo hay que usar el sentido común, pasar tiempo con ellos para conocerles mejor y determinar lo que más les atrae para, en caso de tener que castigarles, que les afecte y recapaciten. Para enfrentarse a la crisis, los niños españoles tienen sus remedios: jugar más entre padres e hijos y besarse y abrazarse más en la familia. Sin olvidar reírse más. Solo a ellos se les podía ocurrir soluciones tan ingeniosas para afrontar las dificultades económicas que vivimos. Esas son las propuestas de más de 1.200 pequeños para que sus padres sepan sobrellevar de forma positiva las penurias de muchos hogares para llegar a final de mes, como demuestra una encuesta, realizada por el Instituto de Orientación Psicológica EOS, con la colaboración de TNS y Actimel de Danone, entre niños y niñas de 6 a 12 años. La mayor parte de los niños (89 han oído hablar más de la crisis que de ídolos como Ronaldo o Messi. El paro y el nombre del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tampoco les son términos ajenos. Son palabras que escuchan sobre todo, a través de la televisión, pero también en las conversaciones de sus padres. De hecho, ocho de cada diez niños conoce que existe crisis porque sus progenitores lo comentan en casa. Aunque no se hiciera referencia delante de los niños a estas situaciones, los pequeños tienen una gran percepción ya que no se les escapa nada: notan a sus padres más preocupados (el 53 y cansados (32 por no hablar de que sienten que están de peor humor, llegan más tarde a casa y trabajan más horas. Hay incluso un 7,5 de niños que dice que los jefes ponen más deberes a sus papás. 46,8 %13,6 de los pequeños aconsejan a sus progenitores una actitud más positiva. Algo que pueden demostrar riéndose más. de los niños cree que sus papás deben cambiar de trabajo para que estén más animados. Los síntomas son muy evidentes. Los niños se percatan de que los padres juegan menos con ellos, están menos alegres y se ríen menos, y además se enfadan más. Tampoco comparten como antes momentos en el parque y se han convertido en personas más aburridas. Para evitar ese pesar, los niños proponen a sus padres que mejoren sus hábitos de vida: que duerman más, trabajen menos, hagan deporte y cuiden su alimentación. A cambio, los pequeños creen que pueden colaborar en mejorar el estado anímico de sus padres con unas cuantas tareas: portarse mejor, ayudar más en casa, estudiar más y hacer los deberes más rápido.