Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 FAMILIA MIÉRCOLES, 27 DE MARZO DE 2013 abc. es familia ABC Aplicar castigos con frecuencia hace que pierdan toda su efectividad Antes de llegar a esta sanción, se pueden aplicar diversas alternativas para lograr que un hijo preste atención a lo que se le dice y obedezca LAURA PERAITA MADRID os usamos a menudo casi sin darnos cuenta: sin dibujos una semana por sacar malas notas esta tarde no juegas con la wii por poner los pies en el sofá como no vengas ahora mismo a cenar, mañana no vas al cumpleaños Son muchos los intentos a la deseperada por conseguir que nuestros hijos nos hagan caso. Sin embargo, el castigo, si no se utiliza correctamente, pierde su efectividad. Los expertos en la materia apuntan que si lo empleamos con excesiva frecuencia y recurrimos a él como nuestro principal recurso, el niño se acostumbrará de tal manera que pasará a formar parte habitual de su día a día y perderá toda su efectividad. Además, si no somos tajantes y no hacemos que el castigo se cumpla con firmeza hasta el final, cada vez que lo impongamos éste perderá fuerza porque el niño pensará que nuevamente se podrá librar de él, por lo que repetirá sin temor la mala conducta. Aún así, el castigo debe ser el último recurso para evitar una determinada conducta. Como primer paso es L CONE Medidas para cada edad EDAD PREESCOLAR 0- 5 años En esta edad todas las técnicas empleadas han de ser aplicadas de forma inmediata porque si no el niño no entenderá la conexión comportamiento- castigo (o premio) EDAD ESCOLAR 5- 12 años Empiezan a tener amigos y también se les exige más tanto en comportamiento como académicamente. Los estudios y el entorno escolar suelen ser motivos de discusión y enfados entre padres e hijos Premios Desde que nacen, los bebés saben quien les va a dar algo que quieren y quien no. Saben por el olor y tono de voz a quien pedir. Para los más pequeños, el tono de voz amable o serio siempre es motivador o castigador. A los 2 años empiezan a explorar y tocar todo y es la famosa etapa del NO por lo que tendrán rabietas que habrá que ignorar. Mucha paciencia... Los pequeños premios de juguetitos, objetos de colores y ruidos que estimulen los sentidos siempre les agradarán, sobre todo si se acompañan de un tono de voz suave y positivo que les refuerce. Premios Hacer actividades con los padres, deporte, cine, cocinar... siempre acompañado del halago. Estar con los amigos es fuente de diversión y puede utilizarse como potente premio. Sin olvidarnos de televisión, videojuegos, psp, wii... Hacer deporte también les resulta muy estimulante. Es conveniente avisarles de cuándo van a recibir el premio, de qué tienen que hacer para conseguirlo, para que tengan sensación de control de lo que hacen y de sí mismos... no todo está en mano de los adultos... Para disminuir conductas molestas, ignorar siempre es buena fórmula. Castigo Son muy sensibles al tono de voz que se dirige hacia ellos, así que es mejor emplear un tono serio y severo cuando hagan algo malo. También se le puede quitar algún juguete, especialmente si es el causante del mal comportamiento. Y siempre es efectivo mandarle a la silla a pensar. Castigo Es bueno que el niño sepa porqué se le ha castigado, así tendrá más control sobre su conducta. Se le puede castigar sin ir con los amigos, sin ver televisión o jugar a videojuegos... A veces ver la tele menos de lo habitual ya es un castigo, no hace falta que sea toda la tarde o la semana.