Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 CULTURA MARTES, 26 DE MARZO DE 2013 abc. es cultura ABC Suede: Ahora somos mucho más punks La banda británica regresa con un nuevo trabajo, Bloodsports que remite a sus mejores momentos PABLO CARRERO MADRID Un peldaño por detrás de Blur y Oasis en popularidad y repercusión, Suede fue una de las más grandes, representativas e influyentes bandas británicas del pop británico de los años 90. Sus tres primeros discos son considerados como auténticos clásicos de la época, pero un cierto giro de timón a partir del cuarto, el un tanto desconcertante Head music la típica lucha de egos entre el cantante Brett Anderson y el guitarrista Bernard Butler y el cansancio general en el seno de la banda acabaron por poner el punto final después de A new morning (2002) Sin embargo, Suede están de vuelta. Se reunieron en marzo de 2010 para ofrecer un concierto benéfico y notaron que la química entre ellos seguía existiendo: El concierto fue fantástico recuerda Neil Codling, teclista y guitarrista del grupo Fue una noche memorable, de esas que te dejan con ganas de más, así que decidimos hacer unos cuantos conciertos más, de manera que cada vez nos sentíamos más a gusto, más engrasados y compenetrados Los integrantes del grupo británico Suede ABC Un gran reto La idea de volver a grabar material nuevo, en cualquier caso, empezó a convertirse en un reto de dimensiones notables: Teníamos claro que, si queríamos seguir juntos haciendo conciertos, teníamos que trabajar en canciones nuevas; no queríamos ser el típico dinosaurio que vive de las rentas, tocando una y otra vez sus grandes éxitos, así que nos pusimos a la tarea y tengo que decir que no fue nada fácil. Tuvimos que empezar a aprender a escribir canciones de nuevo. Ahora lo veo como un proceso interesante e instructivo, pero lo cierto es que al principio resultaba un poco frustrante porque no nos salía nada que nos dejara totalmente satisfechos. Sabíamos que habíamos dejado el listón muy alto y teníamos que ser muy exigentes con nosotros mismos. Pero sí, al final empezaron a salir canciones de las que podíamos sentirnos orgullosos Recién publicado, Bloodsports remite a los mejores momentos de Suede, con un sonido muy parecido al de sus tres primeros discos: Head music fue una especie de experimento, un intento un poco forzado de hacer algo diferente, de sorprender a nuestros seguidores, pero la esencia de la banda no era esa. Las nuevas canciones han surgido de una forma muy natural, sin ninguna idea previa Una de las razones hay que buscar- la en el produtor, Ed Buller, quien ha trabajado de nuevo con el grupo diecisiete años después: Al principio no nos habíamos planteado buscar a un productor en particular, pero según iban saliendo las canciones y les íbamos dando forma en el local empezamos a tener claro que teníamos que llamar a Ed Más que satisfechos con el recibimiento que ha tenido el álbum, Suede dicen sentirse ahora mejor que nunca: La rutina de lanzamiento de un disco, promoción y gira de dos años pasando un montón de tiempo fuera de casa empezó a convertirse en una especie de tor- Sin vivir de las rentas No queríamos ser el típico dinosaurio que vive de las rentas, tocando una y otra vez sus grandes éxitos. Nos pusimos a la tarea, pero no fue nada fácil tura. Ahora estamos mucho mejor porque cuando decidimos sacar un nuevo disco apenas teníamos expectativas, era algo que no queríamos ni siquiera plantearnos. Ahora somos mucho más dueños de nuestras vidas, trabajamos con mucha menos presión, disfrutando de lo mucho que tiene de bueno estar en una banda y sufriendo muy poco de lo malo Eso se acaba notando también en el directo del grupo: Tocamos mejor que nunca; las canciones nuevas son muy potentes, algo que a mí me encanta. Ahora somos mucho más punks que antes quien cedió la batuta y la Sinfonía concertante de Haydn en el primer concierto para Ibermúsica. Algunos espectadores se molestaron pues quien paga por ver a Abbado no lo hace para escuchar a una joven promesa de la dirección de orquesta. CierObras de Beethoven, Haydn y Mozart. to, pero a medias, ya que el joven Dirección: Claudio Abbado. es todo un director y su presencia no Intérpretes: G. Ahss, K. Pfiz, L. desmereció al lado del maestro. Macías Navarro, G. Santana, También en la Mozart tocan varios Orchestra Mozart. Lugar: Auditorio españoles. Hoy se diría que haciendo Nacional. Fecha: 24 y 25 de marzo. marca España si no fuera porque la música ni está ni se la espera, según confirma la web oficial sobre esta poALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Hace tiempo que Claudio Abbado vive lítica de Estado. Lucas Macías Navamás allá de las circunstancias. Está rro es uno de ellos. Oboísta de una caen este mundo con el compromiso de lidad sobresaliente, además de múquien cree y defiende el beneficio de sico de una integridad absoluta, fue muchos. Se implica en la fundación solista en esta ocasión del concierto de orquestas, apoya proyectos socia- de Mozart y junto a otros de la conles con perfil musical y ayuda a los jó- certante A él se debe una interprevenes. Prueba de ello es el entusias- tación precisa, impecable en el sonimo por Gustavo Gimeno, su asisten- do, redonda en la expresión, emociote español en la Orchestra Mozart a nante. IBERMÚSICA Espíritu de profecía La cuestión es que tiene a quien parecerse; él y todos sus compañeros que están ahí compartiendo una misma intención artística, una forma de hacer ante la que sería absurdo buscar referencias. Porque más allá de cualquier recuerdo previo, para ellos la música es algo que fluye con una naturalidad pasmosa, franca, sin divismos. A partir de ahí se entiende el sentido camerístico con el que trazó la sinfonía 33 de Mozart en un interesante empaste de voces; el genial ensamblaje con el que se yuxtapusieron las ideas en la obertura Leonora III la increíble justeza con la que se estructuró el sentimiento clásico de la cuarta sinfonía beethoveniana; la purísima transparencia al cantar Rosamunde qué instante. A la postre porque al frente está Abbado. Y escuchándolo todo es obvio y reconfortante. Pocos maestros hay más capaces de conquistar el alma de un puñado de espectadores